Lunes 23 de mayo, 2022

SOCIEDAD | 29-04-2022 16:00

Alejandro Hartmann: “Intenté mostrar al Cabezas persona”

El director del documental de Netflix, "El fotógrafo y el cartero", habla sobre su trabajo. Evitar el riesgo del afiche.

Alejandro Hartmann no dice que lloró, pero tampoco hace falta que lo aclare. Cuando se sentó en la primera fila del cine Gaumont, en la noche del jueves 20 de abril, al director se le aflojaron las tensiones que acumuló durante el año y medio que le llevó hacer el documental sobre José Luis Cabezas. Fue un largo proceso, en el que entrevistó a periodistas, jueces, abogados y a políticos como Eduardo Duhalde, y durante el cual repitió algo que llegó a ser una especie de costumbre: ver regularmente en su celular una foto del fotógrafo, imagen que incluso llegó a ilustrar uno de sus grupos de Whatsapp.

Alejandro Hartmann: El crimen te toca, y mucho, conmueve, pero está bueno hacer el esfuerzo por saber quién era este tipo, conocerlo. Hay algo que también dice Edi (Zunino, ex director de NOTICIAS) en la película: “Bueno, no era un santo. Era un tipo común”. A veces uno espera encontrar héroes o villanos, porque es difícil identificarse con alguien que, al final, es como uno. Pero está bueno hacer el ejercicio de ponerse en ese lugar y intentar entender que de verdad podría haber sido yo, vos, cualquiera. Por eso lo de tener esa foto y mirarla, para que venga la pregunta: ¿quién era José Luis Cabezas? El riesgo, si no, es que se “cheguevarizan” las cosas, se convierte sólo en el afiche. Y yo, por lo menos, quería ir un paso más allá desde lo personal. Para mí era muy importante que no fuese un objeto sino que fuese un sujeto.

Hartmann, que viene de dirigir “Carmel”, estrenó “El fotógrafo y el cartero”, una película producida por Netflix que llega a la plataforma el 19 de mayo y que ya tuvo tres proyecciones en el Bafici. El film, que cuenta con la producción de Vanesa Ragone (que trabajó en “El secreto de sus ojos”, ganadora del Oscar), reconstruye el crimen del fotógrafo de esta revista, el 25 de enero de 1997. El documental incluye la participación de Gabriel Michi, compañero de temporada y amigo, Edi Zunino, entonces en la sección Política, Gustavo González, editor de Política, Ricardo Ragendorfer, periodista que participó en la investigación de la famosa tapa de “Maldita Policía” (cuya portada ilustraba una foto de José Luis), Alejandro Vecchi (abogado de la familia del fotógrafo) y el ex gobernador bonaerense Eduardo Duhalde, entre otros.

Noticias: Dice que para el documental buscó al Cabezas persona. ¿Lo encontró?

Hartmann: Creo que sí, que entre todos los que lo conocieron y hablaron para la película sí, lo entendí. Y hay algo muy valioso... no es que yo me compare, pero hoy estás haciendo la de Netflix y mañana estás haciendo la tuya independiente (el director también estrenó en el Bafici “El Nacional”, un documental sobre el colegio) y pasado mañana estoy haciendo la cámara como hice mil veces. Esa cosa común que todos tenemos y que me parece que está bueno tenerla, de laburar. José Luis era eso, un laburante y, a la vez, un obsesivo. Evidentemente, tenía aspiraciones de ser mejor y de que más gente lo entendiera. Para mí está bueno revalorizar eso en un mundo de tantos clichés. De hecho, con José Luis hubo ese intento y está bueno que sus amigos todo el tiempo lo bajan a tierra. Hay una idea de que si murió, murió por algo, porque tenía un ideal o porque era un militante. Y no. No era un militante, su ideal era ser un mejor fotógrafo y eso me parece muy humano y muy hermoso. Lo mataron por hacer su trabajo. Obviamente que José Luis develó cosas, pero él estaba haciendo su trabajo. No tenía esa intencionalidad heroica que nos encantaría encontrar porque nos gustaría encontrar una explicación de por qué lo mataron. Pero, para mí, el crimen por nada, por hacer bien su trabajo, es todavía peor. Además pasa algo de que de tanto escuchar y hablar sobre él en un punto ya ni sabés si en algún momento no vas a soñar con él, con José Luis. Ya entro en el terreno más fantasioso, pero en algún punto estás entrando a alguien que está muerto con toda la carga que eso tiene. Hay algo fuerte ahí.

Noticias: ¿Esa energía se termina cuando se termina el documental, cuando se presenta o sigue ahí?

Hartmann: No. Para mí fue fuertísimo verlo. De hecho, siempre me costó mucho ver esta película mientras la editaba. Me costaba un montón porque tiene mucha información y por muchos motivos. Recién el otro día pude, en el estreno en el Bafici, por primera vez, verla despojado. Me saqué un poco una mochila y eso que había mucha gente que lo había conocido, estaba Gaby (Michi), pero me dejé llevar. Creo que quedó plasmada una película que trata de revalorizar la memoria, de reconstruir quién fue José Luis y, a la vez, de contar algo que a mí me interesa mucho que es ese contexto de país, ese contexto de un gobierno corrupto y de una política económica que ya sabemos cómo terminó. Y, a la vez, trata de tener algún valor cinematográfico. Fuimos muy cuidadosos con las recreaciones, que fueron poquitas y son como un elemento más poético, los objetos, los revelados. Queríamos revalorizar también eso, ese viejo trabajo en el laboratorio, la idea de lo que se revela en todo sentido, literalmente se revela el papel y la foto, pero también que con la mirada el fotógrafo también se puede revelar algo de la realidad. Así que el otro día me dejé llevar y me emocionó mucho. No autoregodéandome, no porque sea mía, sino porque vi la historia entera y dije: “Puta madre, ¿por qué pasó todo eso?”.

Galería de imágenes

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios