Lunes 1 de marzo, 2021

OPINIóN | 20-01-2021 10:55

Lo que "Rompan todo" nos dejó

A un mes del estreno del documental de Netflix, los efectos siguen sintiéndose en el mundo del rock. Balance positivo y negativo del impacto de la película.

A un mes de estrenado en Netflix el documental “Rompan todo: la historia del rock América Latina”, siguen llegando, aunque mas ocasionales, notificaciones de comentarios que se suman en los debates abiertos en las redes.

Antes del lanzamiento, la información de prensa provista por la plataforma anunció: “Dirigida por Picky Talarico, y con la producción ejecutiva de Nicolás Entel y Gustavo Santaolalla (ganador de dos premios Oscar), 'Rompan todo: La historia del rock en América Latina' es una serie documental de 6 episodios que narra la historia de este género musical. El proyecto, producido por Red Creek, explora también cómo los conflictos sociales y políticos influenciaron discos y canciones en México, Argentina, Chile, Colombia, Uruguay, Perú y el resto del continente”.

Ya se había echado a rodar la noticia y en las semanas previas al estreno se palpitaba la expectativa, mucha expectativa.

La promesa era movilizadora -más para los boomers que para los milennials/centennials-. Revivir una época, quizás compartirla con las nuevas generaciones o simplemente afirmar “estuve ahí”, y sentir que se es parte de la historia.

Sin lugar a dudas un emprendimiento de esta magnitud supone una gran inversión de recursos. Y no sólo de dinero. Investigación periodística, material de archivo, entrevistas, autorizaciones de derechos sobre imágenes y fonográficos, entre otros. Deduzco que por distintas razones, no siempre se accede a todo.

Sin embargo algo me hacía pensar: ¿La historia del rock del continente latinoamericano? ¿En 6 episodios? ¿De 50 minutos?

Está claro que todo documental presenta un punto de vista, una parcialidad, un recorte; sin embargo, parecía una promesa demasiado grande.

Y parece que lo fue Además, en el rock, como en el fútbol (o en las cuestiones que desatan la pasión popular) todos opinamos -acorde a la expectativa y el lugar de cada uno ante el hecho- desde los aficionados a los “fans destacados” hasta los periodistas especializados e incluso académicos y obviamente los mismos trabajadores de la actividad, que conocen la cocina de la industria.

Entonces, Latinoamérica resultó aspirar a ser Hispanoamérica porque Brasil quedó afuera. También quedaron afuera otros países y artistas. Pero hubo lugar para algunos de España. Digo “aspirar” porque el foco quedó puesto mayoritariamente en Argentina y México.

La historia la escriben los vencedores, dijo Orwell.

Y llovieron memes de uno de sus productores ejecutivos, Gustavo Santaolalla, no sólo por su excesiva aparición sino por la sesgada selección de artistas: muchos de los que produjo y grabó para su editorial musical y sello Surco Music Inc. publicados a través de la discográfica Universal Music, una de las tres compañías discográficas más grandes del mundo.

Como si fuera poco, con la Navidad cerca del pico de la ola de comentarios, se generó el “crossover” (tan buscado en la industria) y los memes lo asociaron hasta al origen de... todo! Fue tan divertido como los memes de Iglesias en el mes de julio pandémico. Cada día había más para el asombro y la risa.

Ideológicamente también fue cuestionado por adherir a la teoría de los 2 demonios. El escaso espacio dedicado a las mujeres del rock en general y a las fundacionales en particular, las ausencias (de artistas, de canciones, de representación de países y de historia), lo forzado/injustificable de algunas presencias y ser funcional a las “majors”. Warner y Sony completan junto a Universal la tríada más poderosa de la industria discográfica. Afo Verde, presidente de Sony Music Latin Iberia, es otro de los productores ejecutivos del documental.

Habiendo repasado de dónde viene y por quién está hecho no debería haber reclamos. Celebremos entonces que nos despabiló un poco.

Porque da cuenta de que el rock todavía moviliza y tiene mucho para contar.

Y mientras la generación que lo hizo y la que lo consume mantengan la flama viva, seguirá habiendo pasiones, sentimientos, fanatismo, debates y controversias.

Y habrá negocio. De acuerdo, acotado a la región y al idioma, si lo comparamos con el reggaeton. Obra que se desempolva, y con ella, quienes la hicieron. Construyendo un espacio, que pueden apropiarse.

La pirámide puede llevar el nombre de un faraón pero sabemos que la construyó una miríada de personas. Nadie puede apropiarse de todo un movimiento.

Quienes tengan ganas de ver, leer y escuchar otros puntos de vista, hay mucho más. Documentales, libros, listas de canciones en todas las plataformas y hasta cursos de rock. Basta con googlear.

También te puede interesar

por Victoria Marcial

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios