Thursday 23 de May, 2024

SOCIEDAD | 27-12-2023 07:19

La vuelta de Gran Hermano: el casting del algoritmo

Los participantes tienen características estereotipadas que garantizan el rating y la polémica. Estéticos vs. desgarbados.

Ya lo decía el poeta Décimo Juvenal en el siglo I de esta era: “pan y circo” como método para mantener al pueblo en estado somnoliento y que no altere los planes del Estado. A la Argentina tal vez le falte el pan, pero el circo en este titubeante diciembre de 2023 está garantizado. Es que volvió “Gran Hermano” a la pantalla chica, el programa preferido por los argentinos, tal como lo marcó el año pasado cuando batió todos los récords de audiencia.

Son veintidós participantes casi anónimos (ahora las redes permiten revisar sus respectivas historias), encerrados en una casa a lo largo de cien días, aunque, si el rating acompaña como se prevé, puede prolongarse varias semanas más. Después, lo mismo de siempre, pruebas diarias para conseguir un presupuesto que les permita comprar suficiente comida para toda una semana, y la clave, subsistir física y psíquicamente a una convivencia armoniosa, civil y constitucional. Para el ganador, esta vez, habrá 50 millones de pesos, monto que indefectiblemente se devaluará de acá a marzo del 2024, cuando termine la competencia.

Gala de Eliminación de Gran Hermano

Estereotipos

No hay que ser Augusto Comte para darse cuenta que el casting final de “Gran Hermano” está basado en los típicos algoritmos de búsqueda, uno por uno, como tildando todos los ítems de la sociedad actual. Entre los 22 participantes, puede observarse un gaucho, una policía descreída de la Justicia por el asesinato de un colega, un argenchino, una chica homosexual a la que sus padres intentaron “recuperar” con tratamientos insanos (se habla de electroshock), dos chicos también homosexuales, una mujer de 65 años autopercibida “liberal y moderna” y en conflicto con su hijo adicto, un cordobés propenso al bullying y al humor corrosivo (fue el primer eliminado), una doble de riesgo de corta paciencia apodada “Furia”, una paciente que superó un cáncer de mama y que se tilda de “mujer común y corriente”, una modelo curvy, un cantante de RKT (género música similar a la cumbia villera) y la hija de un jugador de fútbol que asegura haberse acostado con todos los jugadores de los planteles de Talleres y Belgrano (ambos equipos de Córdoba) y con un campeón del mundo (sin especificar si era del 78, 86 o 2022).

Un reparto que a simple lectura es de lo más variopinto pero que estéticamente muestra una brutal grieta entre “iluminados” y “opacos”. De hecho, uno de los primeros debates entre Ubfal, Brel y Trezeguet era sobre si los dos grupos que se formaron, uno de jóvenes y estéticos y otro de disgregados y periféricos, era por decisión de unos o de otros. Si “Gran Hermano” pretende ser un recorte de la sociedad actual, esta muestra encorsetada y sesgada, evidencia los hilos desde todos los costados.

Gala de Eliminación de Gran Hermano

Con el objetivo de innovar edición tras edición, Santiago del Moro anunció nuevas reglas. La primera y fundamental es el afuera. En años anteriores, algunos participantes habían escuchado voces de vecinos que les revelaban algunas estrategias o situaciones que se sucedían en el país o también dentro de la casa. Recordemos que ellos están aislados (no tienen sus celulares ni acceso a Internet) y su único vínculo con el exterior es a través de Del Moro en el momento de la transmisión en vivo. A partir de esta edición, los gritos que puedan provenir del exterior pueden ser genuinos de la gente o inventados por parte de la producción, por lo que se les recomendó “no tomarlos en serio”.

Sin embargo, lo más significativo y relevante es el “voto final”, posibilidad que se le otorga al participante eliminado de darle los dos primeros votos de nominación a alguno de los que quedaron en la casa. Al enterarse de la novedad, Hernán Ontivero, el primer eliminado, nominó a Joel Ojeda, por lo que este arrancará la gala de nominación ya con dos votos.

Gala de Eliminación de Gran Hermano

Audiencia

La primera gala de eliminación obtuvo el mayor rating televisivo del día con 13,2 puntos, con una casa convulsionada por la despedida del mencionado Ontivero por una diferencia de 52,6% a 47,4% sobre Juliana “Furia” Scaglione. Una vez finalizada la transmisión, las energías alteradas dieron inicio así a la primera gran discusión entre “Furia” y el resto, al grito de “¡a bancársela!”, en alusión a las chicas que querían que ella se fuera y no el cordobés. Pero no aliviada con sus gritos, se cruzó con su principal enemiga, Sabrina Cortez, a quien trató de “mogólica” ante la atónita mirada de los presentes. Momento tenso que Del Moro recordó al día siguiente, cuando remarcó que tienen que respetar los códigos de convivencia, caso contrario serán penalizados.  

Los perfiles de los participantes ya están delineados, en la casa hay una madre (Isabel Denegri) y un padre (Lisandro Navarro) que se encargan de las compras y del orden, unos hermanitos revoltosos que pretenden imponer sus respectivos liderazgos a pura guapeza, y unos primos de relleno más interesados en conquistar el amor de turno que en ser parte decisiva del juego. Habrá que esperar cómo se mueven las diferentes tropas, cuáles serán las alianzas y quién se afirma como el enemigo en común al que los convivientes desean echar y el público mantener para que la casa menos discreta del país sea un hervidero de vanidades. Esto recién empieza y promete hacer ruido.

Galería de imágenes

En esta Nota

Mariano Casas Di Nardo

Mariano Casas Di Nardo

Comentarios