Viernes 19 de agosto, 2022

POLíTICA | 28-07-2022 16:03

El plan de Sergio Massa para extender su poder en el Gobierno

Rosca mediática y apoyo de gobernadores para forzar un desembarco en el Gabinete que le asegure un verdadero control. El potencial equipo económico y la fusión de ministerios.

El predecesor de Sergio Massa al frente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, tenía un lema: “reivincido la rosca”. Eso tienen en común con el tigrense, a quien, a la hora de heredarle la presidencia de la cámara de Diputados, le regaló además una medalla que había recibido de su difunta madre, Gema Gardiner McDermott.

“Para que te traiga suerte”, le habría encomendado Monzó a Massa, que sumó la medalla a un rosario que le obsequió la ex diputada Carla Pitiot, y que muchas veces lo acompaña como amuleto. Massa suele repasar sus cuentas, quizás en un rezo para que llegue su momento.

Massa hizo cuentas. Unos le sugerían que rompa con el Frente de Todos. Que se despegue y juegue sus cartas en 2023 a todo o nada. Otros en el Frente Renovador, entendieron que sus chances eran bajas si rompía una vez más con el kirchnerismo. “Si vamos solos hoy sacamos 5 puntos, menos que Randazzo”, dice un hombre cercano en confianza.

Massa tiene todo para ser presidente, menos los votos”, agrega. Se debía jugar fuerte pero sin romper. Esa fue la consigna que bajó a los propios desde hace unas semanas. Evitó que los reveses en los nombramientos de Daniel Scioli en Producción, y Silvina Batakis en Economía lo desmotivaran, aunque el ex motonauta es su gran rival, y él ambiciona desde hace tiempo coordinar el Gabinete Económico.

Ese momento llegó. Tras la inacción de Alberto Fernández y su equipo frente a la disparada del dólar en la última semana, volvió a crecer el rumor de que Massa podría desembarcar en el Gabinete. Los propios massistas rosquearon esa versión que el tigrense acalló en la noche del miércoles por Twitter: "Veo muchos rumores y versiones. No tuve ningún ofrecimiento y recién quedé en charlar con el presidente Alberto Fernández sobre la agenda de trabajo entre viernes y sábado", escribió Massa.

Massa tuvo el apoyo a coro de los gobernadores en un operativo clamor. “Argentina atraviesa un momento complejo, que requiere que un dirigente con la capacidad de gestión de @SergioMassa acompañe al Presidente y a su equipo para sacar el país adelante”, escribió Mariano Arcioni. “Es fundamental que en estos momentos complejos todos sumemos para superar esta situación. @SergioMassa fortalecería la gestión, sumando la experiencia y la capacidad”, sumó Omar Perrotti. “Sería muy valioso el aporte de @SergioMassa

en el gabinete nacional. Es una persona con una amplia experiencia, mucho conocimiento que ayudaría a darle certidumbre a la población y consolidar el programa de producción y trabajo que impulsamos desde el Frente de Todos”, apoyó Gustavo Bordet.

“No hay salvadores, pero si dirigentes con capacidad y experiencia para cambiar la realidad. Sin dudas @SergioMassa es uno de ellos”, apuntaló el salteño Gustavo Sáenz.

Los mismos gobernadores que un día antes se habían reunido con el presidente reclamando un cambio, apoyaron al tercer accionista del Frente de Todos como una opción renovadora que sella el fin del albertismo: la salida de Gustavo Béliz marca el desmembramiento final.

Entre las condiciones de Massa estuvo la salida de Scioli, a quien se trajo de Brasil hace apenas un mes atrás. El tigrense propuso en ese lugar al Vasco Mendiguren de la misma manera que Guillermo Mitchel para reemplazar a Mercedes Marcó del Pont en AFIP. Y hasta Miguel Pesce estaría en la lista de los apuntados por Massa. A Batakis se le ofreció la Secretaría de Hacienda pero irá al Banco Nación. 

Entre los nombres propios que el tigrense baraja estaría también Gustavo Martínez Pandiani para la cancillería. Julián Dominguez terminó con su ministerio absorbido en una fusión que alcanzaría a Cultura y Educación (Tristán Bauer quedaría al frente de ambos) en una hipotética reestructuración en la que podría perder su lugar también Marco Lavagna: el titular del INDEC ya no goza del apoyo de Massa.

“Albero prefiere tenerlo con poder que no tenerlo. Tiene pánico de que se vaya”, marcaron confiados en el Frente Renovador. Queda por ver cuál sería además la suerte de Juan Marzur.

Y otros cambios podrían venir luego: Santiago Cafiero podría enrocarse por Julio Vitovello. Aníbal Fernández,  Juan Cabandie y Wado de Pedro estarían fuera de toda discusión y reestructuración, aunque el presidente habría intentado varias veces correr al camporista de Interior. Pero Massa dicen, tiene allí un aliado, y más aun en Máximo Kirchner, apuestan. 

Para Massa, es la chance de pasar al frente y buscar revertir una crisis. Si los indicadores mejoran, sabrá como nadie venderlo como un triunfo. La red desplegada en las últimas horas entre gobernadores y apoyos mediáticos da cuenta de que quizás sea la última carta que le queda al Frente.

Galería de imágenes

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios