Jueves 29 de septiembre, 2022

SOCIEDAD | 14-04-2020 17:33

Tensión en la Rosada con las medidas tomadas por Gerardo Morales

El gobernador de Jujuy se cortó solo en muchas de las disposiciones que impuso para combatir el coronavirus.

En Jujuy se habla de “un modelo propio” para contener el avance del coronavirus. Mientras que el Ministerio de Salud de Nación coordina acciones recomendadas para toda la Argentina, un grupo de expertos jujeños elaboró un plan de trabajo local con medidas inéditas que generaron tensión con la Casa Rosada. Y, mientras algunos cuestionan la posibilidad real de llevar adelante determinados anuncios de Gerardo Morales, el gobernador se defiende: “Nuestro objetivo es lograr el blindaje”, dijo a NOTICIAS.

El médico emergentólogo y secretario de Salud de Jujuy, Pablo Jure, y el infectólogo y titular del Comité Operativo de Emergencias (COE), Omar Gutiérrez, son los asesores de Morales. La primera vez que se reunieron para hablar sobre el Covid-19 fue el 30 de enero, apenas días después de que se confirmaran diagnósticos fuera de China. De ahí en más, tomaron medidas que los diferenciaron: la provincia fue la primera en levantar un hospital de campaña, en declarar la emergencia sanitaria el 12 de marzo y en suspender las clases; se puso al sistema privado de salud a disposición del público; se amplió la definición de caso sospechoso y se anunció que quienes ingresen al territorio y provengan de zonas con circulación del virus deberán realizarse un test de Covid-19 y pagarlo de su bolsillo; y, al cierre de esta edición, Morales impulsó la obligatoriedad del uso del barbijo social.

No todas las medidas tienen el aval de la totalidad de la comunidad científica. La suspensión de las clases fue el momento más crítico con el Gobierno nacional: “No fuimos consultados”, respondió en aquel entonces el ministro Ginés González García sobre la decisión. Consultados por NOTICIAS, los voceros de la cartera de salud aseguraron que no se harán declaraciones sobre Jujuy y desde la provincia dicen que las asperezas fueron superadas. “Respetamos muchísimo el trabajo de Nación, pero nosotros somos responsables por la salud de los jujeños. Sí, nos ha tocado tomar medias que todavía Nación no consideraba, pero son cuestiones menores. Esto no se trata de quién hace algo primero”, aclaró Gutiérrez.

Debates. La formación del COE, la suspensión de clases y los hospitales temporales fueron copiadas por todo el país. Sin embargo, hay asuntos que hoy resolvió Jujuy de una forma que, al menos todavía, no tienen un consenso absoluto. Según Jure “hay tres aspectos fundamentales: el bloqueo precoz del virus, el testeo rápido y adecuado y el uso del barbijo social”.

Morales anunció que los que ingresen a Jujuy deberán pagar alrededor de 10 dólares para realizarse el test. La medida tomó por sorpresa y poco se sabe acerca de cómo va a funcionar y de dónde van a salir las pruebas.

Según Morales, la provincia recibió mil test por parte de Nación, compró 6 mil a España y recibió 6 mil como donación de una empresa china. El objetivo es testear la mayor cantidad de personas posibles con una definición de caso sospechoso ampliado. A pesar de que el gobernador hizo el anuncio como si fuera un hecho, en la práctica esto todavía no sucede.

En Jujuy se defienden y aseguran que la demora se debe a dos factores: increíblemente, tanto los test de Nación como los españoles vinieron sin la cantidad de hisopos necesarios. Sin embargo, desde Salud aseguran que “cada provincia está en condiciones de comprar los hisopos que necesite”.

La provincia también compró 50 mil test rápidos a Estados Unidos, aunque de manera insólita no sabe si los mismos tienen utilidad. Y lo reconoce el mismo Gutiérrez: “Todavía no se sabe qué utilidad tienen. Cuando los tengamos, el gobierno provincial, en alianza con la Universidad Nacional de Jujuy y la Universidad del Noreste de Buenos Aires comenzarán una investigación para elaborar un protocolo que determine su eficacia”. Su uso fue cuestionado por la comunidad internacional.

Con respecto a los barbijos, el infectólogo insiste en que se trata de un barbijo de uso social, casero, y que no están impulsando a la gente a salir a comprar insumos que puedan desabastecer al sistema, el gran temor tanto de la Organización Mundial de la Salud como del Estado Nacional.

Faltantes. Mientras que los funcionarios defienden su modelo, trabajadores del sistema de salud jujeño consultados por NOTICIAS reconocen las medidas pero insisten en asuntos clave: faltan recursos humanos e insumos básicos. Jure levanta el guante de la crítica: “Nuestra única alternativa es encapsular al virus, intentar que no ingrese a la provincia. Nuestras condiciones sanitarias no se pueden comparar con las capacidades del primer mundo ni con los recursos de ciudades como Buenos Aires. Pueden parecer exageradas nuestras medidas, pero tenemos que exagerar para prevenir”, afirma.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Giselle Leclercq

Giselle Leclercq

Comentarios