PERSONAJES | 19-09-2021 13:07

Abel Pintos: “Canto porque es mi deseo y pulso vital”

Lanzó “El amor en mi vida” y dará doce conciertos en octubre en el Movistar Arena. Determinación, inspiración y coherencia interna.

La claridad respecto a lo que quería hacer en la vida llevó a Abel Pintos a “negociar” a los 11 años con la directora de su colegio primario “fechas” en actos escolares. Le urgía que lo escucharan cantar. La autogestión fue tan precoz que se animó a ir solo a un sello discográfico a pedir un presupuesto. Lo explica fácil: necesitaba público y debía salir a buscarlo, a donde fuera. Esa pasión organizada hizo que estuviera listo para cuando se presentara la oportunidad. Y un día Raúl Lavié fue a hacer un show a Ingeniero White, donde él vivía, supo de este chico, lo quiso escuchar y el pibito le dio su demo. A los meses, firmaba su primer contrato en Buenos Aires. 

Noticias: ¿En algún momento dudó de si esto era lo que realmente quería?

Abel Pintos: Una sola vez dudé, un año y medio después de empezar a cantar. Me encontré con mucha actividad. Cantaba desde los jueves a la noche hasta los domingos. Yo tenía 12 y algunos meses y ahí me lo pregunté. 

La pregunta se le clavó al no poder cumplir con el partido desafío del domingo que habían arreglado con sus amigos para definir el que había quedado empatado en un recreo. “Esa noche les dije a mis padres que dejaran de tomar compromisos porque no quería cantar por seis meses (se ríe). Fue el primer movimiento estratégico en mi carrera (se ríe). Y en esos seis meses puse a prueba varias cosas”, cuenta. Supo que rendía igual de bien en el colegio y se dio cuenta de que extrañaba más cantar mientras jugaba al fútbol que lo inverso. “Fue difícil volver al ritmo, que el instrumento esté afinado, no sólo en términos musicales sino que uno esté afinado, pero ya no volví a tener esa duda nunca más”, afirma.

Noticias: ¿Cómo hizo para crecer arriba del escenario sin que lo comiera?

Pintos: No tengo el recuerdo de haber experimentado en mi mente algún tipo de especulación estando arriba del escenario. Mi éxito era haber conseguido la fecha y tener un espacio para subir y cantar, no si el lugar se caía a aplausos y gritos o si nadie me daba bola, no me preocupaba eso. Yo cantaba porque deseaba cantar y quería compartir todo lo que para mí significaba hacerlo. Pero no siempre en la vida cuando compartís algo sos escuchado. Entonces no me quitaba tanto el sueño el resultado como conseguir la oportunidad de subir al escenario. Siempre funcioné así, hasta el día de hoy. Tengo la sensación de que la falta de esa conciencia, hizo que fuera un niño que se divertía, yo no era un niño jugando al fútbol con el papá del otro lado de la reja diciéndole (cambia la voz): “Dale, metele pata, pegale”. Yo era un pibe en Disney cada vez que me subía al escenario

Noticias: ¿Sigue resultándole así?

Pintos: Sí, sigue siendo igual. Logré que la música se transforme en mi carrera y empecé a estudiar, después logré que se transformara en mi trabajo y en mi medio de vida, pero todas esas son cosas que logré a raíz de que yo canto porque es lo máximo para mí. Hoy tengo claro qué parte de la música es un negocio, sé qué tengo que hacer y cuánto tengo que trabajar y estudiar para que la música que hago resulte como producto final de la mejor manera. Pero por sobre todas las cosas, yo me levanto cada día y lo primero que hago es vocalizar para entender que estoy vivo, que tengo un cuerpo, que funciono. Canto porque es realmente lo que deseo y necesito hacer como pulso vital. Y ese pulso vital tuve la suerte de aprender y de encontrar la forma de que se convierta en todo lo demás. 

Noticias: Vive una etapa transformadora potente y positiva, en lo personal y en lo  artístico. ¿Se sintió amesetado alguna vez?

Pintos: Nunca llegué a sentirlo pero algunas veces me pregunté si estaría cerca de ese momento. 

Noticias: ¿Eran situaciones que coincidían con el éxito o con “remarla”?

Pintos: Era al estar cumpliendo muchos sueños grandes, entonces empezaba a preguntarme si estaba cerca de tener que funcionar por inercia o si mi corazón y mi mente iban a generar nuevos sueños. Me da la sensación de que si querer cumplir tal sueño significaba crecimiento en uno, el hecho de que se cumpla, va a funcionar como la apertura de otro camino a recorrer. En cambio, los sueños que me han tocado cumplir más ligados a la vanidad, de alguna forma, cierran algo. Entonces la pregunta es qué hay después de eso. Por eso yo me siento hoy tan estimulado, porque después de haber cumplido muchos sueños, empiezo a cumplir otros porque los anteriores tenían una raíz de crecimiento. 

Noticias: Viene contando el proceso interno que hizo de ir por una construcción conjunta, tanto en lo familiar como en la creación musical.

Pintos: Sí, esa es la etapa de la vida donde siento haber ingresado, una donde estoy dando mis primeros pasos y adquiriendo mis primeros conocimientos respecto a cómo continuar construyéndome pero no solo basado en mis ideas y mi autorreferencia sino, y sobre todo, en lo que los demás puedan hacerme ver de mí mismo. La construcción de cosas de manera colectiva hoy me estimula mucho, no fue un planteo estratégico ni técnico. 

Noticias: ¿Gradúa la entrega o pone todo de sí?

Pintos: Las graduaciones son puras cuestiones técnicas. Lo que aprendés con el estudio es a qué herramientas utilizar de tu cuerpo respecto a cuáles de ellas están disponibles cada día. Porque no todos los días tenemos la mente, el cuerpo y las emociones en el mismo estado. Soy un hombre atento a eso. Entonces cuando gradúo cada día algo, tiene que ver con cómo estoy ese día para cantar y no con la entrega, esa graduación la hago para poder seguir entregando lo mismo pero con lo que tengo a disposición en mi propio cuerpo.

Noticias: ¿Es un aprendizaje de domarse a sí mismo, un ejercicio de autocontrol?

Pintos: Más que de autocontrol es de cuidar los desbordes. Porque es como un parque de diversiones, tenés una entrada y podés salir corriendo a recorrer todos los juegos y veinte minutos después estar fulminando, o podés estar todo el día recorriendo. Pero eso muchas veces no es una decisión de lo que uno quiere sino de lo que uno puede. Por ejemplo, el tema que yo tenía que abordar era mi ansiedad. Yo soy un hombre muy ansioso, entonces si lograba bajarle el volúmen a mi ansiedad en los momentos clave, como es un concierto, sabía que iba a disfrutar mucho más, y empecé a hacerlo todo el tiempo posible. 

Noticias: ¿Cómo es eso de que ha llegado a componer temas en medio de un concierto?

Pintos: Eso tiene que ver con lo indómito que es para mí escribir canciones. Yo no elijo el momento, me gustaría, pero no lo elijo. 

Noticias: ¿Cómo viene esa inspiración suya?

Pintos: A mí me gusta llamarlo “pulsos emocionales”, es decir, son ciertas cosas que pasan un tiempo procesándose en mi interior y llega un momento inexplicable en el que siento que estoy listo para hablar de eso. Es algo que surge, es una certeza. Pero es una parte del proceso, no me da la facultad de sentarme a escribir. La elección de las palabras, el orden, la musicalidad de esas palabras también va a venir solo, va a ser un brote emocional. Es como cuando vos sentís que venís muy cargado y te vendría muy bien llorar, pero no sabés cuándo vas a llorar. 

Noticias: Es algo orgánico, que lo atraviesa.

Pintos: Es también un acto de fe, te tengo que decir, porque hay etapas en las que vos te preguntás si todo eso que ha funcionado y sucedido tantas veces va a volver a suceder, ¿viste? Y ahí es donde vos tenés que decir: “Y, mientras yo sea un ser humano que experimenta cosas y que esas cosas me afecten, sí”. O sea que si el día de mañana pasa un tiempo determinado y yo advierto que no me está sucediendo, voy a tener que revisar una cosa personal, más que artística y musical.

Noticias: Retroalimentar a su artista con su persona y a la inversa, lo modifica todo. 

Pintos: Existe una cosa en la música de pretender que alguien entiende cómo funciona. Hace poco un amigo me decía que ahora es muy sencillo porque te pueden explicar cómo funciona el algoritmo. El algoritmo digital que hace que tal música se reproduzca en tantos lugares sí, pero la música no se puede explicar. 

Noticias: En “El amor en mi vida”, sumó a varios artistas de otros países. Eso le abre la posibilidad de ampliar fronteras, ¿cierto?

Pintos: Lo es, pero no lo considero de esa forma, no es algo de lo que me sirva previamente para decidir compartir mi música con alguien, nunca elijo los artistas con los que voy a cantar por la cantidad de seguidores que tienen en IG (risas).

Noticias: Mucho está funcionando así hoy, ¿correrse de eso, es una marca personal?

Pintos: No, me gusta desmitificar. No es cierto que yo me corra de eso porque eso querría decir que es una cuestión filosófica. No es de renegado, no es “yo voy por otro camino”, es que no me interesa que sea así. Pero no considero que esté mal a quienes sí les interese. Porque cada quien elige una forma determinada de hacer las cosas y no se convierten en mejores o peores maneras o más o menos loables, es lo que cada uno necesita. Lo más importante para mí es la experiencia de lo que hago entonces puedo considerar un montón de cosas, del mercado, de las redes, del marketing, de la prensa, pero lo que no voy a poner en discusión es lo que yo quiero experimentar cuando haga todo eso. Cuando encaro algo, no me preocupa el tiempo que me va a llevar, ni el físico ni el mental, ni la cantidad de energía o de dinero que tenga que invertir. Me importa lo que quiero hacer pero sobre todo me importa cómo quiero hacerlo porque al final de eso, si tengo un montón de frutos en las manos, buenísimo; pero si no tengo ninguno, tengo que tener la satisfacción de haber disfrutado del recorrido. Y los frutos los encontraré en árboles de otro camino.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios