Martes 27 de julio, 2021

OPINIóN | 08-06-2020 15:31

Cristina sigue obsesionada con Clarín (para desgracia de Alberto)

Las nuevas estocadas de CFK contra el Grupo que intranquilizan al Presidente.

Cristina Kirchner no puede dejar de pensar en Clarín, su viejo enemigo. Acaba de comentar en un hilo de Twitter que el diario intentó tapar las presiones de las que fue objeto la camarista Ana María Figueroa, quien ante la Justicia ahora reconoció que el ex subsecretario de Justicia del macrismo, Juan Bautista Mahiques, la fue a visitar a su despacho para exigirle que avanzara contra CFK en el expediente del memorándum con Irán: la jueza debía dejar firme el fallo que califica de inconstitucional ese pacto.

“Al final era cierto lo que dije”, tuiteó la vicepresidenta, y recordó que Clarín en su momento había hablado de una “fallida jugada” de ella al denunciar ese apriete por entonces no confirmado. Remató CFK: “¿Llegará el día en que todos los jueces y fiscales del país se animen a sacar de arriba de su escritorio el último ejemplar del diario Clarín para volver a poner la Constitución Nacional cuando tengan que decidir acerca de la vida, la libertad y el patrimonio de sus compatriotas?”.

La remake de esa vieja guerra entre Cristina y el multimedio es una mala noticia para Alberto Fernández. El Presidente, a quien CFK llegó a tratar de “vocero” de Clarín cuando la relación entre ambos estaba rota, no quiere volver a esos días de desasosiego. En los tiempos de la campaña construyó un armisticio con el Grupo y se entrevistó en persona con Héctor Magnetto y varios de sus directivos. La bandera blanca sirvió para evitar sofocones mediáticos de cara a la elección y también para sobrellevar con calma los primeros meses de gobierno, pero ahora nuevamente Cristina metió la cola.

El sitio El Destape, del periodista ultra K Roberto Navarro, también hizo lo suyo y dijo que el Gobierno revisa los descuentos que la gestión macrista le hizo al Grupo en la asignación de frecuencias de celulares. ¿Hubo irregularidades en esa transacción, o quizás un trato preferencial? Donde El Destape dice que “el Gobierno revisa” esos números, debe leerse: Cristina.

La pelea entre el kirchnerismo y Clarín, aliados en los años de la presidencia de Néstor, nació a partir del conflicto con el campo en 2008, cuando el viento de la opinión pública hizo que el multimedio se volviera crítico. Alberto, a quien Kirchner en broma apodaba “Rendito” por su estrecha relación con Jorge Rendo, el principal relacionista público del Grupo, no soportó estar en medio de esas trifulcas y terminó renunciando a la Jefatura de Gabinete, después de lo cual se volvió casi un invitado fijo de TN, la señal de noticias del multimedio.

Ahora, tantos años más tarde, parecía que finalmente había llegado la paz. Pero Cristina no olvida. Ni perdona.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Franco Lindner

Franco Lindner

Editor de Política, columnista de Radio Perfil y autor de "Fernández & Fernández" (Planeta).

Comentarios