Jueves 1 de diciembre, 2022

OPINIóN | 31-12-2021 17:46

El 2021 político en redes: hackeos, burradas, chicanas y memes

Las frases más polémicas, los versus más sonados y las revelaciones que marcaron el año en Twitter, Instagram y TikTok.

En la primera semana del 2021, ya estalló el primer escándalo: Victoria Donda fue denunciada por ofrecerle un cargo en el INADI a su empleada doméstica. La titular del organismo primero habló de “rumores y trascendidos” a través de su cuenta de Twitter pero luego terminó afirmando que “solo quiso ayudar a una persona en situación de vulnerabilidad”.

Un desliz que comete cualquiera, evidentemente, ya que fue confirmada en el cargo por el propio Alberto Fernández. Cuatro meses después, el INADI volvería a ser noticia por una imagen publicada en Instagram que decía: “Familias: Si el colegio presiona para que se vuelva a la presencialidad o si no garantiza las clases virtuales, pueden llamar al 168”. Nuevo escándalo.

Tenemos la maldición de exportar alimentos” escribió en su cuenta de Twitter la diputada nacional Fernanda Vallejos el 13 de enero, citando una entrevista que había dado para El Destape. Inmediatamente, su apellido se convirtió en tendencia, historia que se repitió cuando se viralizó un audio en el que criticaba duramente a Alberto Fernández: “El tipo está atrincherado en Casa Rosada”.

La cuenta de Instagram de Dylan, el perro presidencial, también generó mucho revuelo en el comienzo del 2021. Se había publicado una imagen de Alberto Fernández con Dylan en el helicóptero presidencial que decía: “Alberto me llevó a volar por primera vez en helicóptero. Fuimos a Chapadmalal. ¡También va a ser la primera vez que conozca el mar!”.

Una imagen similar también fue publicada en el perfil de Fabiola Yañez. Ante la ola de críticas que recibió, la primera dama salió a contestar a diferentes usuarios de forma impulsiva con frases como “Eso que decís es inhumano”, “Si te despertaste con ganas de escribir, escribí algo más productivo”.

El meme del festejo de Fabiola.

Yañez volvería a ser noticia, el escándalo del año, cuando se divulgó la foto de su festejo de cumpleaños de 2020 en la Quinta de Olivos, en tiempos de aislamiento social y con el presidente a su lado. Desde entonces no hizo ninguna publicación hasta que se conoció la noticia de su embarazo.

Durante el año también se produjeron diferentes cruces entre políticos y famosos. Fernando Iglesias, el diputado de Juntos por el Cambio que este año renovó su banca, además de pelearse casi diariamente con Aníbal Fernández, ahora Ministro de Seguridad de la Nación, también se peleó con Luciana Salazar.

Si era con mucha inteligencia, no te preocupes. No hablaban de vos, Luciana”, disparó fuerte el diputado ante una publicación de la modelo quien rápidamente contestó: Cómo te calientan mis tweets Fernandito. Que me subestime un diputado tan mediocre como vos es un halago. Decime tontita que me excita”.

Otra pelea fue la de Sergio Berni (otro que afila los tapones en Twitter bastante seguido) vs. Florencio Randazzo: “Pudiste ser Gobernador y arreglar esos problemas, pero te encaprichaste. Pensaste en vos y no en estas cosas”, disparó Berni. Pero ninguno tan comentado como el cruce entre el humorista Nik y Aníbal Fernández quien, ya como Ministro de Seguridad de la Nación, hizo un comentario poco feliz sobre sus hijos y la escuela a la que asisten. 

Fernando Iglesias

Mientras tanto, Mauricio Macri volvió al ruedo participando de un Zoom de Juntos por el Cambio. Pero la imagen se viralizó rápidamente por Twitter ya que el expresidente estaba participando de la videollamada desde su cama, con Juliana Awada al lado. Tan pandemial que dio un poco de pena.

La polémica por las clases presenciales también generó debate. El por entonces Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, había publicado en su cuenta de Twitter: “Lo que permite que la escuela siga siendo un lugar de bajo riesgo son los protocolos estrictos que hemos aprobado federalmente” avalando así la continuidad de la apertura de escuelas. Solo 4 horas después de ese tuit, Alberto Fernández suspendía las clases presenciales.

Cuando el poder judicial falló a favor de la Ciudad de Buenos Aires, evitando el cierre de las escuelas, un curioso tuit se publicó desde la cuenta del Ministerio de Seguridad de la Nación:Mamarracho jurídico. Rápidamente, salieron las disculpas desde el mismo perfil: “Por un error involuntario se publicó un tuit personal en la cuenta institucional del Ministerio. Se han tomado las medidas correspondientes. Pedimos las disculpas del caso”. 

La del INADI o la del Ministerio de Seguridad no fueron las únicas cuentas institucionales que tuvieron publicaciones extrañas. El perfil de Twitter del Banco Central, por ejemplo, se peleó con el dirigente radical Alfredo Cornejo acusándolo de que “no está en conocimiento del funcionamiento del sistema financiero”.

También la cuenta oficial de la Cancillería Argentina habló del “uso desproporcionado de la fuerza” por parte de Israel en el conflicto con Palestina. O el perfil del Ministerio de Justicia de la Nación que quiso homenajear a Juan Domingo Perón, pero se confundió con su fecha de nacimiento: puso 8 de octubre de 1985, en vez de 1895. O la cuenta de Casa Rosada que publicó que el presidente se había reunido con la asesora del secretario general de la ONU sobre inclusión financiera obviando un pequeño detalle: que “la asesora” era nada más y nada menos que la Reina Máxima de Holanda.

Otro caso más: en diciembre la cuenta del Ministerio de Cultura de la Nación escribió sobre José Pablo Feinmann, recientemente fallecido, con varios errores ortográficos: “Con una basta bibliografía, no solo escribió de filosofía e historia, sino también de música, cine y mucho otros temas que hacen a nuestra cultura”. 

Sabina Frederic también estuvo en el ojo de la tormenta cuando dijo, todavía como ministra de Seguridad de la Nación luego sucedida por Aníbal Fernández: Suiza es más tranquilo, pero más aburrido. La frase generó, entre otras cientos de miles, la respuesta irónica de Heinrich Schellenberg, el embajador de Suiza en la Argentina, que publicó en su cuenta de Twitter un video con Roger Federer y Robert De Niro como protagonistas.

Ese no fue el único embajador que se corrió del código diplomático para cruzarse con algún funcionario argentino. En noviembre, el embajador alemán Urlich Sante se enojó con Axel Kicillof y con Pablo López, Ministro de Hacienda y Finanzas de la Provincia de Buenos Aires: “¿Oficialismo? Ausente. @Kicillofok no contestó, @PabloJ_LopezOK no apareció. ¿Falta de cortesía? ¿De organización? ¿Desinterés? Un poco de todo”.

Pero sin duda que una de las frases que más trascendió en 2021 fue la que dijo Alberto Fernández con su par español al lado, Pedro Sánchez: "Los mexicanos salieron de los indios, los brasileros salieron de la selva, pero nosotros los argentinos llegamos de los barcos". Innumerables memes se publicaron por todos lados y hasta el propio Presidente tuvo que pedir disculpas dos veces desde su perfil de Twitter. 

Y no podemos dejar fuera de esta columna los “hackeos” que sucedieron a distintas cuentas. En abril, la agencia de noticias Télam respondió a un tuit de C5N sobre Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta: “Quién va a controlar???? No controla su pene, menos una pandemia Ahhhhhh perdón pensé que hablaban de un modelo”.

Luego, las disculpas: “Debido a una publicación indebida realizada desde esta cuenta, estamos investigando el incidente ocurrido. Tenemos indicios de haber sido víctimas de un hackeo. Estamos a la espera del informe de seguridad informática”. Misma suerte corrió Mario Negri cuando de repente una noche empezó a publicar frases como Vino y pastillas”, “Macri 2023!!! Zurdos mueran !!!”.

Y para cerrar, repaso de  algunas curiosidades digitales, como por ejemplo, el cambio de María Eugenia Vidal que de la noche a la mañana eliminó de su biografía de Twitter el “orgullosamente bonaerense” para luego candidatearse por la Ciudad de Buenos Aires; el lanzamiento de campaña de Juntos por el Cambio en la provincia de Buenos Aires, publicando todos los referentes del espacio una imagen del pelo de Diego Santilli, algo filobizarro.

Wado de Pedro, ministro del Interior de la Nación, escribió un tuit indignado sobre un meme que decía “En Argentina trabajaba como cardenal. Se fue a Europa y ahora es Papa”; el descargo de Nicolás del Caño desde su cuenta de Twitter que después borró: “Qué pelotudo es Mieli”; la respuesta de Matías Tombolini, vicepresidente del Banco Nación a un usuario mientras jugaba un partido River y haciendo alusión a la restricción en la compra de pasajes: “Gaaaaaaaal en cuotas. Siiii, querías cuotas, ahí tenes 3. Besis”.

Y la reaparición del exjefe de Gabinete, Marcos Peña, que volvió a tuitear en diciembre tras dos años sin hacerlo para compartir un informe en el que había estado trabajando que generó la indignación de José Luis Espert: “Qué patada en el traste hay que darte a vos inútil mequetrefe bueno para nada. Tomátelas”. Así pasó el 2021 por Twitter y otras redes sociales. Con cruces, chicanas y peleas, pero sin ninguna propuesta, como lamentablemente nos tiene acostumbrados la política argentina.

 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Daniel Vico

Daniel Vico

Consultor político.

Comentarios