Lunes 26 de febrero, 2024

MúSICA | 12-10-2023 15:13

Pop, fútbol y glamour

Rod Stewart, un artista muy querido entre nosotros, volvió a pasar por el país y presentó un recital de grandes éxitos.

(CUATRO ESTRELLAS)

 

Sir Rod Stewart nació en Londres hace algo más de 78 años. Tiene sangre escocesa que hizo bandera; y su equipo de fútbol –deporte al que ama- es el Celtic. Superó un cáncer de tiroides. Tiene una vitalidad y un espíritu adolescentes y una sencillez que hasta le hizo salir a la calle a hacer alguna compra por el barrio de Recoleta.

Volvió al país después de cinco años en la que fue su sexta visita para presentarse en la sede de Palermo del club GEBA y convocó a unas 20.000 personas. Desparramó hits en un concierto de casi dos horas y 24 títulos sin piezas de sus últimos álbumes. Así, en esa mezcla de compositor e intérprete, de gran showman y buen reversionador de títulos ajenos, sonaron canciones especialmente aptas para fans, como “Addicted to love”, “I’m So Excited”, “Forever Young”, “Have you ever Seen the Rain?”, “Young Turks, ,”First Cut is the Deepest”, “You Are in my Heart”, “Baby Jane”, “Downtown Train”, “Have I Told You Lately” “Talk About it”, “Maggy May” y, claro, “Da Ya Think I’m Sexy?”.

Se respaldó en una banda multitímbrica, ecléctica y con toques celtas, con base pop pero con sonidos de cuerdas (mandolina, arpa, violines), percusiones varias afinadas o no, saxo y coro. Como también es habitual en sus
espectáculos, hubo un momento para el fútbol y, en este caso, para la Selección Argentina, el último campeonato del mundo y para Messi. Y hasta hubo un final con el coro haciendo “Don’t Cry for me Argentina”. “Ofreció” desde las pantallas su whisky Wolfie’s, escocés por supuesto. Y no faltó su tradicional revoleo de pelotas al público.

Actual residente de Las Vegas, su concierto tiene mucho de ese estilo deslumbrante de videoclip glamoroso, con sus chicas coreutas e instrumentistas bellísimas que a ratos ocupan el centro vocal de la escena; lo que además le va permitiendo a Rod hacer sus varios cambios de vestuario siempre muy llamativos por supuesto. Una vez más, Roderick David Stewart “vino, vio y venció”, como aquel lejano emperador romano. Y regresó muy contento a casa.

Galería de imágenes

En esta Nota

Ricardo Salton

Ricardo Salton

Periodista crítico de música.

Comentarios