Domingo 22 de mayo, 2022

POLíTICA | 09-03-2021 15:40

La increíble historia de "Chinchulín" Gasparini, el primer peronista de Putin

El intendente K de Roque Pérez se vacunó con una foto del presidente ruso. Vida dura: vivió en la calle, trabajó de changas y sufrió violencia doméstica.

Desde que se desató la pandemia, de por sí un hecho desconocido, vienen ocurriendo cosas extrañas en el mundo y Argentina no es la excepción. Pero lo que sucedió en la mañana del martes 2 en la localidad de Roque Pérez, en Buenos Aires, parece haber llevado este fenómeno a otras dimensiones: es que el intendente de aquel lugar, Juan Carlos Gasparini, posó mientras lo vacunaban contra el Covid-19 con un cuadro del presidente de Rusia que mandó a hacer especialmente para la ocasión. “Chinchulín”, el apodo que le quedó luego de una dura infancia -que incluyó vivir en la calle luego de sufrir años de violencia doméstica por parte de su abuelo-, es el primer peronista de Putin.

“Fue en agradecimiento a esa vacuna que la defenestraron tanto y que dijeron que iba a matar a los argentinos”, le explica Gasparini, que es intendente desde el 2011, a NOTICIAS. Llegó a ese cargo luego de una vida complicada: nació en una familia muy pobre y a los 12 años, sin haber terminado ni siquiera primer grado, dejó su hogar luego de repetidas golpizas por parte de su abuelo. Pasó años en la calle y vivió de la limosna que le daban los carniceros de la zona. “Iba con la bolsa de arpillera y ahí me daban las cosas que antes no se pagaban, como los chinchulines. De ahí me quedó el apodo, a pesar de que nunca los comí”, cuenta con una media sonrisa.

El peronista tuvo que hacer de todo para sobrevivir a los inviernos sin techo: trabajó en un horno de ladrillos, cuereó nutrías, hombreó bolsas, vendió turrones en cementerios, manejó camiones y varias veces fue detenido por la policía. “Sé lo que es el hambre de verdad, y gobierno como me lo enseñó la calle”, dice Gasparini, que en el 2019 volvió a ser reelecto, dentro de la lista del Frente de Todos, por tan solo 11 votos. 

Al día siguiente de posar con la foto de Putin -a “Chinchulín” no le incomodan las denuncias por violaciones a los derechos humanos que penden sobre el ruso-, el hombre volvió a hacerse cargo de la intendencia luego de una larga licencia por un problema de salud al que todavía no pudieron diagnosticar. Y ahora deberá enfrentar las elecciones legislativas en su ciudad: “Le tengo fe a la gestión de Kicillof, y a él lo quiero mucho”.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios