Martes 22 de junio, 2021

PERSONAJES | 16-03-2021 14:35

Laura Novoa: “Me incomoda la exposición”

Terminó de rodar una película y prepara otros proyectos artísticos. La vuelta a la actuación, el coaching y los desafíos.

Creció en una casa por la cual iban y venían muchos artistas, y era habitual que acompañase a su papá al teatro, a grabaciones y filmaciones. Quizá fue entonces, entre bambalinas, que Laura Novoa pensó que ese podría ser un camino posible y feliz en su vida. Decidió formarse y a los 17 años dio sus primeros pasos en televisión con los unitarios del viejo Canal 7, “De fulanas y menganas” y “Hombres de ley”, hasta que le llegó el protagónico con la tira “Socorro 5º año”, en el Canal 9 de Alejandro Romay. Después viajó a Francia y en ese tiempo se abrió otro abanico laboral, el del coaching, que ejerció tímidamente a lo largo de los años. En medio de la pandemia por el coronavirus, esa posibilidad se intensificó. “Primero coacheé actores y después fueron llegando otras personas: un médico, una psicóloga que necesitaba dar una clase en la facultad y no se animaba, y hasta una abuela que quería organizarle el cumpleaños a la nieta, en cuarentena”, relata esta actriz de amplia paleta de colores, vibraciones y emociones que puede lucirse haciendo un clásico en teatro y también una telenovela a la hora de la siesta. En el último año se mudó cerca de sus padres y está terminando de acomodar su casa, en la que vive con sus hijos Mora (19) y Franco (14): “A los pocos días de hacer la mudanza empezó la cuarentena obligatoria así que casi tuve que echar a los obreros y arreglarme con lo que había: no tenía ni lamparitas”, detalla Laura Novoa, que en esos meses de desaliento se animó a sumarse al popular reality Cantando 2020, en el que recibió flores y palos. Celosa de su vida privada, la actriz contó por primera vez que sufre dislexia. Ahora volvió a su metiere, acaba de terminar la filmación de la película “Causalidad”, y se prepara para grabar una ficción sobre Manuel Belgrano y una miniserie. 

Noticias: Debe haber sido emocionante volver a filmar después de diez meses de parate en el mundo y en la industria audiovisual. ¿Cómo fue su experiencia?

Laura Novoa: Antes de la pandemia empecé a ensayar una película que se suspendió y hace algunas semanas, con protocolos, pudimos filmar. Se llama “Causalidad” y la protagonizo con Juana Viale, con dirección de Who. Es un thriller de suspenso filmado íntegramente en plano secuencia, por eso tuvimos que ensayar mucho. Relata la cita fallida que una mujer tiene por una aplicación y por una circunstancia que no puedo revelar, termina en un hospital. Pasamos noches enteras en el Hospital Israelita. Volver a filmar después de un año de incertidumbre fue maravilloso. También voy a hacer una ficción en la TV Pública sobre la vida de Manuel Belgrano. Y hay un proyecto para una miniserie sobre el caso de María Marta García Belsunce, pero sería más avanzado el año. En el último tiempo me dediqué más al coacheo

Noticias: ¿De qué se trata?

Novoa: Lo hacía cuando vivía en Francia, coacheando a actores para sus personajes, y poco a poco se me fue abriendo una posibilidad de laburo que me encanta porque es una reflexión de pensamiento y empatía. Cuando volví a la Argentina empecé a trabajar como actriz, y solamente cuando venían actores franceses me buscaban. También hacía algo así cómo turismo a la carta, y recomendaba qué lugares conocer, dónde comer, qué obra de teatro ver: quizá por ser actriz sé viajar con mucha plata o con poca plata (ríe). Hoy ya es una posible salida laboral y funciona bien el boca a boca porque tiene que ver con la calidad humana, con la empatía

Noticias: Además del coaching, se animó a participar en el Cantando 2020, un programa con mucha exposición. A unos meses de haber terminado, ¿qué piensa de esa experiencia?

Novoa: Todo es aprendizaje. El día que me llamaron para el Cantando venía de coachear a una cantante lírica que no sabía si aceptar o no un trabajo que era para el exterior y le daba inseguridad el sonido que podía llegar a tener por Zoom. Le dije que si la escuchaban y salía mal, quizá no pasaba nada. Pero también podía pasar que saliera genial y tampoco pasara nada. Terminé de decir eso, porque la vida es increíble, y me llamó mi representante para hacer el Cantando. Tengo algo un poco místico con esta profesión y siento que los personajes vienen a uno para aprender algo. Respetuosamente, pensé qué era lo que venía a decirme esta oportunidad de trabajo. Llamé a Katie Viqueira, que es mi amiga y maestra de cantantes, y me dijo que probara. En la cuarentena tomé clases de canto, de guión, estoy haciendo yoga todos los días. Creo que fui muy valiente porque no es mi medio. Tiene que ver con poder entender que una equivocación puede ser también una gran posibilidad de poder intentar otra vez. No está bueno que las críticas te amputen esa posibilidad. Sentí que era un lugar hostil para el crecimiento artístico. Al mismo tiempo me pareció interesante para hablar de algunas cosas, y por eso conté que soy disléxica aunque siempre fui muy de puertas para adentro con mi vida privada. 

Noticias: ¿Cómo fue abrir esa puerta para contar algo privado?

Novoa: Estuvo bueno poder abrirme porque después de contarlo recibí muchísimos mensajes de personas que pasan por lo mismo. La dislexia no tiene cura y no es una discapacidad sino una manera de pensar distinta. Nada en la vida se me dio porque sí; estudié muchísimo. Los disléxicos somos sobrevivientes de un sistema educativo que no soporta las diferencias y que además lastima y mutila. Seamos más empáticos y solidarios con lo diferente, porque es la única manera de poder llegar a algo

Noticias: Debe haber sido difícil cursar la escuela…

Novoa: Sí, fue un tránsito súper complicado y por suerte siempre estuvo el arte como salvoconducto de esa realidad. Las dificultades también son grandes oportunidades de poder ver diferentes dones

Noticias: Entonces el Cantando dejó experiencias positivas. 

Novoa: No sé si lo volvería a transitar hoy pero no me arrepiento porque me enseñó muchas cosas y me hizo volver a tener un contacto de popularidad enorme que es un regalo que cae como una lluvia de amor. En general no me arrepiento de los pasos que doy en la vida porque el desafío es aprender y ser mejor persona, lo que me convertirá en mejor actriz también. 

Noticias: Alguna vez reveló que le tiene un poco de fobia a la  exposición. ¿Aprendió a manejarla?

Novoa: Es verdad que me incomoda la exposición. Siento que la vida privada de cada uno es un espacio íntimo en el que la peleamos todos, en mi caso siendo madre, argentina, mujer, feminista, comprometida. No me asusta el desafío. 

Laura Novoa

Noticias: Es militante feminista y hace años que forma parte de rondas de mujeres. ¿Cómo son esos encuentros?

Novoa: A partir del embarazo de Franco, me sumé a un grupo de lectura del libro “Mujeres que corren con lobos”, de la psicoanalista junguiana Clarissa Pinkola Estés. La solidaridad y generosidad que hay entre las mujeres es algo maravilloso, y durante 13 años ese espacio me ayudó a profundizar más en el mundo femenino. 

Noticias: ¿Es verdad que alguna vez pensó en ser partera? 

Novoa: Es verdad. Llegué a esos grupos de mujeres por un trabajo sobre haptonomía, que es la ciencia de la afectividad y de las interacciones entre los seres humanos, y tiene múltiples aplicaciones. Una de ellas es el acompañamiento pre y postnatal del bebé. Estaba en un grupo de la Fundación Crea Vida, dedicada al nacimiento, y casi todas mis amigas eran parteras o dulas. De hecho, tuve a mi segundo hijo con una dula, desde un lugar mucho más humanista. Siento que el nacimiento y la muerte son tabúes enormes en la sociedad y la gente no habla de eso. Escribí un artículo en la revista de Crea Vida en el que contaba que siento que las mujeres van como vacas al matadero en su primer parto, y parir puede ser el orgasmo más grande aunque eso no se dice y la sociedad te prepara cada vez más para una cesárea porque es más práctico para el sistema de salud. Hay que darse el tiempo para parir, elegir el momento, la posición. Además hay una ley que dice que podemos parir en la forma que queramos. Me gusta poner luz en lo que no está visibilizado. Quizá sea un poco la hermosa función de los artistas. En otras culturas, el artista tenía una función social. Creo que una de las hermosas cosas de ser “hija de…” es haber estado cerca de personas que sentían esto como una función político-social. A veces siento que soy poco siendo actriz y quiero dejar el mundo mejor de lo que lo encontré, pero es para lo que nací y lo que sé hacer: te sé llevar a pasear un ratito, y muchas veces de tus propios problemas, de tus tristezas.

 

Agradecimientos:

Ropa: Redondo Frydman 

Productos de la cara: Yonka 

Pelo: Sergio Lamensa 

Producción: Roció Díaz para @somosbrema.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Liliana Podestá

Liliana Podestá

Periodista.

Comentarios