Monday 17 de June, 2024

POLíTICA | 07-05-2023 00:39

Albertismo residual: Quiénes integran la mesa chica del Gobierno

Cómo se mueven los pocos leales que le quedan al presidente Alberto Fernández tras bajar su candidatura. El fantasma de la pérdida de poder.

Algunos dirigentes kirchneristas adoptaron la ironía del periodista Horacio Verbitsky para referirse al entorno íntimo de Alberto Fernández. En sus habituales columnas dominicales, el periodista se refiere a “la mesa chica” del Presidente como “la mesa ratona”. Así de pequeño es el equipo que sobrevive a la crisis económica, a las presiones de La Cámpora y a las críticas de la oposición.

Luego de que Alberto Fernández sucumbiera al pedido K de no ser candidato, hubo que redoblar esfuerzos para mostrarse de pie. Santiago Cafiero, Aníbal Fernández, Agustín Rossi, Gabriela Cerruti y Victoria Tolosa Paz conforman la primera línea del equipo que sigue corriendo una carrera repleta de obstáculos para llegar enteros al 10 de diciembre.

La última muestra pública de que no se van a rendir la dieron en Ensenada, a fines de abril. El plenario militante fue convocado por Tolosa Paz, quien pidió “seguir sosteniendo al Gobierno”. Por su parte, Aníbal recordó: “Venimos de trabajar al lado de un Presidente que eligieron los compañeros y compañeras peronistas”. Y completó: “Nosotros seguimos creyendo en él”.

El ministro de Seguridad suele ser el más vehemente en sus declaraciones. De hecho, es de los pocos que se animan a contestar al enemigo interno: “Necesitamos dar pelea y decir las cosas como son”, dijo en el mismo acto. Y se explicó: “No vamos a aceptar mansamente esa soberbia de La Cámpora. Nos quieren mostrar que pertenecen a una vanguardia iluminada, cuando no son vanguardia ni son iluminados”.

A esta altura, uno de los pocos actos de rebeldía que la “mesa ratona” de Alberto mantiene es el de seguir fogoneando a Tolosa Paz como candidata a gobernadora, para disputarle la interna al actual mandatario provincial. “Yo no escuché a la vicepresidenta señalar que en la provincia de Buenos Aires vamos con un candidato único. Ni decir que Axel Kicillof es sí o sí gobernador”, indicó. La ministra sigue en carrera, a pesar de los reparos del kirchnerismo. De hecho, fue una de las pocas dirigentes que no tuvo un buen recibimiento en el acto de Cristina Kirchner en La Plata.

Verbitsky dedicó una de sus últimas columnas a remarcar cada una de las derrotas electorales del entorno presidencial. A Tolosa Paz le recordó que perdió con la lista de concejales en La Plata en 2017, la precandidatura a intendenta de esa ciudad en 2019 y encabezando como diputada del Frente de Todos en 2021. Una candidata con poca efectividad.

El periodista repasó también los tristes historiales de Cafiero, Aníbal y Rossi. “Es más inofensiva la alucinación presidencial con Robert De Niro que la fantasía de Tolosa”, concluyó con ironía Verbitsky. No es más que el reflejo de lo que piensan en el kirchnerismo.

Excluidos. Para colmo, el entorno de Alberto no ha hecho más que ajustarse desde que inició la gestión. Hasta la portavoz amagó con dejarlo: a fin de año hubo rumores de su alejamiento, desgastada por tantas peleas con ministros y periodistas. Finalmente adujo un pico de estrés y se tomó vacaciones. Por ahora sobrevive a la gestión.

El último fracaso de la mesa chica fue el del jefe de asesores, Antonio Aracre, quien apenas duró dos meses en el cargo y se fue en abril con más pena que gloria. “Gracias, querido amigo, por tu valiosa participación en nuestro gobierno”, lo saludó Albero Fernández. Pero un par de semanas después, el ex CEO cargó contra todos: “No coincido con la forma de liderazgo de Alberto”, dijo en una entrevista con CNN. Y completó: “Le cuesta el trabajo en equipo”. También responsabilizó a Cerruti por “persuadir al Presidente” para que lo despidiera.

Sin embargo, no todos terminan tan enojados con Alberto. Matías Kulfas, uno de los dirigentes más cercanos al primer mandatario incluso antes de que se inicie la gestión, salió a bancarlo. El ex ministro de Desarrollo, que debió renunciar en junio asediado por la presión K, salió del ostracismo en los últimos días para responsabilizar a la vicepresidenta por el fracaso de la economía. "En la Argentina la inflación reapareció en 2007”, sostuvo. Y completó: “Durante los ocho años de Cristina no hubo ningún plan antiinflacionario. Más bien lo que hubo fue una negación total del fenómeno”.

A mediados de mayo se debe realizar el Congreso Nacional del Partido Justicialista. Más allá de las peleas, la “mesa ratona” del Presidente necesita una foto con Cristina para poder ordenar a las bases. Si no la consiguen, creen que no habrá acuerdos sobre las candidaturas y el tiempo corre. Menos pactos significan más dolores de cabeza para Alberto. Y diciembre todavía está lejos.

Galería de imágenes

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios