jueves, noviembre 14, 2019

POLíTICA | 03-11-2019 12:05

Quiénes rodean a Alberto Fernández para contrarrestar a Cristina Kirchner

El nacimiento del albertismo. Quién es quién en el entorno íntimo del Presidente electo. Axel Kicillof, el discriminado.

A partir del 10 de diciembre se formalizará el nacimiento de una nueva corriente peronista: el albertismo. Y pasará a formar parte de los libros de historia junto con el menemismo, el duhaldismo y el kirchnerismo. Para darle volumen a esa construcción, el presidente electo Alberto Fernández ya está trabajando en rodearse de figuras de peso para lograr consistencia a la hora de gobernar. La primera señal que dio sobre la conformación de su Gabinete, y por lo tanto del nuevo esquema de poder, fue a través de las cuatro personas que encabezarán la transición: Gustavo Béliz, Santiago Cafiero, Vilma Ibarra y Eduardo “Wado” De Pedro. De este grupo se podría asumir que hay tres hombres de Alberto Fernández y uno de Cristina Kirchner. No hay representantes de Sergio Massa.

El resto del equipo se completa con Guillermo Nielsen, asesorando en temas económicos, junto con Matías Kulfas y Cecilia Todesca. Una sorpresa durante la campaña fue Florencio Randazzo, quien también colaborará con Fernández, a pesar de la tensa relación con Cristina Kirchner. En temas internacionales el encargado es Felipe Solá, quien está en la comitiva que viajará a México para reunirse con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Se espera que la agenda también incluya un encuentro con el empresario Carlos Slim.

Team. Béliz conoce a Fernández por el peronismo de la Capital. Y construyó una carrera basada en la lucha contra la corrupción. Durante el menemismo lo habían apodado “zapatitos blancos”, porque no quería meter los pies en el barro. Su hit más célebre fue el día que expuso en televisión la cara del entonces agente de Inteligencia más poderoso del país: Antonio Stiuso. Tras ese episodio, la presión fue tan grande que tuvo que irse del país. Al parecer, en los últimos meses hubo un intento de acercamiento de ambas partes. Amigos de Béliz y Stiuso están trabajando para una reconciliación.

Vilma Ibarra, además de ex pareja, es una persona de confianza de Fernández y suena para la Secretaría Legal y Técnica.

Cafiero fue el jefe de campaña de Alberto y lo acompaña desde la creación del Grupo Callao. Está en el 90 por ciento de las reuniones y suena para ser jefe de Gabinete.

En este esquema, “Wado” De Pedro funciona como un embajador de Cristina, aunque con el tiempo se verá si se vuelve un equilibrista entre su jefa política y el nuevo Presidente. Sectores de La Cámpora sienten que se está albertizando.

Entre todas las personas que rodean a Alberto, hay un grupo de incondicionales que se dividen en dos grupos: los albertistas de la primera hora y los albertistas del Grupo Callao. En el grupo de lo más añosos se destacan Jorge Arguello, Eduardo Valdés, Alberto Iribarne, Miguel Pesce, Julio Vitobello, Marcela Losardo, Claudio Moroni y Héctor Capaccioli, entre otros. En el grupo de los más jóvenes se destacan además de Cafiero, Todesca y Kulfas, los dirigentes Guillermo Justo Chaves, Federico Martelli, Aníbal Pitelli, Fernando Peirano y Miguel Cuberos. 

El gran desafío de Fernández será mantener la unidad alrededor de sí mismo. Su presencia en la asunción de Juan Luis Manzur, el gobernador de Tucumán, fue leída como un “contraacto”, porque la noche del domingo 27, el protagonismo del búnker se lo llevaron Cristina y Axel Kicillof, mientras que Alberto quedó en un segundo plano. En el acto de Tucumán tuvieron más visibilidad los sindicalistas que fueron escondidos en el búnker del domingo. También estuvieron el banquero Jorge Brito, el ex ministro del Interior menemista Carlos Corach, el empresario Gustavo Cinosi, de buena llegada a la embajada de Estados Unidos, y Adrián Kochen, uno de los lobbistas del Grupo Eskenazi. Kochen había estado cenando el viernes previo a las elecciones con Alberto y en Tucumán se mueve como pez en el agua. Alberto se lo cruzaba en cada pasillo que recorría.

No hubo militantes de La Cámpora. Ni siquiera “Wado” De Pedro, quien a la misma hora estaba en la asunción de su amigo Juan Bautista Mahiques como fiscal general de la Capital. En ese acto había otro representante del albertismo: Juan Manuel Olmos, sindicado como uno de los gestores judiciales de Alberto. Hoy es el encargado de resolver cualquier problema logístico. Por ejemplo: está a cargo de la compra de pasajes para el viaje de Fernández a México.

En Tucumán tampoco estuvo el electo gobernador bonaerense. La dinámica entre Kicillof y el resto de los gobernadores peronistas del país es otra incógnita. Lo mismo con Fernández. ¿Alberto tercerizará en Axel la relación con los intendentes del conurbano? En principio Gabriel Katopodis (San Martín) y “Juanchi” Zabaleta (Hurlingham) tiene diálogo directo. El miércoles 30, Fernández asistió a la inauguración de una fábrica pyme en San Martín y Kicillof no fue invitado. ¿Qué pensará Cristina Kirchner de esta discriminación peronista a su discípulo? 
A partir del 10 de diciembre comenzarán a medirse las fuerzas de cada uno: Alberto en la presidencia, Axel en la provincia y Cristina desde el Congreso.

 

 

Galería de imágenes

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario