Lunes 26 de octubre, 2020

POLíTICA | 27-09-2020 00:10

Patricia Bullrich busca ser "la madre de los halcones" en el nuevo JxC

La presidenta del Pro es quien mejor representa al votante ultra opositor. Macri la apoya y Larreta la acepta en su armado. Busca sumar aliados de derecha al espacio.

"No hay halcones y palomas. El armado es con todos, con María Eugenia Vidal pero también con Patricia Bullrich", reconoce en la intimidad Horacio Rodríguez Larreta, el dirigente con mejor imagen (más de 60% en los distintos sondeos), a quien la confrontación por la coparticipación con Alberto Fernández paró como principal contendiente. El Jefe de Gobierno porteño entiende que en su camino al 2023 necesita un armado plural ("con Monzó pero también con Espert", matizan los larretistas), pero sobre todo del propio espacio, que hoy Patricia Bullrich preside desde el Pro.

La ex Juventud Peronista, luego montonera, luego cafierista, menemista y aliancista, llegó a Cambiemos con su partido Unión por la Libertad, que en 2018 disolvió para integrarlo al Pro. Partido que no solo comanda en los papeles, pero que también representa con más fidelidad qué otros referentes. Al menos eso dicen las encuestas: tiene el mayor grado de aprobación entre los votantes del núcleo duro del Pro, al que distintos analistas asignan un 15% del total del electorado nacional. Y supera a María Eugenia Vidal en imagen positiva con un 60.4% (versus el 58.6%) según datos de la consultora Aciertos. Valoración por la cual el ex presidente Mauricio Macri la consideró como opción a vicepresidenta el año pasado, inclinándose finalmente por Miguel Ángel Pichetto, el ex senador que en muchos sentidos funciona como su alter ego masculino.

Corazón. Ni el coronavirus logró que Bullrich bajara el perfil (como sí paso con Vidal). La ex ministra de Seguridad contrajo la enfermedad a principios de septiembre, y fue dada de alta una semana después. Pero debió volver a internarse 24 horas más tarde por una insuficiencia respiratoria. Sin embargo, participó vía Zoom de los encuentros del partido, buscando además ampliar la lista de aliados: invito al exministro de economía Ricardo López Murphy (con quién en 2002 formó la alianza Recrear), a sumarse a la coalición.

"Somos mirados por la sociedad como la posible sustitución de este gobierno en 2021", insiste la presidenta del Pro, y referente de los "banderazos". "Son fenómenos sociales y populares muy importantes no solamente espontáneos sino sistemáticos en la defensa de varios valores que se van sumando", explica Bullrich. "Hay un corazón que es el mismo: no a la impunidad ni al avance del kirchnerismo sobre la justicia", sintetiza la ex ministra, que busca ganarse el corazón de esa masa, y ser su abanderada.

"En el 2021 no hay elecciones presidenciales, así que lo que quiere Pato es intentar un cambio de gobierno desde el parlamento... como hicieron con Dilma (Rousseff)", recogió el guante en Twitter Graciana Peñafort, la directora de asuntos jurídicos del Senado.

Y ciertamente Bullrich busca ser “la madre de los halcones” (acá no hay dragones como en “Juego de Tronos”) máxima referente de un conjunto de voces parlamentarias en la oposición, que cruzan al gobierno con más virulencia que los dirigentes del espacio que ocupan cargos ejecutivos: Larreta, los gobernadores e intendentes.

Candidata. Ya ocupa ese lugar sin banca, pero podría ir por un asiento en Diputados el año entrante, como candidata en la provincia de Buenos Aires. Aunque referentes del espacio en el distrito niegan que Bullrich se haya anotado ya para competir en 2021, y la posibilidad no los entusiasma demasiado, entienden que “la campaña pasará por el hambre y la inseguridad”, y que la ex ministra funciona allí cómo contrapartida de una hipotética candidatura de Sergio Berni.

Pero su nombre encabezando la lista setea una dirección con la que las palomas, los moderados, no se sienten cómodas. Algo que manifestaba Emilio Monzó hace una semana insistiendo que la renovación de la oposición debía construirse con Larreta, Lousteau y Vidal a la cabeza, jubilando a Macri y Bullrich. "Su propuesta es ingenua, pensar que una construcción política compleja se puede resolver en dejemos todo, nos juntamos 4 o 5 y hacemos una propuesta nueva. El 41% de los votos no se puede juntar con medio equipo de fútbol", lo aleccionó en su respuesta la presidenta del Pro, dispuesta a jugar en un equipo más grande.

El apuro de Monzó por correr a Bullrich responde a sus propios intereses: el ex presidente de la Cámara de Diputados quiere encabezar la lista de un nuevo armado centrista en 2021 en la provincia. Pero Jorge Macri (hoy referente en ese territorio), y su primo el ex presidente, le cierran la puerta: ventaja para Bullrich y sus halcones.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios