Lunes 27 de septiembre, 2021

PERSONAJES | 25-05-2021 13:33

César Bordón: “No la pegué, me tocó y lo ejercí”

El actor que se luce en “Luis Miguel, la serie”, como representante del ídolo, repasa sus carrera y cómo llegó a vivir de la actuación.

“¿Y cómo estás vos ahí?”. Cuando no era el manager de Luis Miguel sino el papá de Lali Espósito, en “Casi ángeles”, una chica del barrio, sorprendidísima porque el vecino estaba en la tele y en ese programa exitoso, no pudo evitar un súbito interés. “¿Y cómo se hace para entrar?”, insistió. “No sé. Soy actor”, respondió César Bordón.  

Suele pasar. La fama en su espuma arrastra de todo: algo de azar, por supuesto; envidia, seguro; fugacidad, siempre; y por qué no, también, justicia o como se llame al reconocimiento popular a años de camino y mucho esfuerzo. Ahora Bordón vive uno de esos momentos. El personaje de Hugo López, el representante argentino del cantante mexicano que interpreta en “Luis Miguel, la serie” (Netflix), provocó un impacto enorme que trascendió a los seguidores de la biopic.  

Sin embargo, la carrera de Bordón tuvo un hito clave mucho antes que esta superproducción televisiva: la recordada (por teatreros) “No me dejes así”, de Enrique Federman, en el teatro El Piccolino, en 2005. Por esa obra del off, ganó premios y un prestigio que llamó la atención de los productores. “A partir de ahí, entré de cabeza en el cine. Es un antes y un después en mi carrera. Hasta diría que fue la causa de dejar de hacer teatro”, reconoce. Los trabajos en cine se sucedieron: “El niño de barro”, de Jorge Algora (2007), “La mujer sin cabeza”, de Lucrecia Martel (2008), “Relatos salvajes”, de Damián Szifrón (2014), “El 5 de Talleres”, de Adrián Biniez (2015), “La noche de 12 años”, de Álvaro Brechner (2018), entre otras.

Hay que tener los pies en la tierra, es parte del oficio. No hay que poner expectativa porque a veces las cosas no resultan como parecía. Es parte del camino, no hay que pensar en términos del éxito. Hay mucha gente que no tiene idea qué es ‘No me dejes así’ y a mí me cambió la vida”, dice el hombre que mira toda la escena y habla sin apuro. Su amigo y gran actor, Roberto “el Negro” Vallejos, lo bautizó “gaucho urbano” por su hibridez de porteño campero. 

Noticias: Cuando le ofrecieron el papel de Hugo López, ¿qué pensó?

Bordón: Era tan fastuoso el producto que me daba desconfianza, te soy honesto. No conocía a nadie. “Tú tranquilo”, me decían los mexicanos que me han tratado de lo mejor, son un amor de gente. Luis Miguel es uno de esos ídolos que nos atraviesan a todos, inevitable. A mí me gustó su época de boleros, tengo aún mis CDs de “Romance”. Pero no sabía nada de la vida personal de Luis Miguel. Y de Hugo López, no sabía ni qué existía.

Noticias: ¿Hizo casting?

Bordón: Sí, me pidieron una prueba pero al otro día me confirmaron. Me habían visto en cine. Todo se dio muy rápido, me pidieron que viajara casi de inmediato y fueron seis meses de grabaciones.

Noticias: ¿Se divirtió?

Bordón: Mucho. Hubo tiempo de conocerse, ensayar, charlar cada escena, tuvo tiempos cinematográficos. Me sentí fantástico en México, me sentí como en mi casa y espero poder pasar mucho tiempo ahí.

Casado con Gloria desde hace veinte años y padre de Antonia, de trece, la casa de los Bordón, por ahora, está en Boedo. Pero el hogar de César, donde se crió, es Belgrano —“Cuando era barrio”—. Hijo único de Olga y Julio, creció en casa de los abuelos paternos —“A los que siempre adoré y aún extraño”—: “Soy de clase media baja, mi familia venía del interior del país. Los veranos los pasaba en los pagos de mi madre, en Colón, provincia de Buenos Aires, donde conservo unos pocos tíos y varios primos que quiero mucho. Tuve carencias económicas y culturales pero nunca afectivas. Creo, o me gusta creer, que son las únicas que no se pueden suplir. De grande, se puede estudiar y comprar lo que no se ha tenido de niño, la evolución de la vida con la que estoy en muy buenos lazos hoy en día”, cuenta.

Noticias: ¿Cómo llega a la actuación?

César Bordón: Casi de forma caprichosa. Como solía pasar, a mí también me decían que estudie algo rentable como contador para trabajar en un banco. Pero en ese aspecto, quien me influyó fue mi abuelo. Se llamaba Salvador pero todos le decían “Macho”. Tenía un trabajo muy hostil, pobre viejo. Trabajaba en un stud en San Isidro, era un vareador, cargaba las bolsas de alfalfa, se levantaba a las cinco, volvía al mediodía, se dormía una siesta y a las cuatro de la tarde volvía a irse. Cada vez que lo hacía, lo escuchaba decir “qué desgracia mi vida, otra vez a trabajar”. Ese sufrimiento me hizo sacar una cuenta, muy rápido: 15 años de estudio, 50 de trabajo, ¡esos tienen que ser lo más amables posible!

Noticias: ¿Entonces pensó en el teatro?

Bordón: Jugaba básquet en River, a los 21, llegué a primera. Pero a esa edad, si no das el salto a la profesionalidad, tu carrera se diluye. No era tan alto, nadie me requería, no iba a ningún lado. Me decían por qué no probaba como modelo; también me gustaba la locución. Mis padres no tenían ni idea y yo no sabía por dónde empezar. Hasta que tocaron el timbre

Noticias: ¿Quién?

Bordón: Me gusta contarlo así. Alguien del barrio. “Me dijeron que te gusta el arte, ¿me acompañás a estudiar teatro?”. Y fui. Tomamos clases con Fernando Siro que era muy buen maestro. De ese grupo, él único que continuó la carrera fui yo, me conecté con el oficio y seguí estudiando, con Norman Briski, con “La banda de la risa” donde aprendí clown, canto, baile, bufón, comedia del arte, hice muchas obras, me metí.

Noticias: ¿Qué lugar le da a la suerte?

Bordón: Hay un argentinismo que dice “ojalá tengas suerte”. Hay que tenerla, sí, pero es un 10 por ciento. Hay que tener constancia, estudio, disciplina, cultura, superarse, relacionarse bien, tener talento, muchas cosas que son el 90 por ciento y tuve un poco de cada una.

Noticias: ¿Cuándo empieza a vivir de la actuación?

Bordón: Desde la primera obra que hice a los 21 años, “Proceso interior” (de Rodolfo Ledo), en los primeros ochenta. Recién en 1990 dejé de hacer otros trabajos y desde entonces, vivo de mi trabajo de actor. Claro que ahora mejor que en aquellos años.

Noticias: En paralelo con el teatro, hizo mucha televisión. Según su currículum, el primer trabajo fue en “El infiel” (telenovela con Arnaldo André, 1985) 

Bordón: Sí, mi primer bolo. Iba a los canales al principio. Siempre tenía la misma discusión con la persona de la entrada que me decía que le dejara a él mis fotos y yo que quería entrar para dársela al productor. Hoy conseguís el mail o el whatsapp, es otro mundo. Hice de policía, tenía que llevar preso a Arnaldo André.

Noticias: Hizo mucha comedia, mucho humor: “Brigada cola”, con Guillermo Francella; “El palacio de la risa”, con Antonio Gasalla

Bordón: Fueron unos diez años dedicados a la comedia. En teatro, con “La banda de la risa”, con Claudio Gallardou, y en la tele, esos programas y hasta estuve en el primer año de “Videomatch”. Me encanta el género pero quise tomar distancia porque me llamaban para hacer el cómico de una manera burda, ya no me divertía. Empecé a trabajar en obras en el San Martín y en el Cervantes. Pero hubo momentos aburridos, no siempre la gente va al teatro, tenía un sueldo pero mi trabajo no era distinto al de un bancario

Noticias: El público lo conoce más por roles dramáticos que en comedias o humor

Bordón: Están las dos cosas, un carpintero puede hacer mesas y camas, ambas, si bien es cierto que a algunos les salen mejor las camas que las mesas. Mi formación como clown me es muy útil: la fijación de la mirada, la pausa, algo de humor negro que tengo. 

Noticias: También trabajaste en otra, menos famosa pero excelente, “El 5 de Talleres”, de Adrián Biniez, donde hacías de papá de Esteban Lamothe.

Bordón: Gracias por mencionarla, amo esa película. Tengo en mi casa la camiseta de Talleres, lo bien que nos trataron. 

Noticias: Es antipático decirlo pero, ¿cómo le cae la expresión “la pegaste”?

Bordón: No me gusta, es como lo de la suerte, creer que estabas muerto y de golpe, de la nada te salió algo. Creo que “la pegué” muchas veces porque perseveré, porque me vinculé con cada papel con el mismo profesionalismo, algunos mejor y otros peor. Excede a los actores esas cuestiones. No la pegué. Más bien, me tocó y lo ejercí. Estar en el lugar y en el momento en que te toca estar

Noticias: ¿Llegan muchos proyectos en esta etapa?

Bordón: Ahora estoy por terminar otra serie pero muy diferente, para público juvenil, “Melody, la chica del metro”. Después tengo que filmar dos películas. Es un momento de pensar bien qué quiero hacer.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Leni González

Leni González

Periodista.

Comentarios