Monday 17 de June, 2024

POLíTICA | 27-05-2024 10:38

Los viajes de Milei por el mundo: trastienda del club de la nueva derecha

El Presidente fue a un acto de Vox en España y se peleó con Sánchez. Los vínculos del libertario a nivel global. Una cosmovisión compartida.

Javier Milei está en un escenario en Madrid. Habla, se agita, eleva la voz. La multitud española, que tampoco es tanta, lo sigue con cierto escepticismo: la mayor parte del discurso es técnico, sobre la economía argentina, todos temas que le quedan algo lejos a los habitantes del Viejo Mundo. Los fanáticos de Vox, el partido anfitrión del evento, sólo se entusiasman cuando el libertario desempolva algunos de los hits clásicos de la nueva derecha mundial: cuando grita que “el socialismo es una máquina de generar pobres”, “el socialismo nos roba la libertad”, “somos superiores productivamente, moralmente, vayan y den la pelea, esto no es para tibios”, todas cantinelas que los ultraderechistas de todo el globo conocen bien.

Sin embargo, el discurso del economista, que estuvo entre las primeras presencias del festival, pasa sin pena ni gloria. Es octubre del 2022 y Milei es apenas un diputado de un país muy lejano. Desde entonces pasó poco tiempo, pero muchas cosas cambiaron. Ahora Milei no sólo es Presidente de Argentina, sino que en el festival “Viva Europa” que organizó Vox lo recibieron como a una auténtica estrella de rock. Fue el protagonista excluyente del evento en su segunda participación y recibió aplausos desde la primera fila de líderes de la nueva derecha mundial como la francesa Marine Le Pen, el chileno José Antonio Kast, el anfitrión Santiago Abascal, y de ex funcionarios de Donald Trump.

Fotogaleria El ex presidente de Estados Unidos y aspirante a la presidencia de 2024, Donald Trump, habla durante un evento del Equipo Trump Iowa Compromiso con el Caucus en el Congreso Nacional de Ganado en Waterloo, Iowa

Su visita a España se convirtió en una polémica internacional: machacó contra la esposa del primer mandatario Pedro Sánchez (que en las elecciones del año pasado había mostrado sus simpatías por Sergio Massa), conflicto que escaló hasta convertirse en un escándalo diplomático internacional, y que incluyó el retiro de la embajadora española de Buenos Aires.

A pesar del escándalo, el affaire español y las provocaciones públicas entre Sánchez y Milei son apenas la punta del iceberg. Es que abajo se esconde lo más importante: los profundos hilos que unen a todo el club de la nueva derecha, en la que el presidente argentino tiene un rol central.

Amigos son los amigos

En 1864, Karl Marx, Friedrich Engels y el anarquista Mijaíl Bukanin fundaron la Asociación Internacional de Trabajadores en Londres, que pasaría a la historia con el nombre de “La primera internacional”. A pesar del paso del tiempo y de la enorme brecha ideológica, el festival que organiza Vox y la Conferencia de la Acción Política Conservadora tienen similitudes con su antecedente revolucionario. Son, los dos, los grandes foros del globo en el que se nuclean, se conocen y, en especial, ensayan una misma cosmovisión los líderes de la nueva derecha mundial, que procuran asistir a este tipo de encuentros.

Santiago Abascal, lider de VOX, junto con Javier Milei

Vox, además, tiene otra particularidad: a fines del 2020 lanzó la “Carta de Madrid”, un manifiesto de una carilla que fue pionero como punto de unión de la nueva derecha a nivel mundial. Su lema es “venir a luchar contra los regímens comunistas que son apoyados por el narcotráfico”, y Milei y Villarruel la firmaron, además de dirigentes como Kast, la italiana Giorgia Meloni, Eduardo Bolsonaro (el hijo) y el mexicano Eduardo Veráustegui, entre otros.

“Cuando Milei y Victoria Villarruel eran personajes más de los márgenes en Argentina, estas estructuras organizacionales les dieron un sentido de cohesión a nivel internacional. La pertenencia a estas organizaciones brinda una visión de mundo, no es sólo una cuestión formal, mientras que se van expandiendo por el mundo, como la CPAC, que nació en Estados Unidos y ya se hace en Japón, Israel y Brasil”, explica el sociólogo Ariel Goldstein, autor de “La reconquista autoritaria” y de “Bolsonaro, la democracia de Brasil en peligro”.

Asunción de Javier Milei como presidente de Argentina. El ex presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, saluda a sus partidarios a su llegada al Congreso para asistir a la ceremonia de toma de posesión de Javier Milei

El caso de Vox pone esto de manifiesto. La organización ultraconservadora española apostó por Milei cuando este era apenas un diputado que había salido tercero en las elecciones en una ciudad, Buenos Aires, y cuando la mayoría de las encuestas lo imaginaba entre los últimos puestos en las votaciones nacionales del año siguiente, en el mejor de los casos. “Uno de los pocos que me abrazaron cuando todos me daban la espalda fue Santiago Abascal”, dijo el Presidente, en el último acto en Madrid, casi dos años después del primero.

Este vínculo se construyó en gran parte gracias a la vicepresidenta. Ella es amiga desde la infancia con Javier Ortega Smith, el segundo de Vox, un dirigente cuya madre no sólo es argentina sino que además tuvo en el pasado profundos vínculos con la familia militar. De ahí viene la relación, que luego la política profundizó: en el 2019 Ortega Smith viajó a Buenos Aires para participar de un acto junto a la actual vicepresidenta, en el Círculo Militar, y la confianza era tanta que el español se alojó en lo de la abogada.

Fotogaleria Los manifestantes sostienen banderas de España y una bandera de España con el nombre del partido de extrema derecha Vox durante una protesta convocada por la oposición de derecha

En el 2023, el líder de Vox hizo videos llamando a los argentinos a votar por la fórmula de LLA. Villarruel, de hecho, los tiene presentes en sus discursos. “Como dicen mis queridos amigos de Vox en España: si amás a tu país y te animás a decirlo, sos facho. Si no estás de acuerdo con el feminismo y con la ideología de género que discrimina entre los hombres y las mujeres, sos machista y sos facho. Si exigís al Gobierno que no te usurpen tu casa o tu tierra delincuentes o mapuches, sos racista y sos facho”, decía ella en el cierre de la campaña en el 2021

El mundo es un pañuelo

Pero Milei no sólo tiene relaciones con Vox. Con el líder regional que más vínculo probó tener es con el brasileño Jair Bolsonaro, que incluso asistió a su asunción. Aunque ese día formalmente se conocieron, ya habían hablado varias veces por teléfono e incluso Milei había cenado en Buenos Aires con Eduardo, su hijo y operador político. Son varios los que fortalecieron esa relación. Uno es Fernando Cerimedo, el consultor que es dueño de La Derecha Diario y que conoció a Eduardo en Estados Unidos. Ambos eran estudiantes de Jaime Durán Barba en aquel país, e incluso compañeros de banco. Desde ahí viene la relación.

El otro que abre puertas es el movedizo Nahuel Sotelo, hombre de perfil bajo, legislador bonarense, que tiene varias particularidades en el espacio. La primera es que dirige la “Julio Argentino Roca”, la única organización política tradicional dentro de LLA -que en fechas como el cierre de campaña llegó a movilizar dos mil personas- y la otra es que también es parte de los nexos internacionales de Milei. Tiene relación no sólo con Edaurdo Bolsonaro sino también con dirigentes de primera línea de Nayib Bukele en El Salvador, país al que viajó en varias oportunidades.

Patricia Bullrich y Nayib Bukele

Hay acá una ausencia que no deja de llamar la atención. Es lo afuera que está de todo este sistema de relaciones la canciller, Diana Mondino, que en los papeles debería ser quien lleve adelante esta tarea. No sólo eso, sino que el Gobierno eligió como portavoz en el conflicto con España a Guillermo Francos, el ministro del Interior, y no a ella. Es algo extraño ya que, como el nombre de su cargo lo indica, el funcionario se desempeña en asuntos internos y no externos. Mondino venía de declarar que le costaba reconocer a los chinos ya que eran “todos iguales”: quizás el Gobierno temió que arrancara ahora con una tanda de “chistes de gallegos”.

Todo se cocina en las redes

Todo esto podría parecer muy alejado del día a día argentino si no fuera por dos detalles. El primero es cómo impactan en la cabeza presidencial este tipo de giras. Al regreso de España, en una amable conversación con TN, Milei declaró ser “el máximo exponente de la libertad mundial”. Parecería ser un paso más en el mesianismo, ese vínculo de ida y vuelta que dice tener con Dios y que NOTICIAS viene relatando. Resta ver cuál puede ser el siguiente nivel al que llegue el Presidente, a quien claramente lo atrae la idea de presentarse ante el mundo como uno de los mayores líderes de la nueva derecha del presente. Las invitaciones que hizo el día de su asunción a Bolsonaro, al húngaro Viktor Orbán y al ucraniano Volodímir Zelenski ponen esto de manifiesto. A Trump también lo invitó pero no vino, y tuvo que esperar hasta la CPAC en Estados Unidos, en febrero, para conocerlo.

Fotogaleria El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky habla durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro estonio tras su reunión en Zhytomyr, en medio de la invasión rusa de Ucrania

El otro elemento en el que hay que entender la inserción de Milei dentro de este club es el bagaje político y cultural que le da. Hay una línea de tiempo que permite ver este camino: el economista pasó de ser un libertario centrado en su área de especialidad a un polemista de trinchera luego de que los escritores Agustín Laje y Nicolás Márquez (ver recuadro) lo empezaran a incluir en sus charlas, en el 2019. A partir de ese momento Milei incorporaría la lógica de “la batalla cultural” (nombre de uno de los libros de Laje), una idea que trae aparejada la lógica de la “lucha contra el comunismo”, idéntica a lo que postula Vox. Es en esta línea que hay que entender el vínculo del Presidente con estos dos autores, uno de los cuales acaba de publicar una biografía autorizada del mandatario: le dan un manual, una guía ideológica para poder insertarse con comodidad dentro de este club ultraconservador planetario.

Podría parecer un tema de segundo orden pero es, por el contrario, central. La distancia entre la ideología de Murray Rothbard, que Milei copia al pie de la letra, y la que tienen Laje, Márquez, Bolsonaro, Trump o Vox, por citar algunos casos, es enorme. Milei, siguiendo al fundador de este credo, niega la existencia misma del Estado, mientras que el grueso de los líderes de nueva derecha son ultranacionalistas y en muchos casos, como el del estadounidense, han llevado adelante gobiernos proteccionistas cuando les tocó estar en el poder. Por eso, lo de Laje y Márquez no sólo lo ayuda a Milei: sin esta impronta discursiva (que el libertario replica en los actos en el exterior gritando que “no hay que ser tibios, hay que dar la pelea”) sería imposible para él participar de un foro así. Conservadores del mundo, uníos.

 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios