Martes 7 de abril, 2020

PERSONAJES | 14-02-2020 17:05

Fernando Dente: “Tener una familia es uno de mis sueños”

Protagonista de “Kinky boots” y referente de grandes musicales. Pasión por lo que hace, secretos develados, sueños y amor.

Acaba de cumplir 30 años y siente que, en los últimos diez, trabajó muchísimo para su crecimiento personal y profesional. En ese tiempo, además de seguir formándose, contó por Instagram que es homosexual y el año pasado reveló que su papá es un cura que daba catequesis a sus tres hermanos mayores. “Con él está todo bien pero prefiero no hablar”, responde cuando se le pregunta si sigue en contacto con su padre biológico. Dice que no está enamorado, que vive solo y que aún no está preparado para hacerse cargo “ni de una planta”. Por el momento, toda su energía está puesta en su trabajo. Protagoniza el musical  “Kinky Boots”, en el Teatro Astral, junto a Martín Bossi. Desde que estrenaron, están primeros en recaudación y público, y Fer Dente cuida ese privilegio que está viviendo. Llega al teatro dos horas antes de empezar cada función, merienda, medita, vocaliza, descansa, busca un rato de soledad pero también sale a los pasillos, para compartir charlas y risas con sus compañeros.


Noticias: ¿Cómo le llegó la propuesta de hacer “Kinky Boots”, musical que estuvo en cartel Broadway durante ocho años?
Fernando Dente: Hace dos años que vengo hablando de este proyecto con Ricky Pashkus, el director de la obra, y terminé de cerrar en junio. Con Martín recién nos encontramos en septiembre, en un viaje que hicimos a Nueva York, y a partir de ese momento tuvimos un vínculo cada vez más fluido hasta que en noviembre empezamos a ensayar ocho horas diarias. Caminar sobre las botas altas fue bastante milagroso porque aprendí con naturalidad. Hice una preparación sobre todo vocal, para tener los temas muy aprendidos y en el cuerpo, a la hora de iniciar los ensayos.


Noticias: ¿Cómo fue la química con Bossi?
Dente: Nos llevamos genial, estamos los dos todo el tiempo en el escenario. Encontré en él un profesional igual a mí. Estamos agradecidos y orgullosos por este suceso, pero no damos nada por sentado: en cada función salimos a darlo todo en cada escena, y a cada momento. Lo estamos disfrutando mucho, y sé que es algo que vamos a recordar el resto de nuestras vidas.


Noticias: ¿Es verdad que tuvo que dejar de lado una gira con Disney cuando aceptó hacer Kinky Boots?
Dente: Sí. Ricky quería hacer este proyecto conmigo y cuando se concretó, se sumó Martín. Yo estaba haciendo la serie “Bia”, en Disney. Se estaba armando una gira internacional y yo no sabía si sumarme o no, porque las fechas coincidían con esta obra. Finalmente todo se acomodó, y en julio decidí quedarme en Buenos Aires y no hacer la gira. "Kinky" merece que le dé el espacio que necesita.

Fernando Dente


Noticias: Ganó un reality en 2007, “High School Musical”, y su vida cambió para siempre. ¿Qué ve cuando mira hacia atrás?
Dente: Si miro para atrás, me doy cuenta de que acabo de cumplir 30 y empecé haciendo “Hairspray” a los 18 años en este mismo teatro. Tuve la suerte de poder estar en grandes musicales. Mi objetivo siempre fue posicionarme en el teatro musical porque me encanta. Hace un par de años que se convirtió en mi lugar de pertenencia.


Noticias: ¿Tiene sueños por cumplir?
Dente: Pero nunca los cuento. Estoy en una etapa nueva de mi vida, viendo dónde quiero poner mi energía en los próximos diez años. Me tomé el verano para decidir. Y me agarra en un momento en el que, además, es la primera vez que hago un personaje de mi edad, que se me ve como un adulto. Todos los personajes que hice iluminaron una parte de mi vida personal. En este caso, Charly está tratando de ver qué hace de su vida. Como yo. Todavía no encontré la manera de que los personajes no me invadan. Creo que el actor no se salva de eso porque pone el cuerpo y los sentimientos y algo de eso queda dando vueltas. Sé que me sigue apasionando lo mismo, y quiero lo que quería. Otras cosas cumplieron su ciclo.


Noticias: De alguna manera, ¿es la crisis de los 30?
Dente: Puede ser. No tengo ni medio mambo con la edad. Pero cuando cumplí 20 años me deprimí muchísimo. En ese momento me di cuenta de que estaba creciendo, que ya no era un chico. Recuerdo que pensé: “ahora soy como todos y tengo que ser bueno de verdad”. Y los diez años siguientes fueron años de mucha formación, de estudiar, de vivir afuera, de tomar clases. Soy muy capricorniano y necesito cosas que me ordenen y objetivos grandes. Lo único que me importaba era ser mejor de lo que era. Fue muy duro, porque el proceso de formación es molesto por momentos: aprender, equivocarse. Sin duda es lo que me permitió estar donde estoy hoy.
Noticias: ¿Cómo es su día a día?
Dente: Duermo 9 horas y media (ríe), desayuno, voy a correr, empecé a jugar al tenis, entreno, voy a mis clases de canto, hago terapia. Y estoy aprendiendo a disfrutar. La obra me demanda mucha energía y no estoy para ponerme a hacer otra cosa. El objetivo es estar bien para la función de la noche y todo lo que no conviva con eso, no va. Leo mucho, me interesa la mente humana, la neurolingüística. Mi mamá leía mucha metafísica y hablábamos bastante sobre eso aunque en ese momento yo no entendía demasiado. Todo lo que leo está relacionado con el trabajo personal, es lo que me obsesiona. Siento que necesito un espacio para articularme y es mi deber conmigo mismo generarlo.


Noticias: El año pasado contó que su papá biológico no era quien creía sino un cura que fue catequista de sus hermanos. Y también contó que es gay. ¿Necesitaba arrancar los 30 despojado de mochilas?
Dente: Ciento por ciento. Era una carga que me molestaba. Hasta que no te liberas de ciertas cosas, no te das cuenta del peso que llevabas. Por eso creo que estoy tan perdido. Y ahora que soy libre, ¿qué tengo que hacer? (ríe). También tiene que ver con seguir reafirmando quién soy. Uno va evolucionando todo el tiempo a lo largo de la vida. Afianzo las cosas que me gustan de mí y las que no, intento cambiarlas. Es importante no mentirme, y eso demanda mucho trabajo de honestidad. A veces es más cómodo no preguntarse tantas cosas y seguir. Y a veces preguntarte tantas cosas te impide disfrutar el momento.


Noticias: ¿Qué cosas cambiaron a partir de ese sinceramiento?
Dente: “Menos mal”, me dije. Tenía miedo de que fuera un tema que me persiguiera de por vida. No tengo la culpa de los datos de color que tiene mi historia. Es algo que pedía a gritos ser tratado por mí. Sé que como historia es espectacular. A mis 17 años supe quién era mi papá. Me lo contó mi mamá (falleció cuando Fer tenía 19 años), cuando se lo pregunté se largó a llorar. Lo sabían algunos de mis amigos pero tampoco todos, porque no era algo tan presente en mi vida. Lo único que me faltaba era decirlo, lo mismo que con mi sexualidad. Pensaba: ¿por qué no lo digo, si no está mal? En el caso de mi identidad fue algo ciento por ciento egoísta, algo que tenía que hacer por mí y para cuidar mi salud mental.


Noticias: ¿Y en el caso de su sexualidad?
Dente: Fue algo que me pregunté mucho. Al contar algo que vivo con tanta naturalidad, sentí que le saqué tabú. Me hizo muy bien decir: yo también soy esto.


Noticias: ¿De qué más deberíamos enterarnos?
Dente: (ríe con ganas) No, ya está. Bueno, no sé. Por ahora estamos bien. Cuando saque la película, ahí comprate el pochoclo.


Noticias: ¿Está en pareja?
Dente: No tengo pareja. Ahora mi libido está puesta en mi trabajo, pero tener una familia es uno de los sueños más grandes de mi vida. Me encantaría ser papá. Sé que mis padres hicieron lo mejor que pudieron, pero como familia no estaba tan bueno. Necesito una revancha. Crecí rodeado de amor aunque había algo del contexto del hogar que estaba roto. Me llevo 10, 11 y 13 años con mis hermanos. Siempre me dijeron que llegué de sorpresa y no fue tan así (ríe). Ahora cierra todo. Por eso también me gustaría tener mi propia familia y ser papá. Pero eso será en la crisis de los 40. Estoy seguro de que quiero ser papá, aunque ni idea de cómo. Falta darme más bola a mí antes de poder empezar a cuidar a otro. Por el momento no puedo cuidar ni una planta. Varias veces estuve a punto de tener un perro o un gato pero no, porque no hay manera de que pueda sostener ese compromiso.

Galería de imágenes

En esta Nota

Liliana Podestá

Liliana Podestá

Periodista.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario