SOCIEDAD | 31-08-2021 18:00

Carpinchomanía, el nuevo activismo de los famosos

Mediáticos, actores y empresarios defendieron a los roedores tras las quejas por la “invasión” en Nordelta.

El carpincho es el roedor más grande del mundo: pesa entre 60 y 70 kilos y puede superar el metro de altura. Nativo de América del Sur, el animal semiacuático tiende a establecerse en humedales. En los últimos días, su irrupción en Nordelta, el barrio privado de Tigre, suscitó pedidos de reubicación, defensas acérrimas y demandas políticas. Se renovó el pedido por la Ley de Humedales, que busca inventariar y preservar el 21% del territorio nacional compuesto por ese tipo de suelos. El argumento es que la destrucción de esos ecosistemas hace que las especies se adapten de nuevas formas, y esta “invasión” sería precisamente una de ellas.

La polémica empezó con el ataque (mortal) de un grupo de carpinchos a un caniche. Su dueño y otros vecinos bregaron por la reubicación de los animales. Luego se conoció un video donde se ve cómo un motociclista impacta contra un carpincho que intentaba cruzar una avenida transitada.

Carpinchos en Crónica TV

En 2019, la Dirección de Fauna bonaerense no había detectado sobrepoblación de estos animales, pero en 2020 no realizó la inspección a causa de la cuarentena. El aislamiento, aseguran los especialistas, colaboró a la cada vez mayor presencia de carpinchos en la zona urbana, construida sobre humedales en la década de los ‘90. Este año se corroboró la superpoblación y el debate se abrió a las posibilidades: reubicación, control de reproducción, convivencia pacífica. Las opiniones, como suele pasar en estos temas, se ridiculizaron y radicalizaron.

Muchos famosos, actores y empresarios viven en Nordelta. Marcelo Tinelli fue uno de los primeros en compartir una foto de los roedores alimentándose en el patio de su casa, mostrando su simpatía con los animales. También lo hizo el cumbiero Pablo Lescano. Y Darío Barassi rememoró en clave de humor una insólita experiencia de intrusión, por la que terminó encerrado con su hija en la habitación “rezando el Padrenuestro”. Verónica Llinás, Gonzalo Heredia y Juan Minujín, entre otros actores, se mostraron a favor de la convivencia con estos animales en las zonas urbanas.

El dirigente Juan Grabois fue uno de los que reivindicaron la presencia del carpincho y la ligó a los problemas ambientales. Pero la mención más llamativa fue la del empresario Eduardo Costantini, fundador del barrio Nordelta. A través de sus redes, advirtió que son “seres indefensos y divinos” que necesitan “del cuidado y el amor de todos nosotros”. Al igual que otros animales o insectos que suelen causar temor, los carpinchos habitan desde hace muchos años ese territorio, y todo parece indicar que seguirán haciéndolo. El tiempo dirá si la “carpinchomanía” puede ser el principio de la solución a un problema de décadas.

 

Galería de imágenes

Mariana Sidoti Gigli

Mariana Sidoti Gigli

Comentarios