SOCIEDAD | 01-08-2020 13:50

Influencers místicas: la espiritualidad snob en tiempos de pandemia

Son famosas y muestran en las redes buenas vibras y experiencias energéticas. El delgado límite entre la liberación y la frivolidad.

“Me alegra que la fama no la haya cambiado. Al contrario, potenció una luz que derrama generosamente”. Guillermo Rivero recoge orgulloso el guante del camino espiritual que su hija inició el año pasado. “Como una maga, ella puede transformar todo en amor”, afirma en el prólogo del libro que la actriz e influencer publicó en 2019. Ya sea en este curioso libro objeto autorreferencial de fotografías, o con el motor inalcanzable de las redes sociales, Calu Rivero es quizás el estandarte de esta espiritualidad que se hace -quizá contrariamente a la norma- hacia afuera y sin ningún tipo de prurito del qué dirán. 

“Buen viaje Dignity”, se escribió Calu a sí misma en diciembre del año pasado, cuando avisó por Instagram cuál era su nuevo nombre. Allí se la ve entregándose a un grupo de personas en un especie de ritual conjunto, y con una remera que dice: “I Am FromtheIluminationNation” (mi nación es la iluminación).

Al igual que Calu, son varias las famosas que deciden exteriorizar las buenas vibras y enseñanzas de corte energético que han ido sumado a su vida. Con un perfil distinto, la actriz y cantante Ángela Torres inició un camino similar a Calu en lo que a “cambio de identidad” se refiere: la nieta de Lolita Torres es ahora “niña de fuego”, un nombre que retrotrae a su signo del zodíaco (Leo), y que tiene un anclaje directo en el nombre de una canción de su abuela.

Misticismo bobo: llegó la hora de comunicarse con las plantas

Ivana Nadal, la modelo y presentadora de TV que pasó un mal momento en 2017 después de que se difundiera fotos y videos de su intimidad, se fue transformando en una influencer de vida saludable y pasó de recomendar rutinas fitness hogareñas a dar consejos de espiritualidad. En la última ocasión, muchos la criticaron fuerte por estar en cierta forma subida a una tarima que no le corresponde.

Chicas superpoderosas.

A esta altura, después de mostrar reiteradas veces esta nueva faceta y de recibir una avalancha de críticas, algunas muy ofensivas incluso, Calu Rivero hace oídos sordos frente a quienes critican la exposición de su  bienestar espiritual. Esta semana volvió a revolucionar las redes al publicar una foto en la que aparece desnuda junto a otras mujeres bailando en la playa. Rivero y sus amigas recrean en este post el cuadro “La Danza” de Henri Matisse, una obra de 1909 que refleja la vida de las tribus ancestrales. “Oda a la alegría de vivir”, escribió Calu, acumulando me gustas y varios comentarios de famosas como María Carámbula, Miss Boliviae Inés Estévez,entre otras.“Estás re en una. Te envidio”, le escribió Carla Quevedo, usando la críptica expresión de moda.

“Calu encontró algún tipo de liberación que creo yo pudo tener que ver con algún proceso de sanar un tipo de dolor”, dice a NOTICIAS Jimena La Torre, astróloga y autora de libros de predicciones. Rivero tuvo un momento de fuerte exposición pública cuando denunció en 2018 a Juan Darthés por acoso. “Ella encontró una liberación y eso da un sentido a todo. Empezás a sentir una protección, tomás la vida de buena manera. Esto de que sea una de las abanderas del ‘Ni una menos’ incluso está bueno, se relaciona con Dignity que tiene que ver con la dignidad”, agrega La Torre.

En el caso de Ángela Torres, su nuevo álter ego “La niña de fuego”, además estar relacionado con el nombre de su nuevo trabajo musical, es parte de una conexión espiritual que la joven tuvo con Lolita. “Hace más de dos años me fui al sur de mochilera y se me dio por escuchar a mi abuela en ese viaje. Quería estar tranquila y en contacto con ella. Fui a las montañas a buscar inspiración. Siempre tuve una relación mágica con mi abuela, entonces dije ‘seguramente alguna data me va a bajar’. Escuché ‘La niña de fuego’ y me volví loca”, reveló Torres en una nota reciente a La Nación. “Soy medio del ‘poder de atracción’ y se me dio por creer que esto iba a culminar en algo. Y así fue: a los dos años terminé yéndome a España a hacer las canciones”, agregó.

View this post on Instagram

Oda a la alegría de vivir

A post shared by Dignity Rivero (@lacalurivero) on

La que no tuvo mucho éxito en el último tiempo fue Ivana Nadal con su video de Instagram titulado “Empatía”, en el que se dedicó a hablar sobre los duelos. Nadal hizo referencia al tan mentado “Soltar”, un término actual de corte resiliente que se ha puesto de moda a punto tal que muchos eligen hoy la palabra para tatuársela después de haber pasado alguna situación dolorosa. Nadal le pidió a sus seguidores que dejaran el sufrimiento “por el hijo que se murió” o “por el padre que perdieron”. “Se fue un poco de mambo ahí, algunas cosas siento que Nadal las toca de oído. Está bueno estar en eje con uno mismo, pero lo espiritualidad tiene que tener siempre una guía”, dice La Torre.

En cuestión de horas, las redes estallaron de bronca e indignación hacia Nadal. “Qué falopa esta chica. En un post donde habla de empatía, con qué autoridad, desde qué lugar” o “¿Quién instaló esa forma pelotuda de ver la vida de la que habla Ivana Nadal?Se te murió tu hijo,¡soltá! ¿Qué les pasa?”, fueron solo algunos de los comentarios. “Amo que me haya pegado la mística. Estoy descubriendo lo más hermoso de la vida. No lo veas como algo raro, vos podés vivirlo”, escribió ella después, pidiendo disculpas si había ofendido a alguien.

Las redes van a hacer de espejo y seguramente serán un cruel reflejo de las incoherencias y de los fantasmas más temidos”, analiza Karina Cavalli, coach profesional, terapeuta y astróloga. “Estas personas, como el caso de Ivana, al ser mediáticas, pueden operar como potenciadoras de bienestar o ser referentes para mucha gente. Pero siempre y cuando estén alineadas y mantenga cierto grado de coherencia”, dice Cavalli en consonancia con La Torre.

¿Hay alguna razón por la que figuras como Calu Rivero, Ángela Torres o Ivana Nadal se vuelcan a la fe y la espiritualidad de forma tan abierta? ¿Ellas han recibido algún tipo de llamada o liberación como dice La Torre? ¿O es que su espiritualidad está contaminada con algún tinte snob y aires de publicitarse?

Cavalli dice que este momento de pausa que estamos viviendo nos hace necesariamente parar el piloto automático en el que vivimos. “Salir de la rutina a cada uno le ‘pega’ para distintos lados. Este es un momento en el que muchas de las viejas estructuras que nos sostenían y daban sentido hasta ahora, ya no sirven y caducaron. La transición implica un proceso de introspección, habitualmente de confusión hasta encontrar esta ‘nueva forma’ y en esa búsqueda de una ‘nueva piel’me desbando, me fanatizo, me voy al otro extremo y no mido tal vez las consecuencias”, explica. 

En cuanto al cambio de nombre que adoptan Rivero y Torres, dice Cavalli, es similar a un cambio de look o de vestir: “Tiene que ver con la necesidad de dejar atrás algo que siento que ya no me pertenece. Estos cambios pueden perdurar en el tiempo o ser una etapa necesaria antes de encontrar la integración del todo”.

La Torre cierra: “A veces nos pasa que  nos hace falta rescatar aquellos nombres que nos hacen sentir mejores. La persona encuentra el nombre de acuerdo a su energía. Como Ángela con el fuego que es su inspiración. Esta nieta rescata a su abuela y recupera a esa bruja y hada intuitiva que siempre tuvo y antes no lo había percibido”.

Galería de imágenes

Agustín Gallardo

Agustín Gallardo

Redactor.

Comentarios