Martes 21 de septiembre, 2021

SOCIEDAD | 20-08-2020 15:26

Jorge Rial, el "feminista" arrepentido

Cuáles son las razones por las que el conductor decidió alejarse del movimiento. La contra-deconstrucción.

Después de convertirse en una figura particularmente vinculada al machismo por episodios como la cámara oculta que le hizo a Beatriz Salomón en 2004, donde mostraban que su marido, Alberto Ferriols, tenía sexo con mujeres trans a cambio de cirugías plásticas, o llamar “la niña Troly” a Mariana “Loly” Antoniale, quien luego fue su pareja, Jorge Rial decidió hacer una profunda transformación que le duró poco.

En 2018, mientras se debatía el proyecto de legalización del aborto, decidió cambiar el rumbo de "Intrusos", donde es conductor hace veinte años, y no solo hablar de espectáculos sino también de feminismo.

La visita al piso de distintas referentes y la militancia espectacularizada de Rial hicieron que apareciera como el nuevo e inesperado feminista. Incluso se debatió sobre si se debía recordar su polémico historial o festejar su cambio, que traía nuevos aires a la televisión y un mea culpa del conductor.

Sin embargo, su enfática arenga a “las pibas” -como él mismo decía- llegó a su fin. Ahora, el periodista dijo que se arrepiente de “haberle dado lugar al feminismo”.

"Yo no soy feminista. Feministas son ustedes. No soy yo. Cometí un error, que pagué carísimo, en darle espacio al feminismo en este programa. Acá tuvieron el lugar, acá se armó, estuvieron las voces, pero eso no me convierte en feminista porque yo no lo puedo ser", dijo al comienzo de su programa del viernes 7 de agosto.

La marcha atrás se dio después de que recibiera una denuncia presentada en el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) por una sección de su programa llamada “Famosos convertidos en señoras”, en la que comparan a celibrities que están envejeciendo con distintas adultas mayores.

Doble arrepentimiento

Durante varias emisiones Rial no preguntaba sobre la última disputa de Diego Maradona o los escándalos de la farándula sino sobre qué era el feminismo, por qué no había gordas en la televisión, qué implicaba la legalización o no del aborto y cómo se habían ocultado abusos en el mundo del espectáculo.

De hecho, redobló la apuesta. No sólo predicó el feminismo en la televisión sino que levantó el pañuelo por el aborto legal en más de una ocasión y se lo tatuó junto a una imagen de Eva Perón; le exigió por Twitter a los gobernantes que se ocuparan de los temas de género y mostró una remera para pedir por el cupo laboral trans.

Parecía haberse vuelto un abanderado del feminismo y el rating lo acompañó. Fue un “win-win”: el feminismo celebraba hacer uso del aire televisivo -y de un programa que supone tener una audiencia de “amas de casa”- para difundir y concientizar sobre el movimiento, y Rial mostraba su nueva faceta, deconstruido.

"Me siento un machista en recuperación y siento que me tengo que reestructurar: todo esto sirve para recapacitar sobre el pasado", había asegurado en ese entonces, cuando distintas voces del feminismo empezaron a ir a su programa. Sabio para medir el ánimo social, en pleno furor por la “ola verde” llevó la agenda de género a "Intrusos".

Las periodistas Luciana Peker, Ingrid Beck, Julia Mengolini; las actrices Malena Pichot y María Virginia Godoy (la Señorita Bimbo) y la politóloga Florencia Freijó aparecieron en la pantalla para hablar de machismo, abusos, violencia de género y feminismo.

Para sorpresa de muchos el debate llegó a la pantalla, y a la menos esperada: Jorge Rial hacía reclamos a favor de las mujeres y durante cuatro emisiones, en el horario dedicado a la farándula, "Intrusos" se volvió un repertorio de feminismo explícito.

También actrices apoyaron su cambio. Dolores Fonzi visitó el programa de Rial y se fotografió junto a él, ambos con símbolos verdes para pedir la legalización del aborto, y Jimena Barón lo defendió en Twitter. “Aquí bancando la ‘George-evolution’”, escribió respondiendo a un posteo del conductor que decía: “Hoy soy esto. Ayer fui otra cosa. Se llama evolución. Molesta. Perdón”.

Pero así como intentó hacer borrón y cuenta nueva con su pasado, ahora se retracta de sus pasos como “aliado” feminista.
Los ideales que pregonaba en 2018 ahora le parecen “un cinturón a la manera de expresarnos”, y la “revolución” que aparentaba en esa época quedó atrás.

Es que fue acusado en la Justicia por “violencia y discriminación hacia los mayores” por fomentar estereotipos sobre la vejez, especialmente en mujeres, y por la diputada Gabriela Cerruti, quien tuiteó: "¿Dónde está el feminismo de Rial? ¿O solo vale para las mujeres jóvenes? ¿Hasta cuándo vamos a permitir que las viejas seamos motivo de crítica y burla en la televisión?”.

Frente a esto, el periodista sostuvo: “Si querés hablar, tenés que pensar diez veces y ver si es hombre, mujer, trans, negro, blanco, gordo o flaco para no joder a nadie”. Y claudicó sobre su intento por cambiar: "Sigo en recuperación. Cuesta mucho. No me dieron el alta todavía y no sé si me van a dar el alta porque soy viejo. Tengo 58 años y vengo de otra sociedad". NOTICIAS intentó hablar con el conductor sobre este cambio de postura, pero no quiso hacer declaraciones.

Así, aunque en 2018 creía que era “el momento de hacerle el aguante a las pibas” para remendar las cosas que se habían hecho mal hasta entonces, ahora se arrepiente de su paso fugaz por el feminismo y considera que es un error haberse acercado a ese movimiento.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Delfina Tremouilleres

Delfina Tremouilleres

Periodista de Información General.

Comentarios