POLíTICA | 09-01-2023 11:04

Un CEO a la Rosada: Antonio Aracre, la última apuesta de Alberto Fernández

El ex hombre de Syngenta será el nuevo jefe de asesores del Presidente. Trastienda de su llegada y los dos pedidos que le hizo el mandatario.

Alberto Fernández lo conoció cuando, allá por el 2019, Antonio Aracre escribió una carta sobre los problemas del hambre en Argentina, en donde ensayaba una posible solución. En aquel momento el hombre era el CEO de Syngenta, la empresa capitales chinos, el lugar donde trabajó durante 37 años.

Pero eso se terminó ahora. Luego de la renuncia de Julián Leunda, el jefe de asesores del Presidente que quedó envuelto en el escándalo de Lago Escondido, Alberto telefoneó a Aracre para ofrecerle el puesto. El otrora empresario venía sumando puntos ante la mirada presidencial: Aracre se había convertido en una de las pocas voces de este mundo que defendía en público al gobierno, y en su momento había defendido a capa y espada al otrora ministro Martín Guzmán. Durante todo ese tiempo, Alberto y Aracre estrecharon su vínculo.

A mediados de diciembre el Presidente le ofreció el puesto, en lo que significaba la primera aventura de Aracre en el mundo de la política. Fernández le pidió dos cosas. La primera fue acercar a actores del mundo privado al estatal, para convencerlos de invertir. La otra idea que le sugirió fue armar una mesa de diálogo con actores de toda la sociedad -oposición, sindicatos, empresarios- para ponerse de acuerdo en algunos puntos básicos sobre la convivencia democrática. Esta última, en pleno año electoral, parece difícil.

Aracre tuvo una bienvenida agitada al mundo de la rosca. Su designación despertó de por sí algún comentario desde el kirchnerismo duro. “Veníamos a poner a Argentina de pie y terminamos poniendo CEOS en el Gobierno”, fue una reflexión que compartió uno de ellos.

Luego el otrora empresario se madrugó una junta de firmas de ambientalistas que pedían su renuncia, y después él mismo se metió en una polémica. Se mostró a favor de una “modernización laboral”, un juego de palabras que es tabú para una parte del peronismo, y la polémica no se hizo esperar. Pablo Moyano salió al cruce y también se sumó al pedido de renuncia. Se vendrán meses agitados para Aracre.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios