Martes 11 de agosto, 2020

PERSONAJES | 31-01-2020 15:23

Felipe Pigna: “Hay que hablar de género en el aula”

El historiador viajó a Pinamar a presentar “Los cuentos del abuelo José”. Vuelta de los próceres a los billetes y lenguaje inclusivo.

Alberto Fernández mira a los ojos a San Martín. Están a un metro de distancia uno del otro, en el despacho del Presidente en la Casa Rosada. A pesar de que en la siempre ajetreada oficina hay una decena de personas que se mueven, hacen fotos y graban el encuentro, durante más de treinta segundos todos se van a callar. Nadie quiere romper el momento: en el antepenúltimo día de 2019, 19 jornadas después de su asunción, al mandatario se le cae una lágrima. Unos segundos después, con la voz entrecortada, Fernández irrumpe el silencio y le dice al autor del cuadro, Ramiro Ghigliazza, que el trabajo es “hermoso”. Felipe Pigna, invitado al encuentro por el artista, quien se basó en sus trabajos para reconstruir al prócer, sigue la situación a pasos de los dos hombres que se mezclan en un sentido abrazo. “Es que es un cuadro tremendamente impactante, que te interpela, porque te está mirando San Martín. Fue un momento muy emotivo”, dice el historiador. Algo le habrá provocado la pintura, que lleva tallado el lema sanmartiniano de “divididos seremos esclavos”, a Fernández: dicen que desde entonces el líder del Ejecutivo les muestra el cuadro a todos los que pisan su despacho.  


Noticias: Después de esa reunión, ¿cuál es la relación de Fernández con la historia?
Felipe Pigna: Él lo dijo, quiere que vuelvan los próceres a los billetes. Eso es una una resignificación a la historia. Él es un tipo muy amplio: habló de Alberdi, de Sarmiento, de rescatar a Belgrano, a San Martín, a los clásicos, con todas las críticas que se le pueda hacer. La estupidez es no poder rescatar a un personaje sin criticarle algo. Entonces, si te quedás con el gorilismo de Borges y no lo leés, sos un tarado, lo mismo al revés, los gorilas que no leen a Marechal.


Noticias: Es interesante el rescate del Presidente de Sarmiento, una figura que siempre generó escozor en el campo nacional y popular.
Pigna: Hay que terminar en Argentina con lo de actuar según lo que te van a decir o cómo te van a criticar. Uno tiene que hacer lo que tiene que hacer, lo que cree que es correcto, mantener sus ideales.


Noticias: A veces parecería que Fernández no se termina de definir ideológicamente, con esta idea de “es con todos”, hasta con “todos” los próceres.
Pigna: Para mí es un peronista con un sesgo progresista.


Noticias: Pero tiene recursos novedosos, como rescatar a Sarmiento, o a Alfonsín, del que habló mucho en su asunción.
Pigna: Creo que una parte del peronismo ha asumido a Alfonsín como una parte del campo nacional y popular. Habiéndolo criticado mucho en su momento, creo que en buena hora se rescata la tan interesante figura de él, una persona con la que traté. Me contó Ricardo, su hijo, que cuando su padre murió estaba leyendo mi libro “Los mitos de la historia argentina 3”.


Noticias: Y ahora el Gobierno quiere volver a poner a figuras históricas en los billetes.
Pigna: Está muy bien que volvamos a tener el homenaje a gente tan importante en el país.


Noticias: ¿A qué figura sumaría a los nuevos billetes?
Pigna: A Carlos Gardel le sobran méritos, es una de las personas más representativas del Rio de la Plata en todo el mundo.


Noticias: Le gustaría sumar artistas.
Pigna: Me encantaría, hay muchos países que tienen artistas en sus billetes, Frida Kahlo en México por ejemplo. Acá me encantaría sumar a Mercedes Sosa, Yupanqui, o a Leloir. También estaría bueno tener la diversidad interesante que había en los billetes anteriores: gente más del palo conservador, como un Roca o del palo popular como Evita, tenías a un Sarmiento y también a un Belgrano.


Noticias: No había grieta en esos billetes, dice.
Pigna: Ojalá no haya más grieta, más allá de los billetes. Es un imperativo del momento. Creo que la grieta no existe como tal, es un elemento de propaganda, muy fascista, parte de la base de que dos personas no pueden pensar distinto, que si hay dos personas pensando distinto hay un abismo en el medio. Se nos hizo carne, fue un concepto bien manipulado, para hacernos creer que era una parte de nuestra idiosincrasia, lo que no quiere decir que no hayamos tenido diferencias en nuestra historia. Tuvimos diferencias muy grandes, pero también la historia nos enseña ejemplos muy grandes y hermosos de ruptura de la grieta por personajes muy importantes de nuestra historia, como cuando Alberdi le ofreció ser su abogado a Rosas, con quien había sido un gran enemigo.  


Noticias: ¿Se puede cerrar la grieta?
Pigna: Sí, creo que se puede cerrar la grieta. Tenemos que estar dispuestos a dialogar, a escuchar a la otra parte. Lo que peor ocurre en estos casos es la absolutización: decir y pensar que todos los K son de una manera y los del PRO de tal manera.


Noticias: ¿Qué lugar le quedará en la historia al gobierno que se fue?
Pigna: El peor, probablemente el peor gobierno de la historia argentina, sacando las dictaduras. Fue un gobierno de lo más berreta, de muy baja calidad, con un gabinete de cuarta, personajes interesados en sus negocios o en sus intereses y con un nivel intelectual mínimo, básico. Empezando por el ex presidente, que es una persona muy básica, que no podía elaborar un discurso, que invitaba a los demás al sacrificio menos a él.

Felipe Pigna - Alberto


Costa. Pasó casi un mes de la reu-nión en la Casa Rosada, pero Pigna sigue cerca del Libertador. Esta vez el historiador viajó hasta Pinamar para presentar su último libro, “Los cuentos del abuelo José” –“una ficcionalización de San Martín, imaginándome las charlas del abuelo con sus nietas”–, a sala llena en el Teatro de la Torre. Antes, recibió a NOTICIAS en “La vieja hostería”, donde el profesor contó que está trabajando en un libro sobre Gardel y que una de sus grandes preocupaciones para este año es sacar al aula de su “crisis”, tema que le trasladó al ministro de Educación, Nicolás Trotta, cuando lo vio a mediados de diciembre. Esa cartera está organizando una serie de “conferencias móviles” de intelectuales a lo largo del país, en la que participará, entre otros, Pigna.


Pigna: Me pareció un momento interesante para ir a plantear algunas ideas sobre la crisis del aula, qué se puede hacer, qué respuestas proactivas en cuanto al uso de lo digital se puede tener. Hay que hacer todo lo que se pueda para que los chicos tengan las herramientas que fueron destruidas en estos cuatro años, como el plan Conectar y el uso de las notebooks.


Noticias: ¿Hay que modernizar el aula?
Pigna: Sí, hay que aggiornar el aula que está en crisis. Mucha gente que habla de educación nunca pisó un aula y tiene un concepto viejísimo de lo que es la dialéctica de la educación. Hoy, el protagonismo es compartido, el protagonista es el educando, no el educador. El educador es una parte importante, pero a quien deben ir dirigidas las políticas y el fenómeno educativo es al alumno, que en general no es tenido en cuenta ni consultado. Se lo sigue tratando como al “niño” de Piaget, concepto que hoy está muerto. Hoy hay otro paradigma: los chicos tienen otra capacidad de compresión, no tienen los preconceptos que tienen los adultos. Por ejemplo, el tema del género está presente de manera muy natural. Hay que empezar a hablar de género en el aula, y no en los términos de los 70 o de los 90, esto cambia por año, es otro mundo. La llamada marea feminista, bienvenida sea, hace que se les quemen los papeles a muchos, que no saben cómo encarar el tema, y se burlan del lenguaje inclusivo, al que hay que tomar en serio. No es un chiste, y vino para quedarse.


Noticias: ¿Usa el lenguaje inclusivo?
Pigna: Sí, lo uso, y me gusta usarlo con los chicos, con las chicas. Me parece extraordinario que defiendan esas ideas, que estén atentos a que esos derechos no se vulneren. El lenguaje inclusivo tiene una lógica de por qué, si estás hablando de un colectivo tenés que hacerlo únicamente en masculino. ¿Por qué son doctores, abogados, o profesores, si hay otros géneros ahí adentro?


Noticias: ¿Usaría lenguaje inclusivo en uno de sus libros?
Pigna:  Puede ser, es raro todavía, pero es parte de un proceso muy interesante y estamos invitados, sin ninguna coerción. Sería poco efectivo que uno lo haga por obligación o porque es políticamente correcto. En este sentido mi hija, que tiene 10 años y es muy feminista, me ha ayudado mucho. Tengo charlas alucinantes con ella y sus amigos. El lenguaje inclusivo todavía no me sale natural, porque me estoy deconstruyendo como mucha gente después de tantos años de formación patriarcal. Pero hago el esfuerzo, estoy atento a usarlo.

 

Juan Luis González (Desde Pinamar)

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios