Jueves 7 de julio, 2022

SOCIEDAD | 18-06-2022 00:26

Las intrigas del Aviongate

La nave iraní detenida desató un debate sin pruebas entre Gobierno y oposición.

La tensión alrededor del avión venezolano retenido en Ezeiza y las investigaciones sobre sus tripulantes, el contenido de su carga y sus vínculos con el poder internacional crearon una situación que siembra cada vez más interrogantes. Lejos de esclarecerse, la polémica en torno al vuelo del Boeing 737 de la empresa venezolana EMTRASUR suma cada vez más capítulos y confusión.

Porque a pesar de que la causa está bajo secreto de sumario por decisión del juez Federico Villena, los rumores, especulaciones y hasta versiones tergiversadas están a la orden del día. La presencia en el país de un avión venezolano con 14 tripulantes del país sudamericano y otros 5 de Irán permitió tejer múltiples conjeturas. De ambas veredas las acusaciones no se hicieron esperar. De un lado, reviviendo la presencia de células terroristas en el país y el posible traslado de armas de guerra de contrabando. Del otro, la queja de que se trata de operaciones mediáticas para crear fantasmas que no existen, aunque con la incapacidad, como gobierno, de dar mayores certezas sobre la situación. El avión venezolano está rodeado de un velo de oscuridad que nadie parece dispuesto a correr, sino todo lo contrario.

Versiones

El Boeing 737 aterrizó en Ezeiza el lunes 6 de junio luego de haber realizado una parada técnica en Córdoba por cuestiones climáticas. En ese momento los tripulantes no tuvieron ningún inconveniente para ingresar al país. Pero, más tarde, a través de la inteligencia de otros países, las fuerzas de seguridad argentinas fueron notificadas sobre la pertenencia de parte de la tripulación a empresas relacionadas con la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán. “La información nosotros la teníamos el día lunes por la tarde y el avión ya estaba en Ezeiza”, se defendió el ministro de seguridad Aníbal Fernández. Esa información era la presencia en el vuelo del piloto Gholamreza Ghasemi. “Uno de los tripulantes coincide su nombre con uno de los miembros de la Guardia Revolucionaria de Irán. Coincide el nombre, es lo que tenemos nosotros como dato concreto. Hasta este momento es un nombre que es un homónimo”, argumentó Fernández. En efecto no pudo, o no quiso, determinar si se trata del piloto con vínculos con la organización terrorista.

Esto agigantó lo que la oposición llama “el triángulo Irán-VenezuelaArgentina”.

La misma entente que fue vinculada al asesinato del fiscal Alberto Nisman en 2015 (ver recuadro). La actual presidenta del PRO, Patricia Bullrich, fue una de las primeras en deslizar que el aterrizaje contó con la complicidad del Gobierno. En la misma línea que Bullrich se manifestó el diputado de Juntos por el Cambio, Gerardo Milman, quien incluso fue más allá: “No hay casualidades; habría una operación de la inteligencia venezolana y la inteligencia iraní en territorio argentino”, dijo siempre en potencial y sin aportar prueba de sus dichos.

Florencia Arietto, integrante también de la alianza opositora, lanzó dos graves acusaciones. Según ella, la presencia del avión en el país era con el objetivo de reclutar científicos especializados en manipular uranio enriquecido y transportar, junto con las autopartes que venían en la aeronave, chips de armamento nuclear. Ambas versiones podrían desencadenar un escándalo internacional de mucha mayor escala que el actual, aunque la abogada tampoco pudo ampliar sus dichos y se basó en suposiciones.

Tras esto, Agustín Rossi salió al cruce. “La oposición quiso subirse a un tema con mucha sensibilidad”, acusó, aunque luego quedó en offside al brindar explicaciones sobre el misterioso vuelo. Es que al tratar de explicar por qué la tripulación era tan numerosa e incluía a venezolanos e iraníes, el flamante titular de la AFI dijo: “Los iraníes que estaban allí son instructores. Me da la cuenta más o menos”, comentó. Si bien aclaró que se trataba de una presunción, sus dichos no dejan de ser sorprendentes tratándose de la autoridad máxima de la inteligencia nacional.

Mientras las acusaciones de un lado y otro de la grieta siguen, ninguna aporta datos concretos. Las conjeturas ganaron el centro de la escena y la oscuridad sigue rodeando el misterioso vuelo venezolano. La investigación judicial deberá avanzar, de esta manera, entre las operaciones de uno y otro lado.

Galería de imágenes

Marcos Teijeiro

Marcos Teijeiro

Periodista de Información General.

Comentarios