Wednesday 28 de February, 2024

TELEVISIóN | 09-04-2023 11:16

Balance de Gran Hermano 2022-2023

El reality de Telefe tuvo un rating promedio de 20 puntos y se posicionó como lo más visto de la televisión abierta del año pasado, y de lo que va de éste. Ante el anunciado próximo regreso para cerca de fin de año, hacemos un balance de lo mejor y lo peor de la reciente edición.

Convocó a millones de argentinos ante la pantalla chica y estuvo en boca de todos, incluso de sus detractores. La décima edición argentina del formato holandés, estrenado hace 24 años e instalado con éxito en países del mundo, debutó el pasado 17 de octubre con un rating de 21,5 puntos, y terminó con un promedio de 20. Aunque parecía voto cantado que el atractivo salteño Marcos Ginocchio, estudiante de derecho de apenas 22 años, cumplidos al ingresar, respetuoso de los silencios y dueño de una admirable templanza y economía de palabras, sería el seguro ganador, su salida en el cierre formal del envío, alcanzó picos de 30 puntos.

Desde hace varios años, esos registros son realmente inéditos. El más popular medio audiovisual viene de enfrentar un notorio desinterés por parte de la audiencia mayoritaria, reflejado en las pésimas mediciones de otrora históricos referentes como Marcelo Tinelli, con su “Canta conmigo ahora”, o la legendaria Mirtha Legrand al volver a ponerse frente a su histórica mesa, después de la pandemia.

Es cierto que, el sostenido ritmo de permanencia al aire, los siete días de la semana, entre debates, galas de nominación y eliminación, “La noche de los ex” (un cacareo que no supo contener ni manejar Roberto Funes Ugarte), los comentarios y réplicas en otros programas en vivo de Telefe, los fragmentos “Espiando la casa”, y la repercusión en redes, lograron que los espectadores se mantuvieron cautivos y expectantes ante la pantalla chica.

Los principales reparos comienzan con el casting de 18 participantes, evidenciados en las primeras cinco eliminaciones, con personas que no generaron interés ni dentro ni fuera del confinamiento como Tomás, Martina, Mora, Juan y Cata. Otro fue el continuo e injustificado ingreso de gente del exterior munida de información sensible que atentó contra el aislamiento; regla principal del envío a nivel mundial. Recordemos que, tras la entrada de dos postulantes del repechaje, o el regreso de tres ex, más las visitas de Santiago Del Moro y del concursante Alfa, le siguieron familiares por unos días o semanas). También entraron parientes de los finalistas y la muy forzada vuelta de los eliminados al comienzo, aún cuando sus salidas se produjeron por votos pagos del público.

En cambio, generó muchísmo interés Walter Santiago, un locuaz sexagenario, empresario automovilístico, que aportó no sólo su experiencia de vida, sino la certeza que, a esa edad, aún se puede encontrar alguien ignoto, pero carismático. Esto indica la necesidad de apostar más a la diversidad generacional.

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Ullúa

Alejandro Ullúa

Periodista crítico de televisión.

Comentarios