Domingo 2 de octubre, 2022

SHOWBIZ | 05-05-2022 12:21

La guerra y la post pandemia convertidas en musical

“El Cónsul”, la obra de Gian Carlo Menotti escrita en 1950, sigue plenamente vigente. El peso de la burocracia de aire soviético en contrapeso con la resiliencia.

Gian Carlo Menotti escribió en 1950, en el inicio de la Guerra Fría, “El Cónsul”, ópera con aires de musical (se presentó en Broadway) en el que se aborda la burocracia y el abuso de poder de los regímenes totalitarios, y en oposición la capacidad de resistencia de cualquier ser humano. Una obra que cobra actualidad en medio de la invasión rusa a Ucrania, y las restricciones impuestas por la pandemia.  

“Creo que es la única ópera en que se pide un certificado de vacunación en el texto. Cuando lo estábamos ensayando llegó un rumor desde la platea, pensaron que lo habíamos puesto a propósito, pero forma parte de lo escrito por Menotti”, refrenda Rubén Szuchmacher, encargado de la dirección artística de esta producción que se presenta en el Teatro Colón con funciones el martes 10 a las 20, y domingo 8, a las 17 (entradas desde 800 pesos).

El Cónsul

“La obra no está escrita por la CIA, ni tiene referencias directas hacia la Rusia soviética. Menotti construye un genérico y de ninguna manera busca hacer una obra pro americana”, explica Szuchmacher, que regresa al Colón tras dos décadas. “Quedé en medio de cancelaciones políticas, pero con el apoyo de Augusto Techera logré el acuerdo para hacer este título”, agrega.

“Es una ópera qué permite atraer a quienes nunca vieron ópera. Es una trama cercana y vigente, donde se habla de persecución política. Escrita en un inglés coloquial, no poético, sencillo. Mucho más cercano que aquellas óperas en italiano, francés o alemán donde se habla de príncipes y hechiceros. Es una obra para las nuevas audiencias, para la modernidad ”, celebra el director artístico, que trabajó coco a codo con Justin Brown en la dirección musical.

El Cónsul

“Es un director increíble, que entiende la obra como pocos y que maneja muy bien los tiempos para que el espectáculo sea lo que es. Una conjunción que no sabíamos que podía pasar y que se dio por el enorme talento que tiene y la coincidencia de lo que pensamos en términos artísticos”, agregó Szuchmacher sobre el trabajo del británico.

“En 9 meses monte tres espectáculos distintos. ‘Muerte de un viajante’ con Imanol Arias en España. Volví y me puse enseguida a ensayar Ibsen, y después al Colón. Hubo que pisar el acelerador a fondo, pero el elenco por suerte ya estaba armado. Un elenco latinoamericano con brasileros y uruguayos, de una altísima calidad y muy comprometido con el material, lo mismo que la producción”, concluyó el director.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios