Política / 12 de abril de 2018

Fin del reinado de la decana de periodismo K de La Plata

En ocho años, Florencia Saintout protagonizó una decena de polémicas y se convirtió en una referente kirchnerisa. Fue concejal y hoy es la voz de CFK entre los diputados bonaerenses. Tuits, premios y carrera a la fama.

Por

Florencia Saintout cierra el capítulo de su carrera que la catapultó a la fama. Aunque probablemente siga siendo recordada como “la decana de Periodismo” que habla en contra del Grupo Clarín y entrega polémicos premios, hoy termina su mandato de ocho años con la elección de nuevas autoridades en la Facultad platense. Lo hace como diputada bonaerense, presidenta del bloque del FPV-PJ y la voz de Cristina Kirchner entre sus pares.

Desde 2010, cuando llegó al cargo para suceder a su exmarido Alejandro Verano, Saintout no pasó desapercibida. Se transformó en una ferviente defensora de la Ley de Medios, inauguró el edificio “Presidente Néstor Carlos Kirchner” y entregó premios de Comunicación a personajes como Hugo Chávez, Roberto NavarroHebe de Bonafini, con quien mantiene una fluida relación política.

El salto. Su joven militancia en el PJ y el estrecho vínculo con La Cámpora la llevaron a encabezar la lista de Unidad Ciudadana y ganar una banca de concejal en La Plata en el 2013. Dos años más tarde, se postularía para ser intendenta de esa misma ciudad, pero no logró cumplir su objetivo.

A poco de asumir como consejal, Saintout protagonizó un nuevo escándalo: pidió al municipio emplear a ex convictos y fue aplaudida por Horacio Braga, uno de los integrantes de la banda Los Horneros, la que asesinó al reportero gráfico de NOTICIAS José Luis Cabezas. Por la repercusión del hecho, la Facultad aclaró que la concejal no invitó a Braga y desmintió que fuera alumno de esa casa de estudios.

Aunque tomó licencia en la facultad para dedicarse al Concejo Deliberante y a la Cámara de Diputados desde 2017, siguió ligada a la gestión y usó de búnker político su oficina. En los últimos días, casi como despedida, recibió la visita de Máximo Kirchner, al que rodeó de periodistas como Víctor Hugo Morales, Carlos Barragán y la docente de la facultad Cynthia García. También volvió para entregar el galardón “Rodolfo Walsh” al líder español de Podemos, Pablo Iglesias.

Ya en el radar popular, Saintout publicó polémicos mensajes desde su cuenta de Twitter. “Los crímenes jamás tienen justificaciones, pero sí tienen contextos”, escribió después del atentado en la redacción francesa de Charlie Hebdo, en el que murieron 12 personas. Y en septiembre de 2017, saludó al pueblo de México, donde vivió, dañado “por el terremoto y el neoliberalismo”.

El plan. En su entorno aseguran que Saintout llevó adelante “una transformación para la facultad”. Aunque un grupo de profesores dice haber sido desplazado desde su llegada por no coincidir políticamente, la gestión expone como un triunfo “la incorporación de investigadores y el concurso de toda la planta docente”.

Desde el punto de vista político, la decana consiguió su objetivo: instalarse como una voz pública. “Las críticas formaron parte de la estrategia: sabíamos que si nos enfrentábamos a Clarín nos iban a atacar, era parte del plan sentar una postura contra los medios hegemónicos que un rol tan nefasto están cumpliendo”, explica a NOTICIAS el vicedecano, Cristian Scarpetta, a cargo de la gestión desde su licencia.

La próxima decana elegida por Saintout es Andrea “Petu” Varela, actual secretaria académica. Si todo termina bien, le tocará inaugurar otro de los orgullosos de su antecesora: el auditorio para 500 personas que construyó la Facultad con 15 millones de pesos financiados por el Ministerio de Planificación Federal.