Domingo 26 de septiembre, 2021

SHOWBIZ | 27-05-2020 15:36

Boom de videos musicales en medio de la cuarentena

Fieles al lema “el show debe seguir”, músicos y directores producen sus videos a la distancia, con celulares y buenas ideas.

Frente a una cuarentena que se extiende, los músicos locales buscan nuevas maneras de plasmar sus canciones. Y si la producción y la grabación a distancia ya se convirtieron en la nueva normalidad, lo mismo vale para los videoclips.

Desde la explosión de MTV en los años 80, no hay hit que no tenga video. Afirmación que se revalida en tiempos de Youtube y Twitch (ver recuadro) ganándole la batalla a Spotify. “Vimos un incremento muy expresivo en lo que respecta a música”, explica Sandra Jiménez, directora de música para Latinoamérica en YouTube Music y Google Play. “Los números crecieron a partir de los shows en vivo, y eso ayuda a los artistas en distintos planos”, sigue. Hoy la música se lleva el 40% de las de visualizaciones de Youtube en la torta global.

Ideas. La cuarentena obligó a músicos y artistas visuales a ser más creativos. Hubo referencias de caos y videos postapocalípticos. Otros que apuntaban al dolor del encierro. Clips en balcones y terrazas. Pero uno se destacó por sobre el resto: “Antes que el mundo se acabe”, del ex Calle 13 René Pérez Joglar, más conocido como Residente, que logró más de 14 millones de vistas. El cantante fue reclutando besos de parejas (algunas famosas), y los compiló en un clip de ¡siete minutos y cuarenta segundos! “Fue un trabajo grande. Me mandaban a veces el video mal, a veces era difícil contactarlos de nuevo y no salieron”, repasa René.

Claro que no es el único hit de la cuarentena. Ricky Martin y Farruko grabaron a distancia (uno en Puerto Rico y el otro en Los Ángeles) el videoclip de “Tiburones”, balada del boricua con toques reggaetoneros, dirigida por Carlos Pérez desde Miami.

Farruko aparece en varias escenas usando un barbijo que tiene escrito “Tápate la boca”. Y los barbijos se repiten también en “Girasoles”, de Luis Fonsi, filmado en Miami por Marlon Peña, sobre personas que se quieren pero están separadas.

Trabajos. “El video de Residente creo que es el mejor que vi hasta ahora de los hechos en cuarentena. René utiliza el encierro de una forma genial, en días de bocas tapadas ver besos durante siete minutos da una sensación de alivio alucinante”, refrenda el director Mariano Dawidson, que estrenó hace días “Loco”, del bailarín de “Showmatch” Facu Mazzei, que trabajó a la distancia (manteniendo un esquema de luces) con el coreógrafo Mati Napp y 19 performers. “Llevó muchísimo trabajo de pre y post producción, pero el resultado fue ¡excelente!”, festeja.

“La cuarentena abrió la puerta a otros formatos de videoclips, y nos obliga a apoyarnos en otras cuestiones más allá de la técnica, y aflora la creatividad. También las redes sociales nos ayudaron a romper con cierto purismo de la imagen y permitirnos disfrutar de un artista de una manera más natural”, suma Nico Sedano, que presentó hace días “Casi Feliz” de Miranda. “Estéticamente tomé referencias lo-fi, y lejos de querer esconder la técnica, exageramos la textura y el glitch (fallas) para usarlas a favor. La clave es adaptarse y encontrar la fortaleza en las limitaciones. En cierto punto es el video más maduro e instrospectivo de Miranda, mostrando el abanico de emociones que uno atraviesa cuando está encerrado”, desarrolla Sedano.

Celulares. “Los celulares fueron de gran ayuda, dado que ninguno de los artistas tenía cámara profesional. Los formateamos de una manera que no fallen, y utilizamos siempre luz día o el ring (anillo de luz) que ya tienen los instagramers”, explica Andy Caballero, prolífico director de videoclips argentino, que en cuarentena trabajó con Naty Botero en “La lengua” sobre el encare en redes potenciado en tiempos de encierro. Como en el video de Residente, “fans y amigos que enviaron sus videos sacando la lengua”.

“La idea de los videos en cuarentena es filmarse en plan selfie. Con la luz adecuada y cierta calidad del teléfono se logran cosas muy aceptables”, suma Sedano.

“Los celulares nos dieron la posibilidad de estar con una cámara en la mano todo el día, entonces todos estamos familiarizados con el hecho de grabar o grabarnos. Pero hay que saber ciertos trucos para obtener un buen resultado”, apoya Dawidson. “Del otro lado, el espectador está más predispuesto a ver una buena idea por sobre la factura técnica”, sigue.

“Creo que hay una democratización de los videoclips. Hace un tiempo ya, gracias al trap, se empezaron a realizar más clips. El trap saca una canción con video cada mes o mes y medio. Eso generó cierto contagio. Artistas con los que yo trabajo, Maxi Trusso, Fidel Nadal o Leo García, realizan ahora 4 o más al año”, evidencia Caballero.

Músico. El trap es justamente uno de las grandes usinas de cortos musicales en cuarentena. Mauro “Duki” Lombardo presentó “Fornai” (el referencia al videojuego “Fornite”) que ya tiene casi siete millones de views, y es un adelanto de “24”, disco que saldrá el 24 de junio coincidiendo con sus cumpleaños 24. Y Nicki Nicole (nombre artístico de la rosarina Nicole Cucco), lanzó “Colocao”, grabado por sus hermanos adolescentes (Guido y Kevin), y editado por Jessica Praznik y Mariana Point con los efectos de Luke Di Rago.

“A mí me encantó el video de Ysy A y Bhavi, ‘Sin Conexión’, y el de C Tangana, ‘Nunca estoy’”, suma Nico Sedano siguiendo con el trap. Pero también destaca “Quilombo” de Santi Celli, y “La ciudad de las bestias” de Fito Páez. “Me filmé con el teléfono, aquí en casa, hice varios planos largos, planos cortos. Max Rompo, amigo y director, convocó a Alex Pippa para la edición e Iván Zimerman se sumó en la animación de unos monstruitos hermosos”, cuenta Fito.

“Claramente hay un olor a casero, a hacelo vos mismo. En el primer mes de cuarentena muchos dudaron de hacerlo, pero ahora se entendió que los videos por un tiempo van a ser así”, concluye Caballero.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios