PERSONAJES | 31-01-2020 16:08

Sebastián Blutrach: “El teatro me atravesó siempre”

Empresario y productor teatral. Flamante asesor del Cervantes. Décima temporada de “Toc Toc” y estreno en Israel.

Cuando cumplió cincuenta sintió que había hecho un recorrido interesante y consistente, que ya tenía un bagaje y que estaba un poco más sabio. “No perdí el tiempo. Mi vida ha sido muy intensa y cuando uno vive intensamente no tiene nada que reprocharse ni ningún pendiente”, cuenta Sebastián Blutrach durante la charla con NOTICIAS.

Prestigioso empresario teatral - dueño del teatro El Picadero y productor de “Toc Toc”, entre muchas obras importantes- presidente de AADET (Asociación Argentina de Empresarios Teatrales) y flamante Asesor de contenidos, programación y producción artística del Teatro Cervantes. Blutrach es, ante todo, un ferviente emprendedor. Este mes estrenó “Paraanormales” en el Multiteatro, el 3 de Febrero estrena “Toc Toc” en Israel y tiene varias obras en cartel o por estrenar en España y en Buenos Aires. 

Herencia de familia. Su madre, Ana Jelín, es una importante productora teatral, radicada en España hace más de tres décadas; su padre, Jorge, fue empresario y productor de teatro y su abuelo, un hombre de acción. Su hermana Mariana es bailarina y coreógrafa y su otra hermana, Carolina, es bailarina y doctora en historia. 

Blutrach, además, integró la Selección Juvenil de Voley y estudió terapia física y osteopatía. Curiosidad, diversidad y sensibilidad, características que lo constituyen y que, probablemente, haya transmitido a sus hijos María (20) y Camilo (18).

Noticias: Su madre dice que usted es un ser muy especial. ¿Qué querrá decir?

Sebastián Blutrach: Creo que se refiere a la diversidad de cosas que hice y a cierta sensibilidad que tengo. También al hecho de hacerme de cero en Argentina después de vivir diez años en España. Y a poder cumplir mi deseo, sin traicionarme en las negociaciones, con respeto por lo que me gusta.

Noticias: ¿Y usted cómo se ve?

Blutrach: Soy un hacedor, un emprendedor. Me viene de familia. Mi papá fue empresario textil en Villa Lynch y después fue productor teatral; y mi abuelo paterno armó las primeras cooperativas, fue fundador del Partido Comunista y de los Judíos Progresistas en San Martín; y mi mamá estudió economía y ciencias políticas y después fue productora. De ella aprendí todo lo relativo al teatro.

Noticias: ¿Qué significa ser judío para usted?

Blutrach: Soy judío por mi familia, pero nunca viví la religión como un lugar de pertenencia. Sólo me importan las tradiciones, los encuentros familiares por las fiestas judías, las comidas. No me interesan las estructuras cerradas que no sean transversales.

Noticias: ¿Tiene militancia política?

Blutrach: Tengo un compromiso con este gobierno y lo tuve con los de Cristina y Néstor. Pero nunca militancia o afiliación política. 

Noticias: ¿Qué implica personal y profesionalmente que  lo nombraran Asesor de contenidos, programación y producción artística ?

Blutrach: Un orgullo por la confianza de Tristán Bauer (Ministro de Cultura) hacia mí para poder encarar este trabajo junto con Rubén D’Audia. Es también un gran desafío, un gran compromiso y una gran responsabilidad. He trabajado mucho en el teatro independiente y en el comercial y el teatro público era un desafío pendiente. Tengo vocación de servicio, la ejerzo desde AADET, donde trabajamos mucho por la actividad teatral; la tuve cuando fui director de artes escénicas en el Fondo Nacional de las Artes; y la tendría en otro espacio para mejorar y hacer crecer la cultura.  

Noticias: ¿No lo amedrenta la función pública?

Blutrach: Al contrario, estoy en un momento de madurez donde puedo devolver. Además, no me gusta quedarme en los lugares donde ya construí, me aburro y busco nuevos desafíos.

Noticias: ¿Qué desafíos concretos implica el Cervantes?

Blutrach: Que el teatro vuelva a funcionar, recomponer las relaciones entre todos los trabajadores, recuperar la mística. Es imposible traspasar el escenario si no hay un buen ámbito de trabajo y si no se hace teatro con humor. Y cumplir con todas las metas que nos propongamos.

Noticias: ¿Y en cuanto a la programación?

Blutrach: Primero cumplir con el calendario de programación dejado por Tantanián (Alejandro, ex director del Cervantes). Después, este es el único teatro nacional argentino y tenemos la misión de federalizar y de llevar contenido a las provincias y que las provincias, a su vez, puedan producir con el apoyo del Cervantes o en sinergia con las secretarías de culturas. Encarar grandes títulos, darles lugar a los nuevos creadores y hacer que sea atractivo para la gente y que haya una gran circulación de público y de nuevas audiencias.

Noticias: ¿Cómo piensa lidiar con los conflictos gremiales?

Blutrach: Muchos de los conflictos internos vienen de hace muchísimos años. Hay que escuchar, estudiar todas situaciones, los conflictos, los petitorios y tratar de buscar soluciones, alternativas. Y si consideramos que los pedidos son injustos argumentar y explicar por qué no son viables.

Noticias: ¿Y cómo piensan cumplir con el Masterplan diseñado para recuperar el edificio del Cervantes?

Blutrach: Se hizo la fachada, que quedó hermosa y adentro hay mucho por realizar. Pero en este estado de la Argentina, un país prácticamente quebrado, estamos analizando con Rubén trabajar sobre problemas urgentes y que el teatro se mantenga en refacción permanente sin interrumpir su actividad. Tener en cuenta la seguridad de los trabajadores y la buena funcionabilidad del edificio. Pensar en una movida económica muy fuerte en este momento, por como están las cuentas del estado, es imposible.

Noticias: ¿Por qué el teatro en general lo cautiva tanto?

Blutrach: El teatro me atravesó siempre. Empecé a los 19 años con mi madre en España. Me apasiona. Es super creativo, muy enriquecedor, me permite interactuar con gente distinta. El compromiso con la búsqueda artística, la manera de involucrarte es totalmente distinta a la que podés tener con otra actividad. 

Noticias: ¿Pensó en actuar o dirigir?

Blutrach: Me da mucho pudor la actuación. Sí hice iluminación. Respeto mucho todos los rubros y necesitaría prepararme para poder hacerlo, pero no diría que no algún día a la dirección. 

Noticias: ¿Cómo es su manera de producir? ¿Cómo elige el material?

Blutrach: Siempre estoy buscando material. Primero tiene que gustarme. No hay certezas en teatro, nada garantiza el éxito o el fracaso, entonces mejor producir sobre mis gustos y ser fiel a mí mismo. No hay nada peor que fracasar con algo que ni siquiera es propio. En el teatro comercial hay que hacer ciertas concesiones para poder llegar a mayor cantidad de gente. El gran desafío es que esas concesiones no desvirtúen lo artístico y uno se sienta orgulloso de lo que está exhibiendo. 

Noticias: Cuando leyó “Toc Toc” le pareció interesante, pero no lo enamoró. Sin embargo, va por la décima temporada.

Blutrach: Leer y entender comedia no es mi fuerte. Es un género muy difícil de ser visualizado en el papel. Yo me inclino más por la comedia dramática o el drama. Toc Toc fue un éxito en varios lugares, pero en ninguno como en Buenos Aires. Son casi dos millones de espectadores contra 300 mil en Francia, que fue donde se estrenó. El público se identifica mucho con los personajes, con las patologías y la obra da un mensaje de reparación, de que si dejamos de mirarnos tanto a nosotros mismos por ahí está la solución, y el humor está en el punto justo.  Además, cuando estrenamos, con Lía Jelín, la directora, armamos un equipo de actores muy compacto con Mauricio Dayub a la cabeza. 

Noticias: ¿Cómo llegan a Israel?

Blutrach: Somos tres partes iguales: una israelí – un grupo en el que está Yair Dori- otra mexicana - Morris Gilbert- y la argentina - Bruno Pedemonti y yo- Nosotros tres ya somos socios en la versión de Buenos Aires. Morris hizo el primer contacto, pidió los derechos para Israel y me dijo si quería participar y por supuesto le dije que sí. Primero la fogueamos por fuera de Tel Aviv y después estrenamos allí. El elenco es israelí. Disfruto mucho de encarar proyectos en otros países. 

Noticias: También tiene producciones en España.

Blutrach: Sí, con mi madre compartimos una empresa-Producciones Teatrales Contemporáneas - y varias producciones. “Copenhague” y “Los hijos” en cartel;  vamos a hacer “Entre ella y yo” y “Los Monstruos” con elencos locales; y “La máquina de Turing” con Tolcachir en septiembre; y estamos armando una obra con Veronese. 

Noticias: ¿Cómo es su trabajo en Buenos Aires?

Blutrach: El Picadero es una sala de teatro, un restaurante y, además, un centro de producción, que me permite planificar mis producciones. Y también es una mochila por lo que cuesta sostener un teatro en estos momentos en Buenos Aires, donde no hay una lógica económica.

Noticias: ¿Y cómo hace para sostenerlo y, además, producir obras en este contexto económico?

Blutrach: Carlitos Rottemberg dice que “El Picadero es la prepotencia de trabajo de Blutrach”. Produzco y trabajo mucho. En cualquier otro país eso se  vería reflejado con enriquecimiento o con reservas para los malos momentos, y aquí sólo dejamos la cabeza asomada un poquito arriba de la mierda. Nada más.

Noticias: ¿Qué obras interesantes tiene programadas?

Blutrach: Tengo por lo menos tres obras fuertes. Paraanormales - de Matías del Federico y Daniel Veronese- que habla sobre la discriminación y una clase media berreta con un discurso falsamente progresista e integrador. La segunda obra es Jauría, teatro documental basado en un caso real sucedido en España. Una violación de una chica por cinco tipos, conocido como “la manada”. El juez dictaminó abuso porque no se ejerció la violencia suficiente, según su argumento, y después la Corte Suprema terminó condenándolos por violación. Va a fines de marzo en El Picadero, con dirección de Nelson Valente y Vanesa González como protagonista. La tercera es  “La máquina de Turing” y estrena en julio. Turing fue un matemático que descubrió los códigos de ataque de los nazis, fundamental para que los aliados ganaran la segunda guerra, y fue condenado por perversión por ser homosexual. Terminó suicidándose con una manzana envenenada y Steve Jobs le hizo un homenaje con Apple. Porque, además, había creado su propia máquina mucho antes de que aparecieran las computadoras. El cuento terminó en 2013 cuando la Reina de Inglaterra le perdonó la condena post mortem. Las tres obras me gustan mucho.

Galería de imágenes

En esta Nota

Cecilia Escola

Cecilia Escola

Periodista.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario