Monday 15 de April, 2024

MúSICA | 23-12-2023 17:54

El saxo de Boston

Una vez más y después de una ausencia prolongada, volvió el norteamericano George Garzone para hacer varios shows en Bebop Club con las All Stars argentinas.

CUATRO ESTRELLAS

Hace tiempo ya que el saxofonista George Garzone (Boston, 23/9/1950) se hizo amigo de la Argentina. Reconocido y prestigioso compositor e improvisador, es además docente del muy prestigioso Berklee College of Music. Y ése fue el punto de partida para relacionarse con músicos de nuestro país, fuera porque los conoció como alumnos o porque se enteró de su trabajo a través de los discos.

Lo cierto es que ha venido por aquí muchas veces para tocar e, inclusive, grabar con varios de los nuestros. Al principio, su puerta de entrada fue su colega Ricardo Cavalli y, desde hace un tiempo, ha generado una fuerte relación también amistosa con el trompetista Mariano Loiácono que volvió a ser su anfitrión para una serie de conciertos en un club de música de Palermo. Pandemia mediante, esta vez hacía tiempo que no se daba una vuelta. Y pudimos verlo en la primera de las actuaciones de una serie de cuatro que compartió con una banda local, con el citado Loiácono a la cabeza.

Para el caso, armó un set que arrancó con “Equinox” de su admirado John Coltrane y pasó por standards como “Have you Met Miss Jones”, “My One and Only Love” o “Just Friends”, pero hizo sonar algunas piezas propias como “Strolling Down in Bourbon Street”, “The Mingus That I Knew” o “Hey, Open Up”.

Como siempre, en el saxo tenor de Garzone confluyen la elegancia del toque, la sutileza a la hora de cantar las melodías, la “gordura” de su sonido, la potencia de los momentos calientes y su particular talento para la improvisación. Sabe dosificar los tiempos, hacer convivir muy bien los clásicos con los temas propios, conducir el grupo –que no es con el que toca cotidianamente- y a la vez dar lugar para el lucimiento de sus colegas argentinos y ofrecer un concierto compacto, redondo y contundente.

Y merece un comentario aparte del grupo local. Probablemente, sobresalgan particularmente las figuras de Mariano Loiácono –sobre todo en la trompeta- y de Ernesto Jodos en el piano, dos músicos que están para jugar en las más exigentes ligas. Pero no se quedan atrás el contrabajista Mauricio Dawid, el saxofonista tenor Sebastián Loiácono –con la difícil parada de compartir instrumento con el líder- y el baterista Fernando Martínez, que en las funciones del sábado fue reemplazado por Roberto Giaquinto. Todos saben “cantar” y unirse al combo cuando es necesario pero todos tienen además la capacidad de improvisar cuando les llega el turno.

Galería de imágenes

En esta Nota

Ricardo Salton

Ricardo Salton

Periodista crítico de música.

Comentarios