Martes 7 de abril, 2020

RESTAURANTES | 12-03-2020 18:39

Experiencia de finca

Finca La Anita - Restaurante de fuegos. Calle Cobos 13750, Agrelo, Luján de Cuyo, Mendoza. (261) 331-2017. Todos los días mediodía y noche, sólo con reserva previa. Tarjetas de crédito. Mediodía (5 pasos con vinos): $ 3.250. *** Cocina *** Servicio ***** Ambiente

Allá por el año 1992, un productor de vino a gran escala, Manuel Mas, decidió producir vinos de terroir en una zona inhóspita de Luján de Cuyo, Agrelo. Llamó a la finca como a su madre, la Anita –en Mendoza todos nos llamamos con el artículo antes del nombre–, y se convirtió así en pionero de lo que hoy es una de las regiones más valoradas de la vitivinicultura argentina.

La finca conserva su aire auténtico, de construcciones nobles color terracota y patios de piedra rodeados de árboles añejos. A la hora de armar la propuesta gastronómica, la intención fue replicar la visita a una finca mendocina, es decir, que los fuegos son protagonistas. Horno de barro, cruz, parrilla, y ahumador son manejados con habilidad por dos cocineros mendocinos, Pablo y Charly, que comparten el apellido Torres aunque no son hermanos. Lo estacional y lo que aporta el entorno –en este caso hay mucha uva– son incorporados en las preparaciones de los cinco pasos del menú.

La uva moscatel crea un contrapunto de sabor en el “mantecoso fortificado”, una versión libre de la provoleta con queso mantecoso al que, además, se le suman higos. La punta de pierna llega a la mesa marinada en mosto de Chardonnay, junto a una planchita de hierro caliente donde el comensal lo cocina al punto deseado (el sabor de la uva prevalece, sin invadir). De postre, el mosto de la uva sirve de base para un refrescante carpaccio de melón con ricotta de cabra, y pesto dulce de avellanas y menta.

Otros productos de la zona utilizados en las preparaciones son la jarilla, arbusto aromático y oleoso, que se utiliza para ahumar carnes como el filet mignon cocinado en cruz, y servido con papas, batatas y tomates cocinados en el horno de barro. Los turgentes tomates mendocinos se convierten en un agua dulzona donde se cocina la polenta y el ketchup casero que acompañan el vacío de cerdo. Cocina KM 0, de la tierra a la mesa.

Los excelentes vinos de la bodega acompañan cada paso pero también pueden probarse en degustaciones o picnics al aire libre, paseo en carreta por los viñedos incluído.

Galería de imágenes

En esta Nota

Cayetana Vidal Buzzi

Cayetana Vidal Buzzi

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario