Lunes 26 de febrero, 2024

PERSONAJES | 24-10-2023 17:54

Nicolás Cabré: “No me guardo las cosas”

El actor que creció sobre los escenarios y en el set, volvió al teatro con una comedia. Cuentas pendientes y decisiones.

Dentro de las innumerables lecturas que pueblan su vida cotidiana, Nicolás Cabré atesora con gran dedicación el libro de Haruki Murakami “De qué hablo cuando hablo de correr”. Las memorias del consagrado escritor japonés le sirven para dar rienda suelta a su pasión por el running, deporte que le permite quedar agotado por el esfuerzo físico, exorcizar sus demonios y priorizar los espacios que le faciliten encontrar los valores que prefiere manejar en  la actualidad: la tranquilidad para enfrentar sus frustraciones laborales y la asignatura pendiente de no haber podido terminar el colegio. La libertad para poder elegir sus trabajos, la felicidad como objetivo primordial y la fortaleza para enfrentar aquello que aborrece.

La excusa para el encuentro con NOTICIAS es el estreno de una nueva versión de “Los mosqueteros… del rey”, obra que en su momento contara con intérpretes notables como el recordado Hugo Arana, Darío Grandinetti, Juan Leyrado y Miguel Ángel Solá. En esta ocasión a Cabré lo acompañan Jorge Suárez, Nicolás Scarpino y Fredy Villarreal.

Las confortables butacas del Teatro Astral sirven para concretar la charla. Al principio, Cabré parece transformarse en un cordial anfitrión que preparó su casa para la ceremonia del té en una lluviosa tarde porteña. Busca ser amable, ocultar el fastidio y entregar una sonrisa burocrática a cuenta gotas.

Como dijera algún prestigioso humorista, a Cabré le encantó “Spotlight”, lo único que lamentó es que todos los protagonistas fueran periodistas. 

A medida que avanza la charla, Cabré se sube a un ring imaginario y dialéctico con NOTICIAS, parece sentirse más cómodo en la confrontación, asoman atisbos de intolerancia, surge un Toro Salvaje nacido en Mataderos. Definitivamente La Ola ya no está de fiesta. Con buena voluntad de ambas partes, la charla se prolonga y la entrevista se concreta.

Vestido de traje, al igual que sus compañeros, recuerda a alguno de los integrantes del grupo de amigos de Another Round, la película danesa ganadora del Oscar. Quizás un baile frenético a lo Mads Mikkelsen serviría para descargar tensiones y despojarse de cualquier incomodidad. Que vida, que noche. Que hermoso paseo, aunque aterrorice pasar al otro lado. Sin paranoia, para poder flotar como un asteroide.

Noticias: Está haciendo mucho teatro últimamente. Lo vimos en “Me duele una mujer”, dirige “Tom, Dick y Harry” y ahora se vienen “Los Mosqueteros”. Alguna vez dijo que el teatro le da más libertad y felicidad, ¿tiene que ver con eso?

Nicolás Cabré: Tiene mucho que ver con eso de tener tiempo y es un lugar que me permite ocuparme de lo que creo que es más importante para mí. Como ir a buscarla a Rufi al colegio, llevarla a tomar la merienda, entrenar, porque yo corro, nado, ando en bicicleta. Tener esa libertad para hacer cosas que me hacen bien me permite disfrutar de llegar al teatro y llevar adelante con gusto mi trabajo. Los tiempos del teatro me cuadran mucho más.

Noticias: Ahora hay muchas adaptaciones acorde a los cambios de la sociedad. ¿En algún momento se planteó que algún mosquetero fuera mujer?

Cabré: No, pero eso te lo debería contestar Manuel González Gil. Esta obra siempre fue así aunque en algún momento se hicieron “Las Mosqueteras”. Pero esta versión es la misma que se hizo con Darío Grandinetti, Miguel Ángel Solá, Hugo Arana y Juan Leyrado. 

Noticias: ¿Ya había trabajado con todos los compañeros de esta puesta?

Cabré: Solo con Nico Scarpino y Jorge Suárez. Con Fredy Villarreal nos habíamos cruzado pero nunca laburamos juntos. Se armó un lindo grupo.

Noticias: Como mucha gente sabe, usted es hincha de Vélez. ¿Ya era fanático de chiquito o es algo que surgió de más grande?

Cabré: La verdad es que no le daba mucha importancia al fútbol, mi papá era fanático de Boca, él quería que fuera del mismo cuadro y a mí me daba un poco lo mismo. Pero ya de más grande, tipo con 10, 11 años, en el grupo de los amigos de mi viejo estaba Raúl Gámez y también Jorge Ribolzi. Siempre comíamos juntos los sábados, Ribolzi estaba dirigiendo a San Telmo así que íbamos todos a ver los partidos y los domingos veíamos a Vélez, aunque en el grupo de amigos había gente de distintos cuadros. La verdad es yo quería que ganara Raúl, así que un día me di cuenta de que estaba sufriendo un poco, me sentía mal cuando perdía y dije: “Ya está, soy de Vélez”.

Noticias: Usted trabajó un par de veces con Alfredo Alcón. ¿Qué significa en su vida?

Cabré: Trabajar con Alfredo fue una de las cosas más maravillosas que me ocurrió en la vida. Arriba del escenario es lo mejor que me pasó y que me va a pasar, abajo del escenario también. Èl siempre está, cuando hago algo me acuerdo de las cosas que me decía, siempre en todo lo que se va dando Alfredo de alguna manera está. 

Noticias: ¿No haber terminado el secundario es una asignatura pendiente o eso ya pasó?

Cabré: Mirá, en un momento amagué, empecé a estudiar en la nocturna. Pero se me hacía muy difícil, la anécdota es que yo estaba trabajando y ya llegaba media hora tarde al colegio. Me contaban las faltas, así que era imposible, no podía dejar de laburar. Lo intenté, pero después tiré la toalla, a lo mejor algún día vuelvo a hacer la prueba, es una cuestión pendiente que tengo.

Noticias: ¿Se siente más cómodo en el drama o en la comedia?

Cabré: Es indistinto, depende mucho de la obra. Sería raro decir que mi terreno es la comedia porque después aparece un drama que me muero de ganas de hacer y lo haré. “Los Mosqueteros” es una comedia que cuando finalmente Manuel González Gil la entregó para reponerla, estaba desesperado por subirme al escenario, pero puedo hacer cualquier género. Disfruto mucho el drama también, no podría inclinar la balanza para ninguna de las dos.

Noticias: Después de su experiencia dirigiendo, ¿como director entiende mejor a los actores y como actor comprende mejor a los directores?

Cabré: (Se ríe) Creo que sí. Uno de los pantallazos fue eso, ver al actor desde otro lugar. Yo siempre fui medio metido, preguntaba, me permitía hablar y opinar, pero cuando estás del otro lado ves todo de manera diferente. Hoy tengo una visión un poco más abierta.

Noticias: En alguna entrevista lo leí hablando sobre el tema de la sinceridad. En un ambiente donde todo el mundo actúa, ¿cuesta más ser genuino?

Cabré: No me cuesta, a mí me sale naturalmente. A veces me ha generado situaciones incómodas, pero la verdad que no soy una persona a la que le haga bien guardarse las cosas que piensa. En general lo digo y puedo quedar expuesto, pero no me saldría hacerlo de otra manera. No sólo en este mundo, en cualquier otro lugar también es difícil escuchar o estar de ánimos para que te digan las cosas como son.

Noticias: Hizo algunas cosas en cine, pero ¿siente que todavía le falta hacer su gran película?

Cabré: (Piensa) En general no estoy pendiente de esas cosas. Me falta hacer todo, esta es una carrera muy larga y siento que tengo todo por hacer. Lo veo como un camino, no como una falta, no me mueve la aguja.

Noticias: Estamos sentados en una sala teatral. ¿Qué significa el escenario para usted?

Cabré: El lugar donde trabajo, ni más ni menos. Para mí es el espacio donde a veces me permito jugar, donde me he encontrado con distintas personas y he aprendido de muchas de ellas todo lo que sé. Me crié arriba de un escenario y en un set. 

Noticias: Formó parte de “Variaciones Walsh”. ¿Eso también fue un trabajo o le permitió conocer más sobre una figura tan trascendental como Rodolfo Walsh?

Cabré: Todo lo que sé y lo que soy es en gran parte gracias al trabajo, si tengo que sacar cuentas pasé más de la mitad de mi vida trabajando, eso me ha permitido admirar a infinidad de personas como a la figura de Walsh. Porque no fue solo leer e informarme, sino conocer a su hija, por ejemplo. En este camino te vas cruzando con gente que te abre mundos y que te explota la cabeza y permite que te asomes a muchas puertas.

Noticias: Usted tiene la posibilidad de elegir sus trabajos. ¿Eso le da una mayor responsabilidad en términos de optar por propuestas de calidad?

Cabré: Por lo general hoy busco que sean trabajos de calidad, sé quienes me llaman y qué quiero hacer, pero lo fundamental es rodearte de gente que te da la posibilidad de seguir aprendiendo, esa es la premisa. No importa dónde, cuándo o para cuántos. La idea es nutrirte y pasar un momento agradable, nada te garantiza si algo puede ir bien, mejor o peor, no especulo con el éxito. Hoy busco mejorar mi salud mental y rodearme con gente que va a llenarme. 

Noticias: En este momento los argentino estamos más “Vulnerables”, medio “Sin códigos”, más “Gasoleros” o seguimos siendo “Los únicos”?

Cabré: (Ríe) Todo eso junto. 

 

por Leonardo Martinelli

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios