Martes 4 de octubre, 2022

PERSONAJES | 27-12-2021 13:35

Susana Rinaldi: “La falta de memoria es una bofetada”

La referente indiscutida del tango habla de memoria y vejez. Amistad con Cortázar y trabajo con Piazzolla.

“Es difícil que hable de mí. Una persona que habla de sí misma se la pasa delante del espejo mañana, tarde y noche. No es mi caso. Ante todo, soy una mujer y no es poco”, responde Susana Rinaldi cuando NOTICIAS le pide una definición de sí misma. “No me retrotraigo en el tiempo y pienso en lo que hice. Además, en esta última etapa la vida me ha dado una bofetada muy fuerte: la falta de memoria”, afirma.

Noticias: ¿Está perdiendo la memoria pasada o la reciente?

Susana Rinaldi: Toda. Yo siempre fui muy lectora y, de pronto, tengo que volver a leer algo para ver si logro el detenimiento del tiempo. Una pretensión absurda, nunca lo voy a lograr, pero como para rescatar alguna de las cosas que me importaron construir y que si me preguntan no se lo puedo decir. Es un castigo. 

Noticias: ¿Tiene un diagnóstico médico?

Rinaldi: No, nos hemos reído con el médico. En algún momento te llega. Tengo la esperanza de que cuanta menos bolilla le dé, más me voy a acordar de las cosas que quiero acordarme. 

Noticias: Igual, se la ve muy bien, muy lúcida.

Rinaldi: Eh, si pierdo eso ya está, soné. 

Susana Natividad Rinaldi nació una Navidad hace 85 años. Tiene la fortaleza de las mujeres de su familia. Es una luchadora que supo abrirse camino en un universo de hombres. Con su particular manera de expresar llevó el tango a un nivel donde sólo los exquisitos pueden llegar. Actriz y cantante con consciencia social, es feminista, protestona, gran lectora y amante del jazz. Tiene dos hijos —Ligia y Alfredo de su matrimonio con el bandoneonista Osvaldo Piro— y cinco nietos. Es, además, vicepresidenta de la Asociación Argentina de Intérpretes.

A fin de año cantará nuevamente en el teatro Picadero

Noticias: Se la ve activa, siempre haciendo algo.

Rinaldi: No quiero dejar de hacer. Cuando empezó esta porquería de la pandemia me dejé caer y dije: “Bueno, hasta acá llegamos”. Vaya a saber en qué momento puedo rescatar todas estas bonhomías de los seres humanos y de memorias colectivas que me hacen tanto bien.  Y con la lectura me pasa que leo y al rato tendría que empezar nuevamente y ver qué extraje de eso. Son situaciones que los seres de mi edad llevamos a cuesta y que nos hacen daño.

Noticias: ¿Está conforme con la vida que construyó?

Rinaldi: Lo veo a través de mis hijos. Cuando eran chicos la mayoría de las veces los hice viajar conmigo. Traté de ser una buena madre y de estar atenta a sus necesidades. Yo no tenía a mi madre ni a ninguno de la familia que pudiera hacerse cargo de algo tan personal. Creo tener una muy buena relación con mis hijos y una relación maravillosa con mis nietos. Son de una personalidad impresionante cada uno. 

Noticias: ¿Tiene arrepentimientos importantes?

Rinaldi: Si tuviera que arrepentirme de tanta cosa que hice sería para pararme delante del espejo y reírme sola. Son cosas demasiado serias de mi vida personal y artística. Es demasiado fuerte todo eso. 

Noticias: ¿Le quedan pendientes importantes?

Rinaldi: Quizás lo único importante es no irme antes de lo que debiera decirles en algún momento a mis nietos. Me gustaría, además, observarlos y compartir esas vidas tan diferentes. 

Noticias: ¿Cuándo descubrió que era feminista?

Rinaldi: En un momento me fui a vivir a Francia y allí vi por primera vez de qué manera la mujer era respetada. Tenía la impresión de que si no se conversaba con una mujer era porque los tipos eran idiotas. Era común hablar de todos los aspectos. Un modo de vida tan alejado de lo que yo había vivido en mi país que me hizo otra persona. No dejo de agradecer profundamente a Francia. 

Noticias: En Francia conoció a Cortázar. Usted lo llamaba su “compañero del alma”

Rinaldi: Claro que es mi compañero del alma. Además, era un amor por nuestro país y nunca pudo decirlo, porque siempre hay un buen corneta que quiere quedar bien vaya a saber con quién y no le permitió la entrada como debía haberle permitido para que nos hablara qué significaba Argentina para él.  Es algo que no le perdono a mi país. Me dio una vergüenza terrible. 

Noticias: ¿Por qué era su compañero del alma?

Rinaldi: Él me eligió a mí. Hay una librería en París —La Une— que vende los libros más exquisitos. Yo venía caminando por esa avenida y no me había dado cuenta quién estaba parado frente a la vitrina. Faltando poco para llegar descubrí que era Cortázar. Yo no lo conocía personalmente y justo cuando avancé, él se dio vuelta. Entonces, lo miré y, como si hubiese estado con él toda mi vida, le dije: “Pero mirá, te das vuelta —además tratarlo de vos— justo en el momento que yo voy a pasar delante de ti”. “No, yo previne que vos venías de ahí”. Ahí nos juntamos y empezamos a hablar de mil cosas. Nos unimos así hasta el momento, quince días después de este encuentro, que me dijo que se iba para Argentina y que nos íbamos a encontrar en Buenos Aires. Nos encontrábamos mañana, tarde y noche. Él vino y un personaje bastante desgraciado convenció al ex Presidente Alfonsín para que no lo recibiera. No volví a verlo. Sí nos escuchamos por teléfono. Dos meses después falleció. Eso me significó el dolor de pertenecer a un país inmerecedor de muchas cosas. Dejé de trabajar para el país y de hacerme cargo de problemas que otros hicieron. A partir de ahí no me interesa nada. 

Noticias: ¿Se refiere al país, a la política?

Rinaldi: Hagan lo que hagan, estén donde estén, piensen como piensen, no me importa. No somos merecedores de muchas cosas similares a la que le acabo de contar. Siempre la pifiamos mal. Esto se ve en este momento frente a la actitud estupenda, ética, moral, representativa que tiene nuestro Presidente, pero tiene la desgracia de ser argentino. 

Noticias: ¿A qué actitud del Presidente se refiere?

Rinaldi: Es un encanto el Presidente. Debería estar acompañado, que todo lo haga contento. No con gente que se ve cómo lo torea. Hace bien en haberse ido al mundo y haber recibido los halagos que recibió. Es maravilloso. Hay un grupo en Argentina que se ocupa de hablar mal de lo que no debería ni siquiera hablar. 

Noticias: ¿Qué grupo?

Rinaldi: Es mucha gente. No puedo decir que pertenezcan a un sector en especial. Yo sé, los he visto. Es el país donde tanto tienes, tanto vales. Tiene plata la gente que no sabe dónde utilizarla y no tiene plata muchísima más gente que la que pensamos. 

Noticias: ¿Cuál es su mirada sobre Cristina Fernández?

Rinaldi: Es una gran trabajadora, empecinada. Una mujer que lamentablemente tiene gente que dice quererla y no la quiere. Una mujer inteligentísima. Entre las grandes mujeres de la historia está ella, sin dudas. 

Noticias: ¿Cuánto le costó convertirse en la artista que es? ¿Tuvo que dejar cosas de lado? ¿Fue difícil el camino?

Rinaldi: No, estaría mintiendo. Tuve gente que confió mucho en mí, que me apoyó, que me alentó a meterme en la historia del tango. Es muy difícil para la mujer argentina meterse allí. Si no, después de mí, muchísimas chicas que cantan muy bien hubieran cantado tango en vez de otros ritmos. Yo he llenado teatros en todas partes. No me puedo quejar.

Noticias: ¿Es consciente que para mucha gente usted es una gloria? 

Rinaldi: Opa, se le fue la mano, nena. No, para nada. Lo que yo tengo y lo agradezco mil veces es un momento. Los artistas tenemos un momento. Yo he tenido y sigo teniendo momentos largos, que perduran. Eso sí que es raro.

Noticias: ¿Cómo fue su encuentro con Piazzolla?

Rinaldi: Ah, divertido y al mismo tiempo doloroso. Cuando vivíamos en Europa tuvimos la suerte de encontrarnos con un señor muy rico que estaba totalmente enamorado de mí y de él. Este señor fue a mi casa en París a proponerme una actuación con Piazzolla. Yo creía no gustarle a Piazzolla porque él había dicho que yo no era para el tango. Esas cosas que tenía Astor, un día te decía: “Qué hermosa sos” y otro día te decía: “Sos una gitana de mierda”. Él no hablaba bien de ninguna mujer dentro de la historia del tango. Yo le pedí a este señor que le preguntara al maestro si no tenía problema en trabajar conmigo. Este hombre desesperado fue a verlo a Piazzolla, a quién ya le había preguntado, y Astor le dijo sobre esas declaraciones: “Eso lo debe haber ha dicho algún hijo de puta que quería que nosotros nos lleváramos de patadas”. Finalmente, actuamos en Grecia y los griegos no tenían más regalos para hacernos. Fue extraordinario.

Noticias: ¿Cómo le fue con el amor?

Rinaldi: Siempre me va bien. Soy una señora de determinada edad que ama profundamente lo que hace, lo que canta. Soy madre, soy abuela, estoy atenta a las necesidades de mis hijos y mis nietos, están mis amigas, gente que me quiere muchísimo. Y todavía me dura el sentido del humor. Mientras me siga pasando eso me siento bien. 

Noticias: ¿No me contestó cómo le fue?

Rinaldi: No puedo decirle nada. Es un tiempo pasado. ¿Fue mejor? Quizás, no sé. Yo tengo otras debilidades hoy. Ganas de vivir la vida de otra manera, no atándome a un sexo que deja de funcionar, y dejó de funcionar. Es la  vida. Pero no dejó de funcionar la persona.

Noticias: Hace unos años usted dijo que todos deberíamos tener una relación con alguien del mismo sexo. ¿Por qué?

Rinaldi: Porque he visto eso, no lo he hecho yo, pero lo he palpado de cerca. Es gente muy feliz, muy captadora de la vida de relación. No es una necesidad de juego y nada más. Y es maravilloso poder disfrutarlo, gozarlo y que a uno no le quede otra cosa más que admirarlos y felicitarlos.

Galería de imágenes

En esta Nota

Cecilia Escola

Cecilia Escola

Periodista.

Comentarios