Viernes 20 de mayo, 2022

POLíTICA | 15-05-2022 00:10

Rosatti vs. Lorenzetti: la grieta dentro de la Corte Suprema

La sorda pelea entre el titular del máximo tribunal y el juez más cercano al Gobierno.

La actividad del jueves 12 estuvo cargada de simbolismo. La Corte Suprema salió del Palacio de Justicia para hacerse presente en Rosario y dar una señal de apoyo a los jueces y fiscales que son constantemente amenazados por las bandas narco. Pero esa muestra de unidad no es tan firme si se la mira con una lupa: por dentro, el máximo tribunal tiene una grieta que parece irrecuperable entre Horacio Rosatti y Ricardo Lorenzetti.

Los ministros santafesinos se tienen en la mira. Es por eso que, mientras Rosatti acumula poder puertas adentro del máximo tribunal, Lorenzetti busca hacerse fuerte hacia afuera, con apariciones públicas y conversaciones con distintos actores sociales. La política no les es indiferente: al primero, el kirchnerismo le hizo una marcha para echarlo; al segundo, Elisa Carrió insiste en arrinconarlo con un juicio político. Ellos, sin escapar del formalismo cortesano, se defienden.

Mudanza

Por la crisis de violencia narco que vive Rosario, en algún momento se especuló con que la Corte llegara a esa ciudad en autos blindados. Fueron los mismos ministros quienes consideraron la idea como disparatada. Al acto de la Asociación de Jueces Federales de la República Argentina lo abrió Rosatti y lo cerró Lorenzetti. Los polos de poder se miden en todos lados. Y cada detalle tiene una lectura política.

La misma semana en la que Rosatti asumió como presidente del Consejo de la Magistratura, Lorenzetti viajó a México. En su entorno aseguran que la licencia estaba pedida con anterioridad a saber lo que decidiría la Corte. De todas maneras, reniegan de las formas elegidas por el máximo tribunal: “La idea no era entrar de esa manera al Consejo, pensamos que iba a ser más consensuado”, le reprocharon al flamante presidente.

Lorenzetti fue el único ministro que no acompañó con su firma la decisión del tribunal supremo de poner en funcionamiento el Consejo de la Magistratura, lo que le dio más poder a su rival. Es que Rosatti asumió como el presidente del organismo que sanciona y remueve jueces.

“Yo no compartí volver a la ley anterior, pero fue el criterio de la mayoría”, argumentaría luego Lorenzetti para dejar en claro sus diferencias. “Ya tomada la decisión, es lo que corresponde aplicar y nosotros tenemos que respaldarlo”, completó en una extraña primera persona del plural. Era el único cortesano en la vereda de enfrente.

“Acá no se presta atención a esas diferencias”, le bajan el precio a la pelea en los pasillos del Palacio de Justicia. Pero los votos están contados: “Es 3 a 1 en casi todo”, completan.

El presidente de la Corte no suele dar entrevistas, sin embargo se lo replanteó en las últimas semanas luego de que Lorenzetti hiciera públicas sus diferencias sobre el Consejo de la Magistratura: “Si los demás hablan…”, advirtió a su equipo en alusión a su coprovinciano. Luego reculó. Prefirió el silencio mediático y el perfil bajo, otra vez.

Señalados

El devenir de los acontecimientos puso a la Corte en la mira de la política. Y los partidos también eligieron su bando. A Rosatti le apuntó el kirchnerismo: a principios de mayo referentes del Frente de Todos marcharon para pedir el juicio político del presidente de la Corte, el enemigo principal. "Pretende asumir el Consejo de la Magistratura el mismo al que Macri designó a dedo, que se autovotó para presidir la Corte y que dictó el fallo que lo puso a la cabeza del órgano que designa y remueve jueces”, lo había señalado nada más y nada menos que el ministro de Justicia, Martín Soria (ver recuadro).

Desde la otra vereda, la presión política estuvo sobre Lorenzetti. Elisa Carrió amplió la denuncia que había realizado años atrás contra el ministro. “Está golpeando a la propia Corte. Él opera para Cristina (Kirchner) y lo que ella está haciendo es un intento de golpe de Estado”, indicó la cofundadora de Cambiemos.

“Ellos hablan por razones políticas. Institucionalmente eso es irrelevante. Así como habló Boudou o Moyano (en la marcha contra Corte), ahora lo hace Carrió”, le restó importancia Lorenzetti en una entrevista en LN+.

Tras la muestra de unidad frente a los ataques narcos en Rosario, la Corte volvió a su laberinto. En el Palacio de Justicia las internas no cesan y la tensión siempre va en aumento.

Galería de imágenes

Carlos Claá

Carlos Claá

Periodista político

Comentarios