Viernes 19 de agosto, 2022

PERSONAJES | 13-07-2022 15:12

Pablo Rago: “No tengo roles pendientes”

El actor que participó de las dos producciones argentinas ganadoras del Oscar, se sube al escenario en “Network”.

Suele endilgársele a los actores tener un ego tan enorme como una casa, pero éste no parece ser el caso de Pablo Rago. Basta saber cómo impulsó el proyecto teatral que lo tiene involucrado por estos días, pronto a estrenarse, para entender que le gusta mucho más explorar sus capacidades histriónicas antes que ocupar lugares protagónicos. Algo que resulta llamativo para un intérprete que, sin dudas, es uno de los rostros más populares del cine, la televisión y el teatro de Argentina. 

Vale la pena recordar que formó parte de grandes éxitos como la tira juvenil “Clave de Sol” de eltrece, o de la comedia “Amigos son los amigos” por Telefe y El Nueve. “En esa época yo tenía 18 años y Carlín 38, y ese programa fue como un hit de mi carrera, de la de Calvo y de la televisión”, recuerda. Sin olvidar que también fue protagonista de las telenovelas “Inconquistable corazón”, junto a Paola Krum, y “Kachorra” con Natalia Oreiro, o las series cómicas “Mosca y Smith” con Fabián Vena, y “Enséñame a vivir” con Violeta Urtizberea. 

Tuvo también una destacada presencia en el cine, resulta ser el único actor que trabajó en los dos films argentinos ganadores de un Oscar: “La Historia Oficial” y “El secreto de sus ojos”, además de su labor en “Belgrano”, donde encarnó al prócer de la independencia o “El robo del siglo”.

Es un artista que compone cada personaje como si fuera el último, sabiendo transitar diferentes géneros y colores. Esa misma pasión lo llevó a encabezar la adaptación escénica de “Network”, junto Florencia Peña, Coco Sily, Eduardo Blanco y Cesar Bordón, que subirá a escena a mediados de julio, en el teatro Coliseo, con dirección de Corina Fiorillo. Se trata de una obra del inglés Lee Hall, adaptada de la película norteamericana del mismo nombre de 1976, dirigida por Sidney Lumet, con guión firmado por Paddy Chayefsky, tarea por la que ganó el Oscar. El montaje se estrenó primero en el Royal National Theatre de Londres, en 2017, y luego pasó a Broadway. En sendos casos, su celebrada y premiada producción fue ideada por el prestigioso creador escénico belga Ivo Van Hove, y liderada por el estadounidense Bryan Cranston, conocido protagonista de la genial serie “Breaking bad”.

Noticias: ¿Cómo se sumó al espectáculo “Network”?
Pablo Rago:
La cosa comenzó así: durante la cuarentena charlábamos por Zoom con Marcelo Cosentino (su colega, que también es director teatral), buscando opciones de qué podíamos hacer a nivel laboral. La verdad es que, en esos meses, no sabíamos cómo iba a ser nuestro futuro con respecto al teatro, y ni hablar de lo audiovisual, que estaba todo absolutamente detenido. 

Noticias: Con Cosentino ya habían trabajado.
Rago:
¡Sí! En realidad, nos conocemos desde hace mucho tiempo. Marcelo entró en “Clave de sol”, un poco antes de que yo me fuera, pero después nos cruzamos varias veces. Por ejemplo, en la serie “El hombre”, de Polka, donde trabajamos juntos. Posteriormente, él se dedicó más a dar clases y a dirigir, y durante años me estuvo buscando para hacer algo en teatro. Me ofreció estrenar “Algunas mujeres a las que les cagué la vida”, su versión de la obra “Some Girl(s)” de Neil LaBute, pero recién pude hacerla en Villa Carlos Paz durante la temporada de 2016, si no me equivoco. Nos fue muy bien, incluso hicimos una gira por el interior del país. La verdad es que tenemos una excelente relación, nos entendemos enseguida, me gusta mucho cómo dirige y cómo entiende el teatro.  

Noticias: Pero en ese momento de la cuarentena, la cartelera porteña no tenía ninguna actividad. 
Rago:
Es cierto, pero se hablaba que Córdoba estaba todo más tranquilo con el tema de casos de contagios y, posiblemente, en las vacaciones de invierno de ese año, 2020, se podía ir a hacer teatro allá. Entonces empezamos a buscar obras que nos gustaran. Creo que la mayoría de los actores o los que podían conectarse y hablar, estaban en la misma. Sé que les pasó a muchos.   

Noticias: ¿Cómo fue esa búsqueda? 
Rago:
¡Agotadora! Dicen que los boxeadores se cansan más por las piñas que no pegan (risas). Porque después Córdoba se cerró también. Pero bueno, entre las opciones que comentábamos, estaba la puesta de “Network”. Marcelo había visto la película, consiguió el guión, me lo pasó y nos volvimos locos. Encima pudimos ver partes de lo que hicieron teatralmente en Estados Unidos, con Bryan Cranston. Lo que sucedía era que no teníamos ni la plata para montarla ni siquiera la posibilidad de arrancar a pedir permisos. Nos entusiasmamos muchísimo, pero sabíamos que era algo demasiado grande. Nos quedó el gustito de “qué bueno sería poder hacerlo”. 

Noticias: ¿Y cómo llegaron a este presente?
Rago:
Por esas cosas furtivas, que uno dice, si no nos hubiéramos juntado y pensado en esto, quizás la realidad era otra. La cuestión es que cuando Ariel Diwan decide volver a producir teatro, lo llama a Marcelo porque ya habían trabajado juntos tiempo atrás, y él le comentó nuestra idea. Como a Ariel le gustan los desafíos grandes, se pusieron en campaña para montarla e hicieron toda la movida: conseguir los derechos, que no fue fácil, y hablar con Campanella por la adaptación. 

Noticias: ¿Se imaginó en el personaje principal? 
Rago:
¡No! Siempre supe que era de mayor edad. Cuando Marcelo me volvió a llamar, el verano pasado, con la posibilidad ya inmediata de estrenarla en Buenos Aires, se lo recordé. “Ya sé -me contestó- vas a hacer del dueño de la cadena televisiva”. De hecho, sólo tengo dos escenas, pero cuando volví a leer uno de esos monólogos, me caí de orto (risas). Es un personaje chico pero muy importante. 
En 2019, Rago fue denunciado e imputado penalmente por supuesto abuso sexual. En enero de 2020, le hicieron pericias psicológicas a su denunciante y dieron negativo, es decir, el cuerpo médico forense llegó a la conclusión de que “la denunciante no muestra daño psicológico compatible con abuso sexual o violencia de género”. El juez resolvió sobreseerlo al determinar que "las acusaciones no eran verídicas".

Noticias: ¿Cómo vivió esa situación? 
Rago:
Cuando ocurrió yo estaba en el lanzamiento de “El robo del siglo” y no pude continuar haciéndolo. En mi interior estaba tranquilo porque sabía quién soy y qué hice, que es como siempre fui en mi vida. Si hay algo positivo de todo esto es el apoyo, no solamente de toda mi familia y mis amigos, que no dudaron nunca, más allá de que mi madre sufrió, sino el apoyo del ambiente artístico. Algunos de forma directa, otros en silencio porque sentían que no tenían que protegerme. Creo que la justicia actuó bien ya que se siguieron los pasos correctamente. Recuerdo que al principio estuve en mi casa, encerrado, no hice declaraciones para defenderme ni para atacar. Después sentí que debía tomar un respiro y me fui con mis seres queridos a la casa de un amigo, en la costa. Ahí fue donde me enteré del sobreseimiento, y la gente, cuando caminaba por la playa, me hizo sentir su cariño de forma directa. Entonces esos días rodeado de tanto amor resultaron un gran alivio. 

Noticias: Su carrera es tan exitosa como frondosa, ¿queda algo pendiente por hacer? 
Rago:
La verdad que no. Por ejemplo, cuando me preguntan qué obra teatral quisiera hacer, de hecho, lo hizo Diwan el otro día, no se me ocurre qué responder. Cada vez que me propusieron un rol, acepté porque siempre me pareció que era la mejor opción. Casi como algo natural. Empecé a actuar muy chico, al principio en publicidades, luego en telenovelas. Cuando tomo un personaje, lo hago como si fuera Hamlet. Tengo la fortuna y el privilegio, que no todos tienen, de elegir. También creo que influye la suerte o estar en el momento justo. Campanella me vio actuar en “Hombre y superhombre” de Bernard Shaw, en el San Martín, dirigido por Norma Aleandro. Nunca me había visto en televisión, y me llamó, primero para la miniserie “Vientos de agua” y después para “El secreto de sus ojos” y “Metegol”. Es el trabajo, el compromiso y el crecimiento el que permite tomar nuevos riesgos.  

Noticias: ¿Y cómo es el rol de padre?
Rago: ¡Muy divertido! Más allá de todos los miedos que uno puede tener a medida que crece un hijo, la relación se transforma y la mía con Vito, sigue siendo la de compañeros. Con la mamá (María Carámbula) nos separamos cuando él tenía dos años, pero nunca dejamos de ser un equipo.
Hoy, que tiene diecinueve, siempre me recuerda una frase que le decía cuando era chico, que me encanta: a veces no es fuerza sino maña. 

Noticias: ¿Está enamorado?
Rago: Mucho.
Hace seis años que estamos con Tamara, y uno desde que convivimos los cuatro: ella, su hijo de nueve años, el mío y yo. Seguimos enamorados, disfrutando de la vida y de la convivencia.

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Ullúa

Alejandro Ullúa

Periodista crítico de televisión.

Comentarios