Lunes 8 de marzo, 2021

SHOWBIZ | 01-12-2020 14:51

Cine en jaque: cierre de salas, menos películas y competencia con el streaming

Los grandes estudios de Hollywood privilegian a las plataformas ante la caída de la taquilla por la cuarentena y el temor al contagio. Las cadenas de salas al borde de la quiebra.

En Argentina ya se habilitó la vuelta de los teatros, y está confirmada -con distintos apoyos estatales- la temporada de verano. Pero la reapertura de los cines es otra película. Aunque algunas provincias ya habilitaron desafiando el DNU nacional, y se espera que el permiso a nivel país llegue en breve, las mismas cadenas tienen dudas respecto a si es conveniente abrir. Más allá de los protocolos y el aforo reducido al 30 o 50%, la clave es la falta de películas taquilleras para volver a atraer público a las salas.

Panorama. En el mundo la reapertura de los cines ha dado magros resultados. La cadena de cines británica Cineworld, la segunda más grande en el mundo, comunicó pérdidas de 1.582,5 millones de dólares (1.359 millones de euros), según sus balances presentados hace días.

Los números rojos y la abultada caída de la facturación se corresponden lógicamente con las medidas aprobadas para detener la expansión de la pandemia del Covid-19, y representan una caída del 66% en comparación con 2019: la venta de entradas supuso ingresos por 391,3 millones de dólares, un 69,2% menos, y la venta de alimentos y bebidas se situó en 203,6 millones de dólares, un 67,4% menos. Y el número de espectadores entre enero y noviembre se situó en 47,5 millones, frente a los más de 250 millones del año pasado.

En consecuencia, Cineworld dispuso el cierre temporal de sus 536 cines Regal en Estados Unidos y sus 127 establecimientos británicos. Mientras que la empresa número uno del rubro, AMC, redujo el horario de apertura de sus cines Odeon, aunque esperan tener un final de año que marque el repunte con las películas de Navidad.

Lo mismo sucede en España, donde los cines de la firma Euskadi perdieron 2,6 millones de espectadores por la pandemia, y acumulan unos 10 millones de euros de pérdidas: desde el 1 de enero al 8 de noviembre, la caída es del 65%. Tanto que hasta el gobierno salió a apoyar en Madrid con una campaña para promover la asistencia a las salas, bajo el lema #LaCulturaEsSegura.

Latinoamérica. En México, los rebrotes marcaron, un nuevo cierre de los cines, y la situación del mercado latino es incierta. Sin embargo, en Colombia la vuelta se produjo hace días, el 26 de noviembre, con la reapertura de 500 salas de las cadenas Cinemark, Royal Films, Cinépolis y Procinal. Con estrictos protocolos de bioseguridad y un aforo reducido al 35%: incluyen distanciamiento de dos metros entre cada persona que quiera disfrutar de las funciones, quienes no podrán ingresar con síntomas de gripe ni registrando una temperatura mayor a 37 grados.

“Hemos implementado procesos de desinfección en cada una de las salas, entre funciones. Nos hemos preparado minuciosamente para este nuevo arranque”, marcó Andrea Beltrán, directora de marketing de Cinemark.

Sin embargo, como en el resto del mundo, hay quienes prefieren mantener las salas cerradas dada la poca expectativa que despierta un cartelera acotada de estrenos, algunos de los cuales ya se han filtrado en Internet (en el caso colombiano, la vuelta fue con el estreno de “Las brujas”, “Scooby” y el musical de la banda coreana BTS). Es el caso de Cine Colombia, no abrirá las puertas de sus cines Multiplex en 2020. “Agradezco tantos mensajes de nuestros clientes preguntando cuándo abriremos los Multiplex de Cine Colombia en todo el país. Para no generar expectativas, les informo que no abriremos los cines en lo que resta del año 2020”, escribió en su cuenta de Twitter presidente de la empresa, Munir Falah, que apostó durante este año a los autocines en Cali y Bogotá, además de su propio servicio de streaming, Cineco Plus.

Películas. “Hay un montón de señales a nivel internacional. Un mercado como el norteamericano está con un 56% de salas abiertas, los estrenos grandes de las majors se están moviendo a bien entrado 2021 o directamente a plataformas, como está haciendo Disney”, señala Enrique Costa, Jefe de Distribución en la productora Avalon. “La gente no va al cine en masa, y si lo hacen, solo van a ver blockbusters a grandes cadenas. La situación está realmente complicada, nos jugamos mucho y los cines no nos están ayudando de la manera que nos gustaría”, suma Sonia Abbas, de Begin Again Films. “Mi impresión era que el hecho de que las grandes distribuidores retiraran sus pelis de las salas hasta 2021 era una oportunidad para el sector independiente, pero no se ha aprovechado. Muchos exhibidores han cerrado o se han quejado de no tener nada para estrenar”, aporta Xènia Puiggrós, de Segarra Films.

Ciertamente, las grandes usinas de Hollywood parecen dispuestas a cerrar el año calladamente, reservando sus tanques para 2021. Es el caso de MGM y Universal Pictures, que decidieron retrasar “Sin tiempo para morir”, la última película de James Bond, de noviembre a abril de 2021 a pesar del pataleo de Adam Aron, director ejecutivo de AMC Entertainment, el mayor circuito teatral de Estados Unidos, quien pretendía tener la película para Navidad.

Lo cierto es que MGM barajaba la posibilidad de vender los derechos de la última película de Daniel Craig como el 007 a un servicio de streaming (Apple le ofreció 400 millones de dólares).

Streaming. La tendencia que se impone entre todos los grandes estudios. “MGM está sufriendo lo que todos los estudios importantes. Tienen un buen número de producciones de alto costo en el inventario, archivados, sin ningún tipo de retorno en sus inversiones", explica Hal Vogel, director ejecutivo de Vogel Capital Research. "Incluso los estudios que tienen una financiación con bajos intereses, están viendo que su deuda aumenta. Seguir la ruta del streaming es la lógica si necesitás recuperar algo del dinero pronto", agrega.

Según The Hollywood Reporter, el costo financiero de “Sin tiempo para morir” aumenta en un millón de dólares cada mes que pasa sin que llegue a los cines. De ahí, que buena parte de las majors estén retrasando sus grandes producciones o lanzándolas directamente en streaming, como el caso de Disney con “Mulan” y “Soul”, lo nuevo de Pixar que también irá directamente a Disney+.

Y se sumarían también a la plataforma dos estrenos que estaban proyectados para diciembre en salas y ya no se darán: “Muerte en el Nilo”, nueva adaptación de la obra de Agatha Christie dirigida y protagonizada por Kenneth Branagh, y la comedia de ciencia ficción “Free Guy”, protagonizada por Ryan Reynolds.

Según la consultora Deloitte el hogar estadounidense promedio hoy se suscribe a cuatro servicios de transmisión ondemand, lo que potencia la crisis de los cines: la Asociación Nacional de Propietarios de Teatros de Estados Unidos predice que siete de cada diez compañías pequeñas o medianas quebrarán a menos que haya un rescate estatal.

Estrenos. Solamente Warner Bros se atrevió a estrenar un filme potente como “Tenet” en la reapertura. Y el resultado fue calamitoso: el thriller de ciencia ficción de Christopher Nolan solo recaudó 350 millones de dólares en el mundo, y apenas alcanzó el punto de equilibrio.

De allí que el próximo tanque de Warner, la varias veces postergada en el año “La Mujer Maravilla 1984”, se estrene para Navidad de forma simultánea en salas de cine y en la plataforma HBO Max: se calcula que Warner perderá alrededor de 200 millones de dólares, pero apuntalará su servicio de streaming (que tienen 38 millones de clientes estadounidenses y 57 millones en todo el mundo).

La secuela de la película que en 2017 recaudó us$ 821,8 millones se espera en Argentina como una de las cartas fuertes en la reapertura. Junto con “Tenet”, “La noche mágica” (protagonizada por Natalia Oreiro y Diego Peretti), “Freaky” (sobre un asesino en serie metido en el cuerpo de una chica de 17 años), “Los nuevos mutantes” (de la saga X-Men) y “El día del fin del mundo”, con Gerard Butler y trama apocalíptica a lo “Armageddon”.

Y las distribuidoras más pequeñas también esperan luz verde para poder reprogramar los estrenos que fueron cancelados por la pandemia: las película de las bandas teen BTS y Little Mix completarían la cartelera cuando se anule el DNU nacional que les impide operar a los cines.

Por ahora, solo Mendoza autorizó la reapertura, y el único cine que reabrió sus puertas fue el Imperial de Maipú para una pueba piloto con un show musical para sólo 30 personas.

“Pasaron 9 meses del cierre de todas las salas. fue muy duro. La venimos remando como se pueda con la necesidad imperiosa de volver a trabajar. A nivel nacional se habla de que el 1 diciembre de habilitaría”, explican a NOTICIAS desde una de las principales cadenas, dispuesta darle pantalla a quien quiera exhibir su material, a falta de los tanques guardados para 2021.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios