Wednesday 24 de July, 2024

SOCIEDAD | 21-10-2023 10:12

Aníbal Lotocki: final anunciado

Las razones por las que el médico no podía seguir libre. Los cómplices en la mira.

La pregunta recurrente que se hacía la opinión pública sobre el caso Lotocki era saber quién lo protegía. Su historial médico no resistía ningún marco legal, tres ex pacientes suyos habían fallecido a causa de sus operaciones (Cristian Zárate, Silvina Luna y Mariano Caprarola), tantos otros perdieron definitivamente su salud y, sin embargo, el cirujano, incluso con una condena en su contra, seguía en libertad. Pero este miércoles 18 de octubre algo cambió y la Sala IV de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional dictó “revocar su excarcelación en el marco de la muerte de Rodolfo Cristian Zárate y disponer de manera inmediata su prisión preventiva”.

Sabido es que el médico se había mudado junto a su familia de su casa de Olivos y que su paradero era incierto, la policía dispuso de varios móviles en cada uno de los domicilios legales que figuraban en los expedientes; pero la abogada Ileana Lombardo, rápida de reflejos y a fin de evitar imágenes negativas para su defendido, gestionó su entrega en medio de un operativo ciego, el cual se realizó en la Unidad Operativa Federal de la PFA de La Plata. Luego fue trasladado a Ezeiza.

Justicia tardía. Según el fallo que revirtió la excarcelación de Lotocki, “se concluye que es posible atribuirle responsabilidad penal al imputado por la muerte de Zárate por cuanto su conducta resultó indiscutiblemente la causa determinante del resultado, que no se hubiera producido si no hubiera intervenido quirúrgicamente”. Es que, por donde se analice la cronología de los hechos, todos los pasos carecieron de legalidad y prudencia. El paciente no tenía obra social, había padecido coronavirus y sufría diabetes, entre otras enfermedades. Por otra parte, la cirugía se realizó en plena pandemia, cuando sólo se permitían intervenciones de emergencia, y la clínica utilizada no tenía director médico, además de no contar con un contrato vigente con otro centro médico con terapia.

Uno de los abogados que aceleraron los tiempos de la detención de Lotocki fue Roberto Casorla Yalet, quien, sumando las causas de Gabriela Trenchi y Raphael Dufort, dejó en evidencia los errores conceptuales de su excarcelación. Y en plena euforia por su accionar, subió la apuesta: “Ahora vamos a buscar detener a su mujer María José Favarón, y a todo su equipo porque todos ellos fueron sus cómplices”.

Con Lotocki preso y su entorno libre, los abogados querellantes advierten que el tema no está terminado. Pero de algo están convencidos: el principal responsable ya cayó.

Galería de imágenes

En esta Nota

Mariano Casas Di Nardo

Mariano Casas Di Nardo

Comentarios