jueves, octubre 24, 2019

PERSONAJES | 20-09-2019 13:36

Teresa Costantini: “Estoy agradecida por la vida que tengo”

Después de varios años volvió a la dirección de teatro, esta vez en el off. Vocación artística, paso del tiempo y momentos que la marcaron.

Se la ve en eje, con autosuficiencia pero sin arrogancia. Impacta esa primera impresión. Actriz, guionista, productora y directora de cine y teatro, lleva el apellido de su ex marido, el empresario y coleccionista de arte Eduardo Costantini. El 16 de agosto estrenó “Constelaciones”, bajo su dirección, obra del dramaturgo británico Nick Payne, con las actuaciones de Victorio D´Alessandro y Victoria Alsúa. Es una historia de amor que propone reflexionar sobre la existencia humana, el universo y nuestro propósito en el mundo. “Hice poco en el circuito del off; ahora estamos con la obra en El Camarín de las Musas, una vez por semana. El off es el teatro de la pasión, un espacio al que vas por lo creativo, no por lo comercial”.

Noticias: ¿Por qué eligió esta obra?

Teresa Costantini: La vi en Broadway hace unos seis años con Jake Gyllenhaal como protagonista junto a Ruth Wilson, la actriz inglesa de la serie “The Affair”. Me tiré de cabeza a verla y cuando terminó –estaba sola– me dije, quiero hacer esta obra; sentí un flash y esa misma noche una amiga estadounidense que trabaja en un estudio jurídico se ocupó. Me contestaron que los derechos todavía no se estaban vendiendo para la Argentina. Cuando estuvieron disponibles los compró Pablo Kompel del Paseo La Plaza y después la actriz Victoria Alsúa; ahí me contacté con ella que tenía la idea de hacerla con otro director. Pero después la obra volvió a mí, a través de la misma Vicky. Hicimos unas pruebas y me encantó su trabajo. Hace mucho que no dirijo teatro. Lo último fue “Hembras” y no en el off. Llamamos a Victorio D´Alessandro, la leyó y le gustó; lo esperamos porque trabaja mucho. Ensayamos acá (Teresa tiene su Productora Buenos Aires y su fundación Arte Vivo, en Cabello y República Árabe Siria, en un edificio emblemático de ladrillo visto) y también en el teatro El Camarín de las Musas.

(Te puede interesar: Soledad Pastorutti: “En el pueblo no hago ni los mandados”)

Noticias: ¿El título de la obra remite a constelar, esa modalidad terapéutica de moda?

Costantini: No. Conozco el método porque lo vi al creador Bert Hellinger justamente en La Plaza. Él creó esta modalidad y claro, las constelaciones en ese caso son familiares y se implican. En la obra que es existencial, se plantean las posibilidades que tiene ese encuentro amoroso de ser de una manera o de otra, en sus diferentes etapas. Es el recorrido de las infinitas posibilidades que tiene el ser humano de que le sucedan cosas en un vínculo. Necesitaba explorar este tema.

Noticias: A los 21 comenzó sus estudios actorales con Alix Bader en el teatro de la Alianza Francesa. ¿Tuvo varios maestros?

Costantini: Alix fue la primera y vive todavía. Fui a visitarla a París hace poco, la llamé y me dijo: “Vení a verme para un último brindis, como dicen allá; pero apurate porque tengo 96”… Después estudié con Néstor Raimondi, Hedy Crilla, Agustín Alezzo y Augusto Fernandes. En Inglaterra cursé un año fantástico con Jonathan Meddings.

Noticias: ¿Nació con vocación artística?

Costantini: Desde que tengo uso de razón sabía que sería actriz. Con cinco años hacía teatro en cumpleaños, en el colegio, torturando a mis padres que hacían de público. Escribía obras y siempre que la escuela tuviera teatro me anotaba. Tuve un tío abuelo, Gregorio López Naguil, pintor, escenógrafo y muy amigo de Mirtha Legrand y Daniel Tinayre, pero no lo conocí, murió muy joven. El incentivo lo recibí de mi padre, que nos llevaba al teatro, al cine, a la ópera… Traía películas de Charles Chaplin en Súper 8. Había escrito en su adolescencia una ópera y sin embargo era economista, no desarrolló su vocación artística. Siempre decía que estaba feliz de haber sembrado una semilla en alguna de sus hijas.

Teresa es hija de Lía Susana López Naguil y de Carlos Correa Ávila, quien fue secretario de Comercio del primer gobierno de Juan Domingo Perón (cuando Antonio Cafiero era ministro de Comercio Exterior) y agregado económico en Roma durante la presidencia de Arturo Frondizi. Vivió gran parte de su infancia y de su juventud fuera de Argentina; en Roma, Inglaterra y Estados Unidos. “Cafiero era muy joven, tenía 30 años; papá, apenas un poco más. Viví en Roma de los 8 a los 12 años, en la embajada. Era la posguerra, viajamos en barco y en pleno auge del cine de (Federico) Fellini. Viví ese momento a través de mis padres que iban invitados a comer a restaurantes de la Vía Veneto y me contaban que veían a Gina Lollobrigida, Sophia Loren, Marcello Mastroianni… ¡Los llevaron a Cinecittá y se hablaba tanto de arte! Porque Roma es respirar el arte por la calle. Íbamos a un colegio de monjas, el Sacre Coeur francés, que está arriba de las escalinatas de Piazza Spagna. Después viví en Inglaterra, ya con mis tres hijas”. En este punto hay que decir que Teresa se casó a los 17 y tuvo 5 hijos: Marité (52), Mariana (50), Soledad (51), Eduardo (43) y Tomás (37), quienes le dieron 20 nietos. “¡Y soy bisabuela de Vicente (1) y Mar (3 meses)! –exclama– somos una población más que una familia”. Se divorció en 1994, tras 28 años de matrimonio.

Noticias: ¿Por haber pertenecido a una familia tradicional y católica, ¿cómo afrontó la decisión de su divorcio?

Costantini: Tomar la decisión fue doloroso para mí. Pero seguir era como un imposible. Antes te casabas para toda la vida por mandato o convicción. Me casé muy chica, con lo cual a esa edad amás para siempre. Fue difícil, me dicen que fui valiente. Justo la obra habla de que según las decisiones que tomamos, son las vidas que tenemos. Creo que tuve la fuerza, supe que mi camino iba para otro lado. Pero costó y a mis padres también, aunque escucharon con respeto. También fue un cataclismo para mis hijos. Nos educaron para seguir a pesar de todo. Y los que pueden –siempre digo– qué suerte que tienen. También algunos luchan por defender la familia y se quedan aún sin quererse… No es mi manera de pensar, yo no puedo con eso.

(Te puede interesar: Naomi Preizler: “Me aburren los que se creen perfectos”)

Noticias: ¿Se siente plena, al filo de los 70?

Costantini: Totalmente. No sabés el shock que me dio ayer que fui al supermercado y en la caja decía: “Damos prioridad a inválidos, madres con niños, embarazadas y mayores de 70”. Y me dije, “¡pero yo puedo hacer la fila!” (risas).

Noticias: ¿A qué se debe que esté tan bien, que no represente su edad para nada?

Costantini: El aspecto joven es genético, somos tres hermanas y envejecemos bien. No tengo cirugías. Lo que me hace sentir joven es la polenta, el proyecto, la pasión por hacer, en un medio donde la edad no es un límite.

Noticias: A los 50, la escritora Isabel Allende, en el prólogo de su libro “Afrodita”, se arrepiente de no haber hecho el amor tantas veces como se le presentó, por pura pacatería. ¿Usted tiene algún arrepentimiento?

Costantini: ¡Qué mujer Isabel! Hay cosas que dejé pasar y cuando las cuento, no lo pueden creer. Pero estaban mis hijos o a Eduardo no le parecía. Y pienso que no tuvo que ser. Por ejemplo, un seminario de 15 días en Londres con Peter Brook. Hoy no me resuena como un arrepentimiento. Si la elección fue otra y hoy tengo la alegría de estar donde estoy, no me arrepiento… ¡Lo de hacer el amor está bueno, como dice Isabel! (risas). Tengo una vida privilegiada, soy más agradecida que arrepentida. Lo más importante es dar gracias. ¡Quería ser Meryl Streep, pero no nací allá! (risas).

Noticias: ¿Está en pareja?

Costantini: Ahora no, porque mi última pareja, Pablo Silveyra (pintor y empresario), falleció. Son cosas que te da la vida. ¿Cómo vas a pensar que te vas a encontrar un amor a esta altura? Él era joven, murió hace tres años. Lo pienso mucho y hay momentos en que lo extraño. Fue mi gran compañero. Estuvimos juntos cinco años. Pablo me dejó a Spencer (por Spencer Tracy), un perro boyero de Berna, el perro que más cariño me da en la vida. Pero le digo: ¡Va a aparecer otro señor! (risas).

Noticias: ¿Cuándo cumple años?

Costantini: Soy melliza de Ángeles Mastretta, del 9 de octubre, otra mujer que admiro mucho. Un día que estaba en Buenos Aires me citó en el Alvear y la llevé de tiendas. Fuimos a tomar el té. Años mil que no la veo. Yo quería hacer “Mujeres de ojos grandes” (su novela) en una miniserie y estuvo de acuerdo.

(Te puede interesar: Abel Ayala: “Creo que soy un viejo de 30 años”)

Noticias: Ella no tuvo buena experiencia con “Arráncame la vida” cuando la dio para que la lleven al cine.

Costantini: No le gustó nada cómo quedó. Ella me quería dar los derechos pero quedó ahí. Vender una miniserie en aquel momento era difícil. Siempre me acuerdo de Ángeles. Es una mujer muy fuerte, como Isabel…

Noticias: Mujeres como Felicitas o Tita Merello la inspiraron para sus películas…

Costantini: Tal cual. ¡Isabel se enamoró otra vez y con 77 años! Ella es muy amiga de Jean Shinoda Bolen, médica y analista junguiana, escritora feminista que trajimos a Buenos Aires con mi fundación. Había leído la biografía de Isabel (“Mi país inventado”) y pensé: “Esto es una película”. Me encontré con ella –a través de Jean– y me dijo que le encantaba la idea, pero que no podía porque el libro dice cosas de gente que vive aún. Y el marido es uno de los que aparece mucho. Después se divorció.

Noticias: En su familia había partidarios de Perón y de la Revolución Libertadora. De aquel tiempo tiene unos escritos hechos con su mirada de niña. ¿Marcelo Piñeyro le dijo que hiciera una película con esto?

Costantini: Sí. Mi tío que era marino y mi padrino conspiraba en la Revolución Libertadora. Y papá estaba del otro lado. De eso no se hablaba. Pero até cabos mucho después. Todo este período me lo relataron. Lo mismo cuando él cayó preso unos 15 días, después lo soltaron, pero había fusilamientos. A pesar de esto, no se sentía la grieta como la actual. No se discutía. Estamos viviendo un momento extraño. Respeto el pensamiento del otro y pido reciprocidad. Pero parece que no podemos tener diálogo.

Noticias: ¿Por qué piensa que sucede?

Costantini: El mundo está en crisis y hace falta un cambio de paradigma, especialmente para los que lideran. Esto ya no sirve más. Mis nietos piensan en el planeta, no te dejan desperdiciar el agua, se hacen veganos, piensan temas importantes y nosotros seguimos dándole vueltas a lo mismo. La mía es una generación que no ha visto ni conocido la estabilidad. Estamos a los saltos.

Sissi Ciosescu

@sissiciosescu

Fotos: Juan Ferrari

por Sissi Ciosescu

Galería de imágenes

Comentarios

Música

A tres días de las elecciones

El resumen de una jornada cargada de noticias.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario