Viernes 19 de agosto, 2022

OPINIóN | 28-06-2022 15:27

Cómo pasar del influencer hobbista a ser la propia empresa

Claves para ordenar y darle valor a la audiencia de followers. Y generar ofertas que permitan monetizar.

¿Qué es un influencer? Podríamos decir que es una persona que se destaca en una red social u otro canal de comunicación, y expresa opiniones sobre un tema concreto, que ejercen una gran influencia sobre muchas personas que la conocen. Es increíble -a través de las distintas redes sociales- ver cómo algunas personas hacen llegar sus mensajes a muchísima gente, logrando de acuerdo al caso, ayudar, educar, inspirar y/o acompañar.

Ser influencer es muchísimo trabajo. Una larguísima maratón que debe sostenerse en el tiempo, más allá de la inspiración y más allá de las ganas. Admiro muchísimo el trabajo de las influencers y creadoras de contenido que conozco, porque veo el interés, el amor y el conocimiento que brindan a cada paso. Ser influencer es un trabajo full time, y extremadamente demandante ya que implica estar siendo “monitoreada” por miles de personas a cada paso.

Este trabajo full time, tiene una particularidad: ¿quién paga al influencer por su trabajo?, ¿y cómo monetizan les influencers su labor? Y aquí es donde entra mi pasión. Ayudo a cada influencer que está brindando valor, a encontrar fuentes ordenadas de monetización que tengan sostenibilidad, sentido y estén en relación con su potencial o necesidades.

Déjenme contarles una metáfora: un médico estudia medicina. Una persona que quiere manejar un auto necesita una licencia de conducir. Un abogado, tiene un diploma. Pero dónde se estudia cómo gerenciar una empresa de influenciadores.

Con toda mi formación y años de experiencia en negocios, ayudo a influencers a diagramar, entender y sostener su hacer como un modelo de negocios rentable. Ellas -en mi caso las clientes influencers son casi todas mujeres- tienen la audiencia. Pero hay que ordenar y darle valor a esos públicos. Y preguntarse cómo generarles ofertas que les permitan monetizar, y en tanto generar un ingreso por todo su trabajo.

Existen dos modelos usuales de monetización para influencers: el modelo B2C, dónde el influencer crea servicios y productos para su audiencia, a veces como infoproductos (formaciones en vivo o pregrabadas, o en formato de ebooks), o como productos físicos relacionados con su influencia (por ejemplo la agenda astral de “Los Astros dicen”, el libro de LaBiohacker).

El segundo modelo, yo lo llamo B2B, y es cuando la influencer como empresaria, se conecta con otras empresas y estas la contratan para hacer llegar a la audiencia de la influencer sus ofertas de productos o servicios, por ejemplo, una marca de ropa que contrata a la influencer para que use su ropa.

Crear, gestionar e implementar todos estos acuerdos, requiere de una estructura empresaria con operaciones que ofrezcan, negocien, facturen, ejecuten el proyecto y cobren. Y luego un análisis económico de los resultados de estas gestiones, para evaluar si esta empresa puede con sus iniciativas pagar el sueldo que la influencer merece, desea o necesita.

Y acá es dónde yo trabajo como mentora de negocios. Entendiendo el modelo de negocios, entendiendo el costo de adquisición de cada cliente en contraste con su valor de ciclo de vida, analizando la rentabilidad y viendo su origen, creando planes de expansión regional.  Es un trabajo que tiene que ver con bajar a tierra un modelo económico y financiero.

 

*Por Fabiana Mejalelaty, consultora de negocios. Autora de “Diseño de Vida. Creación de tu propio emprendimiento” (Editorial Temas).

 

También te puede interesar

por Fabiana Mejalelaty*

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios