Domingo 26 de septiembre, 2021

SHOWBIZ | 30-05-2020 13:09

Los juegos para celulares ganan mercado en cuarentena

El gaming crece al 75% en nuestro país. Industria de exportación que no tiene techo.

El aislamiento social obligatorio llevó a un crecimiento importante del gaming: en la primera semana de la cuarentena la industria de los videojuegos tuvo un aumento en la demanda en Argentina del 100%, estabilizándose luego en un incremento del 75%, valor que está en sintonía con el resto del mundo. Según una encuesta de AdColony, los usuarios de América Latina están jugando más videojuegos móviles, y por más tiempo (con un crecimiento del 85%).

“Hoy en día los videojuegos son el medio de entretenimiento más popular y más rentable a nivel mundial, junto con las redes sociales y los servicios de suscripción como Netflix”, destaca Gabriel Rosa, dueño de la cordobesa Roby Games.

En los juegos más populares como “League of Legends” o “Fortnite” (ver recuadro), el crecimiento es superior al 200%; “Counter Strike” y “Roblox” están por arriba del 90%. Los ingresos para el sector serán descomunales, porque además de los hits y lanzamientos en plena cuarentena (un 32% de los usuarios está explorando nuevos videojuegos en sus teléfonos durante la cuarentena), se sumaron nuevos jugadores impulsando un revival de juegos vintage y clásicos.

“Esto se traduce en forma directa en nuestra industria, tanto en producciones propias como en servicios de outsourcing y trabajos por encargos brindados por empresas locales”, festeja Mauricio Navajas, presidente de ADVA, la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos.

“La demanda para empresas que se dedican a hacer juegos publicitarios o producen juegos a pedido para grandes marcas, creció diariamente a tal punto que hoy los estudios están todos al límite de su capacidad productiva”, agrega Mariano Jorge Obeid, director del estudio Killabunnies.

Audiencias. En Argentina este es un sector que facturó en 2018 US$ 76.520.000 (se concentra en siete empresas que facturan más de US$ 10.000.000) y que exporta el 85% de su producción, principalmente a Estados Unidos (representa el 41%). Si bien faltan los datos de 2019, “podemos estimar que la facturación fue de US$ 100 millones”, afirma Andrés Rossi, CEO de Sismo Games. “La mayor demanda es un arma de doble filo, ya que, si bien hay muchísimos más consumidores, muchas de las plataformas digitales como Steam o Epic Store regalaron keys de juegos, al tiempo que incontables publishers y estudios decidieron lanzar sus juegos. Esto invisibilizó los lanzamientos de productos con menor presupuesto publicitario”, marca Obeid.

Entre esos grandes players se cuenta Wildlife (ver recuadro), el unicornio brasilero de los videojuegos para celulares, que desembarcó en el país a fines del año pasado. “Veníamos en un crecimiento que era de dos dígitos por años, pero la cuarentena potenció el crecimiento”, dice Gonzalo Mones, Country Manager de Wildlife Studios en Argentina. El éxito está “en identificar distintos nichos, pero no es una actividad humana, esos nichos los encuentran los algoritmos”, explica Darío Simonassi, VP de ingeniería de Wildlife Studios. “Los productos encuentran audiencias que no te imaginabas. Esto se conoce como marketing automation. Nosotros hace 6 años que buscamos nuevas audiencias”, sigue. “Estados Unidos y China son obviamente los dos mercados más grandes de la industria, pero en general los países con más ingreso per cápita son también los que más gastan en entretenimiento, y por ende en juegos”, apunta Mones.

Dividendos. “En lo que la industria del gaming hay tres fuentes principales de ingresos. La primera es el espacio publicitario, en el que hay muchísimo algoritmo para maximizar ese revenue. Para subastar esos espacios hace falta mucho trabajo de ciencia de datos y machine learning, de inteligencia artificial. La segunda pata es las compras en la app de activos digitales para distintas capacidades del juego, como por ejemplo una raqueta en un juego de tenis. Y la tercera pata son las suscripciones. La mayoría de nuestros juegos está una experiencia free-to-play (gratuitos) y están monetizados por publicidad, y todos tienen la posibilidad de pagar por features adicionales”, explica Simonassi sobre las reglas que priman para todo el universo de juegos online. En síntesis: la clave de los juegos es tener una mecánica interesante que se vuelva adictiva para que haga falta pasar la tarjeta para comprar distintas cosas que permitan seguir jugando.

“Nosotros tenemos dos mil millones de descargas. Entre los hits está Tenis Clash, que figura en el top 10 de los más descargados, y Zooba, que es un juego de aventura también. La cartera súper diversificada, no hay una planificación centralizada”, sigue Simonassi, festejando los éxitos de Wildlife Studios. “Tennis Clash” obtuvo 300.000 descargas por día, posicionándose dentro del top 10 de juegos descargados en más de 150 países. Además, fue seleccionado por Google Play Store como uno de los 5 mejores juegos del 2019. Y lo mismo pasa con “Zooba.” El otro tanque de la compañía es “Sniper 3D”, que ocupó el primer lugar en la categoría FPS en el mundo durante varios años y aún se mantiene en el top 15.

Los juegos más simples suelen imponerse, como la adaptación virtual del conocido juego de cartas “UNO”; “Ball Pool”, que permite competir online o en partidas uno a uno con amigos; “Mini Metro”, para crear una red de subterráneos como la de Nueva York, Londres y París; “Golf Blitz”, versión mejorada de “Super Stickman Golf”; o el clásico “Tetris”, que ya tiene casi 40 años de vida.

Los de misiones bélicas y mejores gráficos son para smartphones con tecnología HyperEngine. Ahí se anotan el “Call of Duty Mobile”, salto de la franquicia de Activision de las consolas a los celulares; y “Critical Ops”, uno de los mejores shooters en primera persona de los últimos años. Finalmente están los que administran civilizaciones como “Garena Free Fire”, el battle royale más popular para móviles, y el “Clash of Clans”. Las opciones son incontables y en permanente expansión gracias a la crecida exponencial del mercado y las posibilidades tecnológicas de los teléfonos, que acotan a consolas y computadoras profesionales a los jugadores profesionales, para quedarse con el gran universo de gamers ocasionales.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios