Martes 5 de julio, 2022

PERSONAJES | 26-05-2022 14:30

Gustavo Cadile: "Mi gusto por las telas y las texturas viene en mi sangre"

Habitué de la red carpet y figura de la nueva alta costura, saltó de Junín al mundo de las celebridades a puro color y diseño.

Tranquilo, de modos amables y elegantes, Gustavo Cadile soñaba con la moda desde su Junín natal, cuando devoraba las revistas de moda que traía una amiga de su mamá de Europa o cuando Paula, su vecina, le mostraba las fotos de los lujosos trajes de Christian Dior que lucía Eva Duarte. Con la genética adquirida de un bisabuelo italiano, que fue un empresario textil con un don y sensibilidad exquisita para distinguir las texturas y las telas, fue su constancia y su garra, las que llevaron su mundo de creatividad y elegancia a otras tierras. “Fue de esa sangre milanesa que adquirí un buen ojo para detectar la calidad de las buenas telas”, asegura. Estudió en Buenos Aires con Manuel Lamarca y en el Instituto de Diseño de Miami. Trabajo para grandes almacenes de la talla de Neiman Marcus y Bergdorf, y etiquetas como las de Perry Ellis y Oleg Casinni, hasta que a pura réplica del tan destacado “sueño americano”, lanzó su propia etiqueta de alta costura con una paleta colorida que se transformó en su marca registrada. Radicado en Nueva York, y con una pata en Miami y otra, inevitablemente en su Argentina, el estilista seduce a las celebrities con modelos que enmarcan las tapas de revistas y que brillaron en las alfombras rojas de los Emmy, los Golden Globe y los Oscar. El repertorio de vestidos con etiqueta Cadile, dueño de ese estilo extemporáneo que refleja el glamour europeo con la sensibilidad argentina, cosecha entre sus siluetas las de Susana Giménez, Cristina Pérez, Taina Lauro en nuestro país, así como las internacionales de Catherine Zeta-Jones, Eva Longoria, Anjelica Hustonl, Gloria Estefan, Reese Witherspoon, January Jones, Sofia Vergara y Michelle Joy. 

Noticias: ¿Cómo fueron sus primeros pasos en la moda? ¿De dónde viene su gen de diseñador?
Gustavo Cadile:
En Junín, con mi abuela que se sentaba a mi lado con un block de hojas y lápices para que yo dibujara. Mi gen de diseñador viene de mi bisabuelo materno, Enrico Dell ‘Acqua, pionero de la industria algodonera textil de Milán, que vivía entre Milán y Buenos Aires, llegó a tener más de 200 casas matrices algodoneras en Sudamérica. Fue un personaje importante, el que fue presidente de Italia, Luigi Eunadi escribió un libro sobre él llamado “Un Príncipe mercante”. Un orgullo. Creo que mi gusto por las telas y las texturas viene en mi sangre. 

Noticias: ¿Es cierto que Evita fue parte de su inspiración?
Cadile: No ella directamente, sino un vestido de Christian Dior que llevó en una gala.
Una vecina de Junín, me mostró una foto donde Evita llevaba un vestido que me encandiló. Era un vestido de fiesta dorado con un bustier de lamé trabajado con cinturón, y con la falda plisada en degradé. Una locura. Yo era chiquito, pero ver esa obra de arte fue mi mayor inspiración. 

Noticias: ¿Quiénes o quién lo inspira ahora? 
Cadile: Me inspira todo lo que me rodea.
A veces veo una forma en algo que otro no percibe y lo llevo a una inspiración para un vestido. Mi inspiración siempre nace en las divas de Hollywood de esa era, de los cincuenta. Pero hoy en día, me gusta modernizar esa silueta con algo más actual, más pop. 

Noticias: ¿Por qué decidió irse a Miami? 
Cadile:
Fue una decisión fugaz. En realidad, quería que fuera el escalón para aterrizar en Europa. Fue difícil llegar solo sin conocer nada ni hablar el idioma, pero nunca me di por vencido, elegí Miami porque mucha gente hablaba español y podían traducirme en los trabajos o la escuela de modas cuando no entendía algo.

Noticias: ¿Le costó más por ser extranjero y latino? 
Cadile:
 Sí. En 2007, cuando lancé mi marca por primera vez, las tiendas me miraban raro, porque yo usaba mucho color, y a ellos les parecía demasiado festivo y “latino”. Tardé casi 8 años para entrar en las principales tiendas, y fue porque a las mujeres de Texas y del sur de la Florida les encantaba lo colorido.

Noticias: Tiene una anécdota sobre sus inicios muy al estilo “El Diablo viste a la moda”. 
Cadile:
Cuando llegué a Miami en los 90 no tenía plata ni hablaba inglés. Conseguí trabajo en un restaurante, una modelo que trabajaba como camarera que sabía que yo quería ser diseñador, me dijo que fuera a trabajar a Bal Harbour, donde están las mejores tiendas. Me enamoré de ese lugar, y finalmente conseguí un puesto en un área donde recibíamos todas las cajas que llegaban de Europa con las colecciones de moda. Pero al mediodía me iba a la tienda de Neiman Marcus donde estaba la alta costura y miraba todo. La manager era una mujer francesa bravísima. Un día me descubrió mirando las colecciones y me preguntó porqué estaba ahí. Le dije que quería ser diseñador y aprender todo de alta costura. Ella me empezó a hacer un cuestionario sobre las telas de los vestidos y se fue. Al día siguiente mi jefe me dijo que ya no trabajaba más con él y pensé que me habían echado. Pero no. La francesa me había pedido para trabajar con ella, para que la ayudase con los desfiles y con las mejores clientas. Atendí a mujeres que gastaban 300.000 dólares en una compra y aprendí todo de los gustos de la alta costura. Un día ella me llevó con mis dibujos al Instituto de Diseño en Miami, donde me becaron. 

Noticias: En el mundo de la moda, ¿existe la suerte?
Cadile: Más que suerte, creo que todo llega a su debido momento, y cada uno tiene que crear su propia realidad.
Costó demasiado tiempo verlo así, pero ahora es la manera en que lo trabajo.

Noticias: Dijo que en las grandes tiendas y en su paso por las marcas aprendió lo que les gusta a las mujeres. ¿Qué les gusta? 
Cadile: Aprendí que la mujer se quiere ver elegante, juvenil y lo suficientemente sexy para ser elogiada y no criticada. ¡Un mix complicado!
Trabajo con mujeres desde los veinte hasta sus abuelas de setenta, en cada una se aprende algo diferente. Siempre lo tradicional y elegante, gana.

Noticias: Se convirtió en un diseñador de celebridades. ¿Cuál fue la primera que vistió y cuál la que más le sorprendió?
Cadile: La primera celebrity que vestí fue Susana Giménez en 1998.
Ella estaba grabando sus programas en Miami y un amigo me convenció para que fuera a mostrarle lo que hacía. Me fui hasta su hotel, me acerqué y le di los vestidos a Miguel Romano, que me llevó al camarín de Susana. Ella los vio y me dijo que le encantaba uno negro de corte sirena con piedras en el corsé y me pidió que se lo llevara al día siguiente. La vestí a ella y a Mecha varias veces. Siempre le queda todo perfecto. La que más me sorprendió fue Catherine Zeta Jones, porque fue un desafío. Un día me llamó su asistente y me dijo que Catherine había visto a Eva Longoria con un vestido mío y quería que la vistiera. Le diseñé un vestido color púrpura para una gala en Nueva York solo con sus medidas. Ella llegaba desde Bermudas directo a ponerse el vestido e ir la gala sin ninguna prueba. Le quedó perfecto. La volví a vestir muchas veces; para la tapa de la revista Elle cuando la nombró Mujer del Año y para el opening de su musical de Broadway.

Noticias: ¿La más desafiante?
Cadile: Reese Witherspoon
, eligió mi vestido para usar en un comercial de una famosa crema.

Noticias: ¿A qué personalidad que no ha usado sus diseños le gustaría vestir?
Cadile: Angelina Jolie. Estuve a punto de hacerlo. Tenía una premiere en París, eligió mi vestido y le quedó perfecto. Cuando llegó a Europa, se lo probó, pero era muy escotada la espalda. Salieron a buscar un sujetador, pero no lo encontraron.  Ese es mi sueño pendiente. 

Noticias: ¿Cuál sería su firma registrada?
Cadile:
El azul royal está en cada colección, lo llamo Cadile Blue.

Noticias: ¿Sigue con su pasión “latina” por los colores?
Cadile:
Me encanta el color, sobre todo los colores satinados, porque siempre quedan bien, y te hacen brillar, solo hay que saber combinarlos con los accesorios. Ahora en esta colección incorporé el negro, que es sobrio y clásico. 

Noticias: ¿Algún pendiente?
Cadile: Lo mío son las bodas y las fiestas, pero me encantaría hacer un pret a porter
diferente y cápsulas de sastrería que es algo en lo que estoy trabajando ahora.

Noticias: ¿Cómo imagina el futuro de la moda? ¿Y el suyo?
Cadile:
Cada uno se crea su propia realidad. La mía fue que a partir de la pandemia la mayoría de mis clientas migraron de New York a Miami, y entonces se me ocurrió abrir un showroom allí. Hago una temporada en New York, otra en Miami y también vengo a la Argentina por pedidos. Me tomo la vida tranquila, haciendo lo que me gusta. Sé que a mi edad no voy a ser Alexander McQueen, pero sigo la moda de lo que me hace feliz. El futuro está en cada uno en lo que cada diseñador o marca quiere conseguir. Aún con los altibajos de esta profesión, lo más importante es sin intentar competir, hacer con pasión lo que uno ama. l 
 

Galería de imágenes

En esta Nota

Gabriela Picasso

Gabriela Picasso

Comentarios