Lunes 17 de mayo, 2021

SHOWBIZ | 21-12-2020 12:08

Arreglos, cocina, espiritualidad y sexualidad, tópicos del año en redes

Profesionales influencers analizaron cómo fue el año de la pandemia. Qué aprendimos y que nos dejó el 2020.

La cuarentena del 2020 potenció el uso de las redes sociales: 59% según la agencia mobile Kickads. Y tuvieron un crecimiento exponencial las apps TikTok e Instagram. Con la premisa de mantenerse comunicados a pesar del distanciamiento, pero también de entretenerse, comprar, o satisfacer la curiosidad por ciertos contenidos. ¿Qué contenidos primaron? La educación está al tome, en el informe anual de Google. Seguida de cerca por la cocina, el entrenamiento y la meditación, las refacciones hogareñas y la decoración. Tópicos que captaron la atención y potenciaron asimismo a una nueva casta de influencers con expertise real.

El 19 de marzo, el presidente Alberto Fernández anunciaba el inicio de la cuarentena. Pocos rubros escapaban entonces al cierre. Los esenciales, a los que se sumaban los comercios de proximidad, almacenes, kioscos y también las ferreterías.

Las ferreterías fueron el primer boom de la cuarentena para los que finalmente sacaron de abajo del imán de la heladera la lista de arreglos pendientes en la casa primero, y luego hicieron una segunda lista para poner el hogar más lindo, o volverlo más funcional dadas la nueva normalidad de teletrabajo y telescuela.

“Al pasar más tiempo en casa, la gente quiso verla más linda”, refrendó Bernardita Siutti, conocida en redes como “Mami Albañil” (@mami.albanil en Instagram, donde tiene más de 360 mil seguidores). “Mucha gente que tenía su escritorio y no sabía dónde ubicarlo, o sectorizar espacios. Yo me encontré con una firma muy grande que me llamo para que de una charla para que sus empleados en Latinoamérica pudieran adecuar sus espacios de trabajo”, sumó Trinidad Reina (@trinidadre), arquitecta y conductora de Discovery Home & Health. Ambas, referentes en redes, vieron despegar sus métricas desde el inicio de la cuarentena.

“Cuanto más mostrás y más laburás, mejor te va, y el señor algoritmo te premia. Pero no hay que ponerse demasiado profesional con la estética. Cuando yo me pongo cinematográfica, para ponerle una palabra, no lo mira nadie. La gente que me sigue quiere ver a mis hijas corriendo en pañales en un video casero”, resumió Siutti. “Con los cambios que hice este año en ese sentido, me está yendo mejor que antes”, apuntó durante un encuentro virtual de influencers organizado por la agencia VERBO.

“Los primeros meses creció rapidísimo fue un boom. Después tuve que darle una vuelta de rosca a como edito los videos, y los temas, encaré proyectos más sociales en vez de proyectos de marcas”, contó Siutti, que inventó a la “Mami Albañil” hace algunos años para callar a los machirulos amigos de su ex que no creían en su capacidad para los arreglos hogareños.

“Hoy a los que ponen cosas horribles los escracho. Pero en general los hombres que me siguen hacen críticas constructivas y más técnicas. Pero el 90% de los que me siguen son mujeres y son implacables”, apuntó.

En el caso de Reina, la cuarentena puso en pausa su estudio de arquitectura. Lo que le permitió reconectar con su pasión por el arte de lo reciclado. “Yo tenía hace años un proyecto que se llamaba 'Art and trash', y el parate en el trabajo me permitió volver a encontrarme con lo manual y plástico, y fue súper satisfactorio para mí”, resumió. “Me puse a hacer manualidades con todo lo que había en mi casa, y lo terminé transformando. Esos videos de piezas recicladas revolucionaron mi cuenta. Tuve un crecimiento muy grande este año, y parece mentira que arrancaron como medio en chiste. En meses se acercaron marcas y me he vuelto este año mi propia agencia de publicidad. Son muchas horas de video y edición, y tiempo, pero estoy chocha”, festejó Reina con 77 mil seguidores en redes.

Para Siutti, el balance es positivo a pesar de que la cuarentena la “tambaleó como todos”: “hubo un montón de marcas que aparecieron para trabajos puntuales, pero también se me bajaron marcas con las que yo tenía contratos anuales y eso es un bajón. Yo había logrado mi quinta fija, mi zona de confort divina, pero hubo que rearmar todo”.

Para muchos, la receta para evitar el bajón fueron justamente las recetas. Masamadre, medialunas, pan casero y flan casero están entre las 10 más buscadas en en Google en el 2020.

“El trabajo manual hace que tu cerebro pare un poco. La cocina tiene eso. El principio de la cuarentena fue un momento de mucha angustia. La gente estaba encerrada y preocupada, y la cocina fue salvadora. Poder meter la cabeza en una receta y conectar aunque sea un rato con un amasado”, marcó Ximena Sáenz, cara de “Cocineros Argentinos” en la TV Pública y referente entre los influencers gastronómicos, con 380 mil seguidores. “Me pasó a mí que un martes a las 8 de la noche me ponía a cocinar algo larguísimo porque necesitaba hacer cosas, y a la gente le pasó lo mismo. Personas que en su vida habían cocinado empezaron a hacer recetas elaboradas y se sintieron muy felices en ese lugar”, celebró.

“Yo pasé por varias etapas en el año y fui viendo eso mismo en mis redes sociales. Al principio fue canalizar horas y horas en la cocina. Funcionaron muy bien las recetas de amasado y aquellas en las que podías reciclar lo que quedaba en la heladera. La gente quería saber que hacía con las bananas cuando se ponían marrones por ejemplo”, cuenta Sáenz que armó una tablita de equivalencias según la cantidad de plátanos maduros en el refrigerador. “En el último tiempo preferí dejar las recetas en un Word, y también le puse una playlist, para que la gente las imprima y escuche música mientras cocina, y desconecte un rato del celu y conecte con el presente”, cierra la cocinera.

 “Cuando empezó la cuarentena yo sentía energéticamente que había miedo, mucha incertidumbre, mucha gente sufriendo. No es solo era importante la higiene de manos, sino la higiene mental”, reflexionó Isha Escribano, médica, periodista, cantante y fundadora de la Fundación El Arte de Vivir. Entonces, desde su Instagram, empezó a hacer meditaciones guiadas para que cientos de personas lograr introspección y mejor descanso.

Patricio Gómez Di Leva

“La naturaleza nos está dando la posibilidad de recapacitar, recalcular. A mi me aterra cuando escucho a los periodistas insisten que volvamos a la normalidad. Para mi la cuarentena ha sido una bendición encubierta. Una oportunidad de repensar. Yo lo que le pido al cielo es que nos dé suficiente luz para que no volvamos a la normalidad, para que avancemos hacia un nuevo mundo posible”, agrega Isha. Insiste con que este parar que marcó el 2020 les permitió a muchos cortar con un círculo vicioso para mutar en uno virtuoso, reconectando con uno mismo y con los demás.

“Lo que empezó hacer Trini Reina me pasó a mi también”, se sumó Patricio Gómez Di Leva (@respuestasexual), psicólogo y sexólogo, con micros en Instagram y TikTok para lograr la renovación de la sexualidad. “Lo que vos estás buscando te llega. Las prioridades que tenés en la vida están donde vos pones tu foco”, focalizó Isha.

“La primera semana de la cuarentena muchos pacientes empezaron a cancelarme sesiones. Yo tenía muy pocos pacientes online aunque quería hace muchos años trabajar online, pero nunca llegaba a poder concretarlo. Y cuando empezó la cuarentena muchos prefirieron cortar sesiones. Y de golpe se me abrió la agenda para dedicarle más tiempo a los que yo venía haciendo en redes”, explicó Gómez Di Leva.

“Empecé a dedicar más a las redes y explotaron. Es algo que funciona en la medida que uno va generando contenido, y yo antes no tenía tanto tiempo. Entonces compré luces, cambié el teléfono por uno mejor, tenía un trípode pero me compre otro más pro. Hoy todos creen que soy un experto, pero hasta hace poco no me llevaba muy bien con la tecnología, hasta que le agarré la mano. Yo no sabía editar, lo grababa con un celular y lo mandaba a una productora para que me cortara el video. Este año tuve que aprender”, contó el sexólogo que fue un boom de Instagram en la cuarentena: llegó a los 150 mil seguidores y José María Muscari lo llamó para que se sumase a la versión virtual de “Sex” la obra más vista de la cuarentena.

Cuando reabrió el consultorio, su agenda se saturó. “Fui aprendiendo sobre la marcha, y superando el miedo al ridículo. Uno se va animando y se va convirtiendo en influencer sin querer. Tengo videos que subí en TikTok que tienen dos millones y medio de visualizaciones, es increíble. Las redes tienen ese ida y vuelta con la gente que está buenísimo, el feedback y la comunidad que se va generando”, cerró Gómez Di Leva, un cuarentenial exitoso.

También te puede interesar

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios