Monday 15 de July, 2024

PERSONAJES | 25-10-2023 06:17

Valeria Mazza: “Las modelos éramos presas del negocio”

La super top model argentina, empresaria y conductora, vive un presente frenético con el lanzamiento de su docuserie y su nueva fragancia.

Dice que vuelve a Paraná sigue siendo “La Rusa”. Festejó los 50 en el hotel donde había hecho su cumpleaños de 15, rodeada de los mismos amigos de toda la vida. Fue una nadadora relevante, pero el destino le tenía reservadas algunas sorpresas. Vino a Buenos Aires como tantos otros chicos que terminan el colegio, la peleó, conoció a un pibe que intuyó como el amor de su vida y sintió que había nacido para ser madre. Alguien dirá que ya no se usa decir esas cosas, pero ella se mantiene firme en sus palabras. Entiende perfectamente que maternar no sea el deseo de todas, pero esa es su historia. Una que podría ser muy parecida a otras tantas, si no fuera la de Valeria Mazza.

Supermodelo en un mundo sin influencers autopercibidos, tapa de Sports Illustrated, musa de Versace y Armani, amiga de Antonio Banderas, invitada de David Letterman y Jay Leno, némesis de la Schiffer, dueña de todas las pasarelas. No vuelve porque nunca se fue, pero revela aspectos desconocidos de su vida en la docuserie Valeria Mazza: “Un sueño dorado”, ya disponible en Paramount+ y se sienta a hablar con NOTICIAS de todo lo que alguna vez le quisimos preguntar.

Noticias: Siempre ha mantenido un equilibrio entre lo público y lo privado. ¿Por qué ahora decidió hacer una serie sobre su vida?

Valeria Mazza: Creo que tiene que ver con el momento de la vida en el que estoy y cómo me planteo el futuro. Tengo muchas ganas de hacer televisión y entonces pensando dónde me quería parar en la tele, charlando con Alejandro (Gravier, su marido) le dije: “¿Y por qué no hacer un documental?” Era empezar a contar mi historia. Que en definitiva es una linda historia. Porque relata un poco la construcción de una carrera, de cómo congeniar los aspectos públicos e íntimos, sobre la manera de combinar la vida de mamá con lo laboral. En algunos aspectos, más allá de mi profesión, me parece que un montón de mujeres se pueden sentir identificadas. También siento que la gente tiene una imagen de Valeria Mazza modelo que es distinta de lo que soy en la vida. En alguna medida me asumo como culpable de eso, porque nosotros fuimos mostrando determinadas facetas a lo largo de los años y el público se fue quedando con la imagen que recibía. Ahora les cuento en realidad cómo construí esa imagen.

Noticias: A la hora de deconstruir el mito de la supermodelo vamos a spoilear un poco y decir que la serie arranca con usted cocinando polenta para su familia. A esa Valeria cocinera no la vimos venir, ¿algún secreto culinario para compartir?

Mazza: (risas) Mi familia chocha con la polenta. A mí me encanta cocinar desde siempre y no soy muy de seguir recetas. Me gusta comer rico, entonces cada vez que pruebo cosas vuelvo e intento recrearlas. En mi casa existe la Torta Valeria, la Salsa Valeria...

Noticias: Valeria también se llama la fragancia que lanzó hace unos días

Mazza: Sí, ya tuve varias con mi marca porque me encanta el proceso de crear una fragancia. Esta es una mezcla de flores y cítricos, es delicada, fresca y sensual. ¡Me tiene loca! La tengo puesta ahora. 

Noticias: Volvamos a otros aromas, los de la cocina. Soy periodista y me gusta anotar,  me debe la receta. ¿Cómo es la Salsa Valeria ?

Mazza: Ahí va mi secreto, es una salsa de tomate con atún y queda espectacular. No cocino todos los días, pero cocino mucho de verdad. La cocina es una manera de dar amor, en mi casa somos muy de puertas abiertas, soy muy anfitriona. Bien de familia italiana, me recuerda mucho a mis abuelos eso de que todo pase por la mesa familiar.

Noticias: ¿Para perdurar es necesario abrazar la propia historia e incoporarla al presente?

Mazza: Totalmente, el pasado es parte de tu presente, de quién sos. Paraná es fundamental en mi esencia, todos mis recuerdos de la infancia y adolescencia están ahí, sin duda me han formado. Gran parte de lo que me ayudó a mantener el equilibrio en la vida son los valores que aprendí en mi casa y el entrenamiento que hacía en natación, eso me preparó para todo lo que viví después. Tener la fuerza para sobreponerme a situaciones, la disciplina, el saber competir, el esfuerzo por superarme, todas esas cosas las aprendí en la pileta del club. En ese momento no lo sabía, pero aquello me ayudó enormemente a pasar todos los momentos de soledad y competencia en el mundo del modelaje. 

Noticias: ¿Y esa competencia era leal ?

Mazza: Era complicado, creo que en un primer nivel mundial, en cualquier lugar en el que estés compitiendo, nada es fácil. Salí de Paraná, me vine a vivir a Buenos Aires sin conocer prácticamente a nadie y de repente a los pocos meses me fui a Europa. No fue sencillo.

Noticias: Hay que pensar en un mundo donde no se hablaba de globalización ni de hiperconexión. ¿Atreverse a semejante aventura era ser un kamikaze?

Mazza: Sí, me fui sola, sin saber hablar el idioma. Empecé a trabajar y me pasaron mil cosas, algunas aparecen en la serie. Alejandro cuenta algo que es así, hablamos de chicas muy jóvenes, había una desprotección, las agencias te robaban. No había nadie detrás que realmente te cuidara, te daban un papel, lo firmabas y sin saberlo estabas cediendo todos los derechos de imagen para que los usaran indiscriminadamente. Hace 30 años el lugar de la mujer en la sociedad era muy distinto, estabas expuesta. Mujer joven, linda y sola. Eras una presa del negocio.

Noticias: Hablamos de la época donde se gestó el fenómeno de las supermodelos, ¿cómo se lograba llegar a ese lugar?

Mazza: Era difícil porque cuando finalmente accedías a los desfiles, los fotógrafos y las revistas todas peleábamos por el mismo lugar. Y no hablo de los codazos que muestran en los desfiles de Roberto Giordano, ahí la lucha era a otro nivel, directamente no pisabas la pasarela si no querían. A mí eso me pasó con Claudia Schiffer, tuve una situación que para mí fue desagradable. Pero también aprendí que tu lugar se defiende con uñas y dientes aunque cada uno elige de qué manera hacerlo. La mía fue siempre dar lo mejor que tenía, para mí la fama no es un objetivo sino una consecuencia.

Noticias: El nivel de exposición de las supermodelos de los 90 es inimaginable para los nativos digitales acostumbrados a las influencers surgidas de Instagram y TikTok. ¿Cómo se vivía la presión de esos castings?

Mazza: Cada vez que llegabas a trabajar a un nuevo mercado estabas como volviendo a empezar. Hacer castings significaba estar con poca ropa y caminar frente a un grupo de personas que te miraban de arriba a abajo y hablaban entre ellos sin que vos entendieras nada. Me sentía muy intimidada por esa mirada ajena. 

Noticias: Se ha hablado, y más últimamente, sobre ciertas prácticas dudosas en el mundo de la moda. ¿Le pidieron alguna cosa fuera de lugar?

Mazza: Podía pasar que te pidan que te desnudes o que beses a alguien en una publicidad, sos muy joven y siempre está esa presión de pensar que si te negas no van a llamarte nunca más. He sufrido un montón por eso, pero al mismo tiempo no podía acceder y traicionarme. Me ponía colorada diciendo que no, hasta que un día me di cuenta de que los que tenían que ponerse colorados eran ellos por pedirle a una chica quedarse en tetas. Siempre hice las cosas a mi manera, hice lo que pude, con lo que tenía y estoy muy orgullosa de eso.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcela Soberano

Marcela Soberano

Comentarios