Menú
Personajes / 30 de enero de 2018

Carlos Rottemberg: “De 100 estrenos, 60 son fracasos”

El productor apuesta por abrir más teatros en Buenos Aires y Mar del Plata. Nueva paternidad, antigrieta y llamados al pediatra.

Fotos: Ricardo Tamalet (Desde Mar del Plata)

Cumple cuarenta temporadas consecutivas en Mar del Plata y reconoce que el teatro atraviesa una etapa de crisis, aunque este verano el número de espectadores sea más favorable que en otras temporadas. “Soy un agradecido a esta ciudad. Fui bien tratado desde que llegué, apenas terminado de cursar el secundario”, recuerda Carlos Rottemberg a NOTICIAS en plena Playa Grande. Su historia se remonta a la adolescencia, cuando paraba en el hotel Corbel. Allí, el conserje le ofreció el contacto de su mujer para ayudarlo a elegir tela y confeccionar el primer telón de boca para el debut de la obra encabezada por Susana Campos y Rudy Carrié, “Pijama de seda”. El conserje se llamaba Ricardo Martino y su esposa, Luisa. Hoy, Ricardo Martino (hijo) es el apoderado de su empresa.
NOTICIAS: ¿No lo cansó el teatro, después de 40 años?
Carlos Rottemberg: Cuando celebré 25 años en el teatro, pensé que esa pasión iba a declinar. Pero no fue así. Para dedicarte a esto tenés que ser teatrista, más que empresario. Y, a la vez, tenés que ser un poco psicólogo para trabajar con materia prima humana. Tengo una manera de trabajar muy antimarketing, tal vez por mi forma de ser, de vestir… Ni la cantidad de entradas vendidas ni los puntos de rating que podés hacer en un programa de televisión, te acompañan cuando tenés que internarte por un tema de salud. Ahí si no tenés los afectos bien resueltos, ningún rating ni ninguna entrada te va a servir.
NOTICIAS: Cumplió 40 temporadas trabajando en Mar del Plata. ¿Qué significa la ciudad para usted y para el país?
Rottemberg: Es mi segunda casa. Estoy convencido de que Mar del Plata es el ícono turístico argentino, incluso para quienes no la visitan. Es nuestra marca nacional cuando se trata de verano. Y toda marca impuesta merece cuidarse, si no se quiere correr el riesgo de que para dos generaciones posteriores, sea sólo un recuerdo mencionado por sus mayores. Así lo entendió el gobierno de la provincia de Buenos Aires, incluso con un protagonismo inusual por parte de la gobernadora (María Eugenia) Vidal y una importante pauta en medios. Una apuesta que merece reconocimiento por parte de residentes y visitantes. Resulta pintoresco recordar cuando en 2015, dos canales de televisión, un mismo domingo de invierno por la noche, vendían la ciudad como “la más peligrosa del país” junto a Rosario, para ahora hasta enterarnos que es la más segura si Corea del Norte lanzara un misil, Google mediante.

NOTICIAS: Siempre dijo que su mejor aporte fue construir teatros donde no existían, como queriendo dejar una marca perdurable.
Rottemberg: Sí, es verdad. En Mar del Plata esos teatros están a la vista de todos, son ingresos reinvertidos. Así, a la galería entre los teatros Neptuno y Lido retornó el Bristol, haciendo justicia con el que fuera en ese espacio el teatro Astral, hasta 1987. El cine América se transformó en teatro; en un baldío de la avenida Luro levanté el teatro Mar del Plata, o más atrás en el tiempo, en el cerrado restaurante La Marmita fundé el teatro Corrientes, el primero del que tuve que desprenderme hace cuatro años para honrar compromisos. Esos espacios teatrales, creados con empresas exclusivamente marplatenses, perduran en el acervo cultural y sobreviven a las personas. Es improbable que nos detengamos a pensar que cuando un actor o una obra se ofrecen en un escenario, es también resultado de que hubo alguien, hace 80 o 100 años, que lo construyó.
NOTICIAS: Un lindo juego de palabras: “obras de teatros”.
Rottemberg: Es mi vocación. Ahora, en Buenos Aires, estoy construyendo el segundo Multiteatro donde antes estaba el teatro Tabarís. Los teatros sobreviven a las personas y las empresas. Sí, siento que hacer obras de teatros es mucho más sencillo y volátil que hacer obras en los teatros. Estoy muy orgulloso de tener muchos teatros, eso es, en definitiva, lo que va a quedar.
NOTICIAS: La pregunta de rigor. ¿Cómo viene esta temporada en cantidad de espectadores?
Rottemberg: El dato final al auditar el verano completo dará positivo en espectadores sobre la temporada 2017, que fue la más escasa, revirtiendo la curva negativa de los últimos años. Este verano, con más salas abiertas y mayor programación, el número total de asistentes creció sobre la temporada pasada, lo que no equivale a decir que el promedio de espectadores per cápita de espectáculo sea mejor, ya que la cantidad de compañías en oferta es significativamente mayor. En definitiva, el boca de urna ya garantiza un cierre positivo de entradas vendidas en la ciudad, sin una polarización. Es un hecho auspicioso ya que permite que más de media docena de títulos compitan parejo en captar las preferencias del público.

Paternidad. Un hecho trascendente modificó su vida en los últimos meses: a los 59 años, junto con su mujer Karina Pérez (45), fue padre de Nicolás. Para el empresario, ser padre a los 20 o a los 60 años no es ni mejor ni peor, sino totalmente diferente. “Lo grafico en un ejemplo muy pragmático: ¿cuántas veces llamamos con mi ex mujer (Linda Peretz) al pediatra cuando tuvimos a Tomás, que hoy tiene 31, y cuántas veces lo llamamos ahora con Nico? Lo que cambian son las ansiedades y la experiencia de los padres. Con Tomás agotamos al pediatra. Ahora ya sabemos cómo hacer para que Nico deje de llorar y a los minutos seguir jugando con él”, asegura.
NOTICIAS: ¿Entonces aconseja a las parejas grandes que quieren tener hijos que lo hagan realidad?
Rottemberg: Sí, porque la experiencia vale. Fue el único tema que logró que hable de mi vida privada. Siempre me jacté de no hablar de mi vida personal, hasta que con mi mujer nos metimos a hacer tratamientos de fertilidad, algo que nunca pensé que me ocurriría. Y cuando conocí a la gran cantidad de parejas que lo viven, me desconocí a mí mismo saliendo a hablar de eso. Y me siento bien de haberlo hablado. Lo buscamos durante mucho tiempo, tuvimos seis tratamientos fallidos, hasta que al séptimo, el médico le dijo a Karina: “Estás embarazada”. Me acuerdo del día: fue a las tres de la tarde del lunes 30 de noviembre de 2015.
NOTICIAS: Se lo criticó por su postura tibia en almuerzos de Mirtha Legrand a los que asistió como invitado. ¿De qué lado de la grieta se para?
Rottemberg: Hace bastante tiempo dejé de hablar de lo que se llama la grieta porque entendí que para mucha gente pasó a ser un negocio, no solamente económico; satisface egos, se consiguen mejores contratos, se crearon formatos a medida… Como tengo 60 años y no le debo nada a nadie, me autoexcluyo, primero del término. Aprendí a leer y escribir con distintas visiones de lo que pasa en la Argentina y en el mundo. Fue Mirtha (Legrand) la que me dijo que por haber defendido algunas cosas del gobierno anterior, significaba ser oficialista. Yo quiero lo mismo que quiere cualquier argentino de bien: que al país le vaya bien. En una entrevista que me hicieron justamente acá en NOTICIAS hace unos cuatro años, recuerdo que dije: “No apruebo corruptos en ningún gobierno”. Lo sigo sosteniendo.
NOTICIAS: ¿Cómo analiza la actual gestión macrista?
Rottemberg: Sinceramente no me preocupa lo que estamos viviendo ahora, pero sí me preocupa desconocer en cuánto nos estamos endeudando. Me aterra no saber tanto de economía porque me gustaría saber si mi hijo, que tiene un año, generó mucha deuda…

NOTICIAS: ¿Cómo ve a su amiga Mirtha Legrand en esta nueva faceta de “influencer” en la política argentina?
Rottemberg: Mirtha encontró en los almuerzos su mejor receta. Televisivamente hablando es una de las personas que más supieron aggiornarse a las diferentes épocas. Más allá de las diferencias que uno puede tener con ella, tengo una admiración profunda por su trabajo. Sigue siendo un espejo maravilloso para toda una generación y estoy convencido de que le hace muy bien trabajar. Es su mejor terapia. Y tiene la habilidad de tirar siempre un título para los medios.
NOTICIAS: Volviendo al teatro, ¿cómo se gesta un éxito?
Rottemberg: Los récords en teatro, hablo de todo el mundo, apelan a los sentimientos, no al humor, aunque hay épocas para cada cosa. Me gusta este ejemplo: si te acercás al puesto de revistas de un sanatorio o de un aeropuerto, te van a decir que las revistas más livianas son las que más se venden, por encima de un libro. Es muy difícil que se ponga a leer un libro una persona que está internada o aquel que se toma un vuelo internacional. Pero en ciertos momentos se necesita otra cosa. En estas 40 temporadas, vi que el público que va a Buenos Aires a ver un teatro más comprometido, se toma la licencia, cuando viene a Mar del Plata, para ver una revista.

NOTICIAS: ¿Pero existe alguna fórmula probada?
Rottemberg: Nuestro mayor éxito en los últimos tiempos es “Toc Toc”. Y te demuestra que no hay fórmulas probadas: no hay actores muy conocidos y es un éxito insostenible. Hay una ecuación que funciona en cualquier parte del mundo: de cada 100 estrenos, 60 son fracasos, 20 te salvan las papas y alrededor de 20 son éxitos. Y dentro de los éxitos, en cada década tenés que tener un tanque, como fue Enrique Pinti en los ’80 con “Salsa criolla” o “Brujas” en los ’90. Y el tanque es 1 sobre 100. Así son los números, las matemáticas nunca fallan.

 

Alexis Socco
(Desde Mar del Plata)
@detectivesco