Domingo 16 de mayo, 2021

TELEVISIóN | 08-06-2020 11:48

Bienvenida propuesta lúdica

“Mamushka”. Entretenimiento. Lunes a viernes, a las 18.45, por El Trece. Conducción: Mariana Fabbiani.

***1/2 “Acumular dinero, saber defenderlo y plantarse a tiempo” definió Mariana Fabbiani al objetivo principal del juego de “Mamushka”, el programa que la encuentra nuevamente en El Trece.

A fines del año pasado, se despidió del ciclo “El diario de Mariana”, aquel envío que tocaba difíciles temas policiales, economía y vida cotidiana, que había conducido por siete años en la misma pantalla. Pero ya tenía en mente el regreso con esta propuesta, sólo de entretenimientos y ya no de actualidad.

El formato internacional, adquirido por la productora Mandarina Contenidos, es de origen israelí y se emitió en España, Gran Bretaña y Turquía. Participa una pareja, que puede estar compuesta por amigos o familiares, y debe encontrar el dinero que se esconde dentro de enormes mamushkas. El premio mayor son dos millones de pesos.

La dupla que se presenta enfrenta diez imponentes muñecas con diferentes nombres y expresiones faciales. En cada una de estas, hay otras más pequeñas. Cuantas más haya dentro de la más grande, aumenta el dinero a obtener. Pero algunas están vacías y si le tocan, pierden todo lo acumulado hasta el momento.

Para abrirlas antes corresponde responder una pregunta que habilita a seguir jugando. Al ir por más, también pueden disipar lo acumulado. Por eso resulta importante sopesar cuándo detenerse.

Una espectacular escenografía integrada por las mencionadas matrioshkas, que se abren y cierran electrónicamente, enmarcaron a la conductora y el matrimonio conformado por Ivana y Marcelo, los primeros participantes. El debut para ellos fue más que fructífero: se fueron a casa con 500.000 pesos en el bolsillo, con los que podrán cumplir el sueño de terminar de construir su casa propia y comprarle un cachorrito a su pequeña hija, que los alentó y emocionó desde un sorpresivo video casero.

El desafío de cambiar de registro en la conducción encontró, a la siempre simpática y risueña Fabbiani, muy cómoda. Más cuando hay que recordar, continuamente, las complejas reglas del pasatiempo. De hecho, se manejó como experimentado croupier de casino. Aquella persona designada para ayudar a los clientes logró ritmo, agilidad, bonhomía, emoción y hasta momentos de humor.

En plena pandemia y cuarentena, la bienvenida propuesta lúdica llega en el momento oportuno, porque sin dudas, contribuye a que los televidentes, por un rato, pongan pausa a la realidad agobiante.

Otro gran mérito es la brevedad, en una hora y quince minutos, la adrenalina y atención que genera el azar se instalan desde el comienzo.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Ullúa

Alejandro Ullúa

Periodista crítico de televisión.

Comentarios