Lunes 26 de julio, 2021

PERSONAJES | 12-03-2021 16:30

Mía Flores Pirán: “No siempre fui segura de mí misma”

Actriz y modelo, acaba de publicar un libro de cuentos escrito durante desvelos. El peso de la maternidad y la búsqueda del amor propio.

La entrevista sucede a un día de que Mía Flores Pirán cumpla 30 años. Radiante a cara lavada, asegura que la nueva década la encuentra en un buen lugar. Uno en el que no solo es mamá dedicada de su hijo Ramsés (a quien el significado “hijo del sol” le queda muy bien dada su intensa rubiez), sino también flamante autora de “Manada Insomne”, su primer libro de cuentos, y a punto de grabar un corto tras haber ganado el premio de Mecenazgo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. “Siento que llego a los 30 estando donde tengo que estar. Sin querer controlar mucho y disfrutando de cosas lindas que nacieron, como el libro, un cortometraje que escribí, un hijo, mi pareja”, apunta, refiriéndose en el último caso a Luis Ortega, papá de su hijo y a quien elige hace casi cuatro años. Pisciana e identificada con la pata sensible de este signo (“a veces me cuesta, es demasiada sensibilidad”), se entrega a la charla sin respuestas obvias ni ansiosas.   

Noticias: ¿Cómo nació el libro?

Mía Flores Pirán: Sin querer, nunca pensé en hacer un libro. Fui haciendo relatos cortos, y Rodolfo Palacios, un escritor que a mí me encanta y que hizo una revista con Andrés Calamaro que se llama “Nervio Digital”, me invitó a publicar ahí. Así que me fui copando con la repercusión de los escritos, y Rodolfo mismo me hizo notar que se estaba armando un libro. Fue un proceso muy natural y lindo, de mucho trabajo pero sin ninguna intención. Ojalá venda todos los que imprimí, pero ni siquiera lo pienso. 

Noticias: ¿Hizo una autogestión en la publicación?

Flores Pirán: Trabajé con India Ediciones, una editorial que me encanta porque trabaja al revés del mundo editorial, con un trato justo con los escritores. Cobran un servicio de edición de antemano y afortunadamente pude invertir una plata que tenía. Lo que hacen es dejarte el 100% de los derechos. Ellos hicieron la edición literaria, el diseño gráfico, el concepto, cambiaron el título, como una revolución en todo el libro, y luego me recomendaron que imprimiera con cierto tipo de papel que tiene un cuidado ecológico. Ahora me están ayudando con la distribución y la prensa. Pero es un trabajo muy de nicho y personal

Noticias: ¿Cómo fue el proceso de lanzarse a escribir?

Flores Pirán: Empecé a escribir hace muchos años, y recién hace muy poco me empezó a gustar lo que hacía, influenciada por buena literatura también. Se llama “Manada Insomne” porque es una manada de 20 cuentos, muchos escritos durante el insomnio. Lo escribí antes de quedar embarazada, durante y después, y ya desde antes dormía mal, es una condición mía de toda la vida. Pero salió una flor del fango

Noticias: ¿De qué se trata el cortometraje que tiene en carpeta?

Flores Pirán: La ciudad de Buenos Aires me dio el premio de Mecenazgo en un corto que escribí, y lo voy a rodar en abril. Se llama “Luisa”, y es la historia de vida de la directora del corto, una chica que estudia en la FUC, llamada Olivia Marra. Ella tiene una historia con su identidad, que aunque no tiene nada que ver con los militares porque es muy chica, es muy fuerte.

Noticias: ¿Quedó algo del modelaje?

Flores Pirán: Quedó desplumado, porque ya tengo 30 años y lo hice 15, la mitad de mi vida. Si me llaman para una campaña está todo bien, pero estoy tan dedicada a mis proyectos autogestionados que no quiero perder el tiempo con pavadas. Además, tengo un hijo y tengo que optimizar el tiempo. Ahora estoy intentando llenarme de contenido, con el tema de la escritura, con mi guión. 

Noticias: ¿Se vería algún día dirigida por Luis?

Flores Pirán: Siempre me lo preguntan… Por el momento no, pero la vida es muy larga. Vamos a ver. 

Noticias: ¿Cómo la trató la cuarentena y el 2020?

Flores Pirán: Por suerte me vine mucho a lo de mi papá (José Manuel Flores Piran), pero no fue fácil. Mucho encierro, frustración, miedo, tratar de aceptar la realidad como es. Aunque disfruté de pasar mucho tiempo con mi hijo, fue una mezcla de sensaciones. La realidad es que fue muy largo, pero sé que lo digo desde un lugar de privilegio, porque estaba en un lugar re lindo, con pájaros, árboles... 

Noticias: ¿Se le reveló algo en ese tiempo?

Flores Pirán: Sí, muchas cosas. Me cayó la ficha de que somos una masa colectiva y que no hay más individualidades en nada. Que un simple acto de una sola persona puede derivar en impactos colectivos y generales. Que hay que tener conciencia del otro y que los medios de comunicación tienen un poder muy clave, del que no nos damos cuenta hasta qué nivel nos están interpelando todo el tiempo. Obviamente son el cuarto poder, y no se habla mucho de eso, pero tienen mucha responsabilidad en cómo se llevó todo. Esto fue un tema de salud, mundial, político y también de los medios. En ese tiempo me fui a México, porque el papá de mi hijo estaba con un proyecto allá, y me di cuenta de que el panorama era incluso peor que acá. Realmente estaba el semáforo rojo, no había camas en los hospitales. 

Noticias: ¿Viajó con miedo?

Flores Pirán: No, nunca tuve miedo. De hecho, me agarré COVID. Me tocó no tan leve pero tampoco terminé internada. Me sentí muy mal unos 15 días, con dolor de cuerpo, de garganta, fuerte. Pero aún así no tenía miedo. 

Noticias: ¿Qué descubrió con la maternidad?

Flores Pirán: La maternidad es tan fascinante como agotadora. Me da mucha vitalidad y me enfocó, pero también es un desafío muy grande y cansador a nivel físico. Es constante, porque estás todo el tiempo tomando decisiones. Y aunque el balance sea positivo, eso no quiere decir que quiera tener más hijos. No creo que los tenga

Noticias: ¿Encontró algo nuevo de sí en este rol?

Flores Pirán: Descubrí que tengo una paciencia infinita. Pero la maternidad es segundo a segundo, no puedo decir la frase “soy buena madre”. Por el momento me siento muy buena, ojalá continúe siendo así. Siento que cada etapa es un desafío. Lo que sí me da miedo es el mundo en que va a vivir. Muy globalizado, muy contaminado, mucha pantalla, eso me da mucho vértigo. El mundo está fuera de control. 

Noticias: ¿Siempre había querido ser madre o fue un deseo que le nació con Luis?

Flores Pirán: Pensé que no iba a ser madre. Que por lo menos faltaba mucho tiempo, pero algo cambió. No sé qué madre me imaginaba qué iba a ser; el crecimiento de los hijos te pone muy en el presente. No pienso qué será Ramsés, cómo será, lo vivo hoy. 

Noticias: ¿Cómo es su mamá, Ginette Reynal, como abuela?

Flores Pirán: Una genia, 10 puntos. Hace todo lo que te imagines: lo lleva a la plaza, a tomar un helado, le compra regalos, lo revolea por el aire, se tira al piso a jugar con él. Y yo soy de dárselo y darlo en general, soy desprendida porque tengo sueño. Si puedo dormir una siesta, ¡llévenselo! (ríe). 

Noticias: ¿Siempre se sintió linda y confiada de sí misma? ¿O cuanto le costó esa seguridad?

Flores Pirán: No fui para nada siempre segura. De hecho, estuve bastante trastornada con mi cuerpo. No puedo decir que fui bulímica ni anoréxica, pero estaba siempre infeliz, muy exigida por managers muy pelotudos. Por eso hay que empezar a hablar, a desmitificar que la gente supuestamente linda siempre se siente bien, porque sentirse bien viene de adentro, de conectar con uno mismo, del amor propio. Y el amor propio se aprende, si no te lo enseñan cuando sos chiquito o si alguna experiencia traumática te lo borra, tenés que buscarlo. 

Noticias: Y en ese sentido, ¿cómo fue pasar 15 años de su vida con la lupa de la mirada ajena encima?

Flores Pirán: Terrible, aunque hay gente que lo pasa mucho peor. Vivimos en un entorno de sobreexigencia y de ridiculez total, donde uno no tiene herramientas casi nunca para poder elaborar esa locura, menos siendo adolescente. Me tocó y lo pude sortear, pero me preguntás si sigo trabajando de modelo y por suerte lo hago poco, porque siento que a la vez contribuyo con el esqueleto del sufrimiento, con esta edificación horrible que hicimos de la estética y de la mujer. La mujer a la que le gusta la moda pareciera que está acostumbrada a exigirse para estar en el statu quo en lugar de ser ella misma

Noticias: ¿Cómo vivió la entrega del cuerpo en el embarazo?

Flores Pirán: Divino, fue de los momentos más lindos de mi vida. También tiene que ver con la suerte, no la pasé mal. Pero no me obsesioné en absoluto con el cuerpo, tomé aceite de cannabis todo el embarazo y fue perfecto, me sentía relajada, dormía bien. Creo que el aceite de cannabis tiene que ser legal urgentemente. 

Noticias: Lleva adelante algunas “luchas”, como esto del aceite de cannabis o la pelea por el aborto legal. ¿Cuáles la interpelan hoy?

Flores Pirán: Me cuesta ponerlo en palabras porque no milito por algo políticamente, pero lo del feminismo me interpela muchísimo, lo de Úrsula me hizo muy mal. Lo del aborto legal ya es una conquista, pero me interesa lo del cannabis medicinal. Aunque mi lucha hoy tiene que ver más con la educación de los niños. Con resignificar lo que es la educación, quiero tratar de armar algo con eso y todavía no sé bien cómo. Tengo una sensibilidad especial con los chicos y quiero ver si puedo poner eso al servicio de la comunidad.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios