jueves, noviembre 14, 2019

EN LA MIRA DE NOTICIAS | 05-09-2019 13:11

Al Gobierno se le acaba el tiempo para conquistar los votos de Roberto Lavagna

A menos de 48 horas para el inicio oficial de la campaña, el macrismo todavía no concretó ninguna de sus alquimias soñadas de unir sus votantes con los de Consenso Federal.

Faltan menos de 48 horas para el inicio oficial de la campaña para las elecciones de octubre, y todavía no se concretó ninguna de las alquimias soñadas por el macrismo para unir su caudal de votantes con los de Consenso Federal.

Por ahora, el salto mortal que le piden a Mauricio Macri para que le deje su lugar a la candidatura de Roberto Lavagna no pasa de ser una fantasía desesperada que circula por los chats del Círculo Rojo, pero que no convence al Presidente ni a Marcos Peña ni a muchos dirigentes de Juntos por el Cambio que temen quedar al margen de ese hipotético armado.

(Te puede interesar: Los increíbles Todesca: padre macrista, hija K)

Como semejante propuesta no avanza por arriba, algunos dirigentes bonaerenses de ambos espacios la intentan concretar por abajo, aunque tampoco a ese nivel se ha avanzado mucho. La intención de varios candidatos PRO de alentar cortes de boleta en distritos de la Provincia parece tener luz verde tácita en el búnker de María Eugenia Vidal, donde despegarse de Macri se ha vuelto una opción aceptable con tal de evitar una catástrofe electoral. Pero esos cortes de boleta tienen por ahora más chances de ser acordados entre peronistas y lavagnistas bonaerenses, por dos motivos: el descrédito de la marca Cambiemos en el Conurbano y la Provincia en general, y la carga genética peronista de los integrantes de Consenso Federal, más allá de su simpatía o antipatía respecto de Cristina Kirchner.

(Te puede interesar: Los Fernández activan el operativo “Macri gato”)

De hecho, en círculos albertistas se menciona a Lavagna como un Canciller interesante para ayudar en las negociaciones con los acreedores externos. Y en general los voceros de Consenso Federal tratan de pegarle duro a Macri y a la grieta, pero son más suaves con Alberto Fernández. A decir verdad, la ancha avenida del medio, luego del volantazo de Sergio Massa, se bifurcó en un ramillete de autopistas y colectoras con rumbos variados. Una cosa es el circuito federal de Urtubey, y otra el armado bonaerense, con la moderación lavagnista de Eduardo “Bali” Bucca por un lado, y la fuerza de choque peronista de Graciela Camaño y Miguel Saredi, por otro. Cada cual atiende su juego, lo cual puede derivar en cortes de boleta y otros acuerdos exóticos diferentes en cada distrito, pero vuelve una utopía cada vez más lejana para el macrismo la posibilidad de sumar todo el voto de Lavagna en las PASO para intentar dar vuelta un resultado que empezó con goleada. Y la cuenta regresiva ya está en marcha.

 

Galería de imágenes

Silvio Santamarina

Silvio Santamarina

Editor Ejecutivo y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario