Martes 4 de octubre, 2022

POLíTICA | 06-04-2022 13:51

Amado Boudou, el asesor de La Cámpora

Anticipa los proyectos que el kirchnerismo presenta en el Congreso y le abrieron una unidad básica en su honor.

Para sorpresa de muchos militantes que se congregaban en la Plaza de Mayo, Amado Boudou se acercó a la manifestación. Pero, no conforme con eso, el ex vicepresidente superó con facilidad el corralito que separaba a la gente de los dirigentes y estuvo en gran parte del 24 de marzo a pocos metros de Máximo Kirchner. Saludó a todos, uno por uno, y con muchos de ellos se sacó fotos. 

En La Cámpora su regreso a la primera plana no generó ningún ruido, de hecho lo estaban esperando: es que tras el quiebre de la agrupación con Alberto Fernández por las medidas económicas del ministro de Economía, Martín Guzmán, la palabra del ex compañero de fórmula de Cristina Kirchner tomó relevancia: se convirtió en asesor de La Cámpora.

Muchos de los argumentos que esgrime el ex vice, condenado por el intento de apropiación de la fábrica de billetes Ciccone, son utilizado luego en los comunicados de la organización de Máximo Kirchner en las argumentaciones públicas de sus referentes. E incluso, alguna de sus ideas llegaron a la materialidad en forma de proyecto de ley. Pero no es todo: la agrupación de Máximo abrió una unidad básica en su honor: “Compañero Amado”, se llama. Después de la prisión, Boudou busca su revancha.

Adelantado. El 1 de febrero, en su programa de radio, el ex vice se aventuró a contar qué haría él para que la Argentina pague la deuda con el FMI. Su opinión llegó a oídos de La Cámpora y sus ideas se fueron haciendo realidad con el correr de los días.

“Yo haría un fondo mientras dure la deuda con impuestos a las grandes fortunas. También con algunos puntos adicionales de retención a las exportaciones primarias y con los activos no declarados que se encuentren en el exterior”, dijo adelantándose semanas a los debates que se darían en el país.

La suba de retenciones serían anunciadas por el Presidente un mes después de la columna radial de Boudou. Pero lo que más llama la atención es que, antes que nadie, el ex vice revelaba el proyecto de ley que senadores del kirchnerismo iban a presentar a finales de marzo: rastrear bienes no declarados fuera del país para recaudar dólares. Un visionario.

Boudou con La Cámpora

No fue la única vez que Boudou mostró su influencia. Luego de que Máximo decidiera votar en contra el proyecto de ley de acuerdo con el FMI y diera sus fundamentos a través de una carta, el ex vice sostuvo: “Las cosas que aparecen en el documento de aquellos que votaron en contra, yo las digo hace dos años”. Su opinión económica es relevante para que los dirigentes K tengan argumentos para enfrentarse a Alberto y a Guzmán.

Génesis. Boudou estuvo ligado a La Cámpora desde sus inicios. En el 2011, fue uno de los interlocutores en el acto donde la agrupación celebraba su primer año: “Ustedes, las juventudes kirchneristas, están construyendo a sus dirigentes y la unidad que va a hacer que a la Argentina no la pare nadie”, los arengaba.

Su derrotero judicial lo alejó del kirchnerismo. Durante muchos años, mientras purgaba la pena por cohecho pasivo, nadie quería ser asociado al ex vice. Sin embargo, Boudou siguió siendo leal, al límite de la obsecuencia. Y eso tuvo sus frutos.

Tras su liberación, llegaron las buenas noticias. Se abrieron canales de comunicación con los Kirchner. Uno de los principales es la diputada camporista Paula Penacca, muy cercana a Máximo, que en noviembre inauguró en La Paternal la unidad básica “Compañero Amado”.

“Es un militante incansable de las causas justas”, lo conceptualizaba Penacca el día de la apertura del local, mientras Boudou era recibido como un héroe por la militancia camporista. Frente al escenario donde el ex vice daría su discurso, había un cartel escueto, pero muy significativo: “Lealtad a los leales”, decía.

Ahora da charlas en distintas unidades básicas de La Cámpora, para que la militancia escuche sus ideas. La última, a mediados de marzo en La Plata.

Su oposición a Guzmán lo dejó en un lugar de privilegio con el kirchnerismo. Boudou aconseja: “Los votos en el Congreso nunca están, hay que construirlos”, dice cuando se quejan de la minoría parmantaria del oficialismo; “hay que atacar más a Macri, Alberto no lo hace”, indica sobre el tema deuda. Sus palabras se transforman en órdenes en La Cámpora.

Luego del ostracismo, Boudou construye una nueva carrera política. Ya nadie lo esconde: se abraza en público con Fernanda Raverta, la titular de ANSES, y se muestra a metros de Máximo. Todavía le falta la foto con Cristina, para que no haya dudas de su regreso estelar. Tiene tiempo para conseguirla.

Galería de imágenes

En esta Nota

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios