SOCIEDAD | 16-10-2019 16:24

Caso Darthés: por qué se volvió un "leading case" regional

El avance de la causa en la justicia nicaragüense a favor de Thelma Fardin marca un precedente en la lucha de género. El valor de denunciar.

La Justicia de Nicaragua formalizó la acusación contra Juan Darthés y solicitó una orden de captura. A menos de un año de que Thelma Fardin denunciara que el actor había abusado de ella durante una gira en 2009, cuando ella tenía 16 años, la fiscalía que investiga la causa dio a conocer un avance clave. La fiscal Sandra Isabel Dinarte Cárcamo calificó el episodio como "violación agravada" por el "vínculo de confianza" que unía a los actores.

La noticia se esparció de inmediato en las redes sociales y en los círculos de mujeres. No es casual. Desde diciembre del 2018, cuando Fardín dio a conocer su historia, se produjo un quiebre en la forma en que se tratan las denuncias por abuso sexual. El testimonio de la actriz sirvió para que se empezara a debatir en público sobre los silencios y complicidades en el mundo del espectáculo y, al mismo tiempo, permitió que otras mujeres anónimas se vieran reflejadas en su testimonio y se animaran a hablar.

(Te puede interesar: Caso Darthés: la ruta del descrédito contra Thelma Fardin)

Sólo por poner un ejemplo: una semana después de la conferencia de prensa de Fardin con Actrices Argentinas, la línea Nacional Contra el Abuso Sexual Infantil registró un aumento del 240% en las llamadas, según informó el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. La línea 137, que acompaña a víctimas de violencia familiar y sexual en la Ciudad de Buenos Aires, informó un incremento del 18%.

El avance de la Justicia nicaragüense toma mayor relevancia si se tiene en cuenta que las denuncias por violaciones no suelen prosperar ya que sólo el 1% obtiene condena. "Romper el silencio tiene consecuencias negativas para quienes denuncian. Aún cuando se sometan a todo lo que se les exige, son severamente juzgadas, revictimizadas y quedan fuera del sistema de justicia. El problema es sistemático. El poder judicial no contempla los tiempos de las víctimas, ni el peso del trauma", escribieron en un comunicado las abogadas de Fardin, Sabrina Cartabia y Eilyn Cruz Rojas.

(Te puede interesar: El oscuro exilio de Juan Darthés y su familia en Brasil)

Fardin vivió durante estos meses las consecuencias de haberse animado a hablar. Como contó NOTICIAS en enero de este año, desde que hizo su denuncia tuvo que enfrentarse a campañas difamatorias de todo tipo. Organizados en las redes sociales, los defensores de Darthés se encargaron de desacreditar su acusación y de viralizar informaciones falsas sobre su persona.

A pesar de todo, la investigación avanza y acaba de dar un paso firme a favor de la actriz. Darthés recibió la noticia en Brasil, donde se instaló con su familia ni bien explotó el caso. Ahora tendrá que decidir cómo afronta este nuevo revés judicial.

El comunicado completo:

La justicia nicaragüense avanzó en la persecución penal contra Juan Darthes por el delito de violación

Hoy estamos más cerca de la justicia. En la investigación que se llevó a cabo a partir de la denuncia de Thelma Fardín se concluyó que, aunque hubieran pasado 10 años, las huellas que dejó aquel brutal ataque sobre el cuerpo y la psiquis de Thelma fueron de tal contundencia, que existe prueba suficiente para avanzar en la persecución penal contra Juan Rafael Pacífico Dabul —conocido como Juan Darthes— por el delito de violación.

Thelma tuvo la valentía de hablar. Hizo todo lo que estuvo a su alcance para lograr justicia. Se trata de un caso excepcional, ya que el 97% de las denuncias por violación no prosperan mientras que solo el 1% obtiene una condena. Aun conociendo las bajas probabilidades de justicia, Thelma denunció: viajó a Nicaragua, realizó la denuncia penal, puso su cuerpo y su psiquis para las pericias, tuvo el valor de hablar públicamente y la sociedad la apoyó. Además, los Ministerios Públicos Fiscales de dos países brindaron cooperación para investigar los hechos ocurridos y hemos obtenido este resultado, que —insistimos— es la excepción a una regla de la impunidad sostenida durante muchos años.

Romper el silencio tiene consecuencias negativas para quienes denuncian. Aun cuando se sometan a todo lo que se les exige, son severamente juzgadas, revictimizadas y quedan fuera del sistema de justicia. El problema es sistémico. El poder judicial no contempla los tiempos de las víctimas, ni el peso del trauma.  Tampoco ha desarrollado estándares de pruebas para investigar las violaciones que, en la mayoría de los casos, se dan sin testigos presenciales y con un contexto que desfavorece el hablar y denunciar. Se condena a las víctimas al silencio y la vergüenza, y se garantiza la impunidad para los atacantes.

La denuncia de Thelma se transformó en un reclamo colectivo que visibiliza nuestras experiencias de violencia. El caso de Thelma no es único ni excepcional. Ella es una más de las miles de niñas, mujeres y adolescentes en Argentina, Nicaragua y en otros países de la región, que sobreviven a la violencia sexual. Su valentía, sostenida por un amplio colectivo de mujeres, impulsó a muchas otras personas a exigir que la impunidad, la crueldad del silencio y la soledad dejen de ser parte de la vida diaria. El programa “Las Víctimas contra las Violencias” registró 5433 víctimas de abuso sexual en los últimos dos años. El 65% de ellas era menor de edad. Por cierto, a partir de la denuncia de Thelma, las consultas al programa aumentaron un 1240% en sólo 48 horas.

El camino institucional actual que proponen nuestras sociedades frente a la violencia sexual es la intervención del sistema penal, con los innumerables fracasos que hemos señalado. Necesitamos seguir construyendo una justicia feminista, respetuosa de los derechos humanos. Necesitamos que los funcionarios y las funcionarias se especialicen en este trabajo con perspectiva de género y se sensibilicen al momento de atender casos de este tipo. Necesitamos mecanismos que permitan llegar a la verdad y que desarrollen formas de reparación efectivas para que, quienes hayan pasado por esta clase de acontecimientos, puedan sentirse reconocidas y acompañadas, en lugar de juzgadas y estigmatizadas.

El desinterés por investigar es una forma de revictimización que sostiene la impunidad, protege a los agresores y genera daños en las personas que denuncian. Thelma hoy es y seguirá siendo una mujer que alza la voz por Argentina y Latinoamérica. Es un ejemplo de búsqueda incesante de la justicia. Haremos todo lo posible para que esta realidad cambie. Tenemos la obligación histórica, política y social de seguir adelante para lograrlo.

Muchas gracias por el apoyo.

 

Eilyn Cruz Rojas y Sabrina Cartabia Groba

Equipo de Abogadas de Argentina y Nicaragua que acompaña a Thelma Fardín.

Galería de imágenes

Giselle Leclercq

Giselle Leclercq

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario