Sociedad / 21 de abril de 2018

Continúa el escándalo de Natacha Jaitt: se peleó con su supuesta asesora de vestuario

La ex agente de inteligencia, Ana Polero, se distanció de la mediática pero ambas siguen en la mira de la Justicia por allanamientos ilegales.

Por

El escándalo mediático y judicial que desató Natacha Jaitt en el programa de Mirtha Legrand, donde denunció a periodistas y políticos de formar parte de una red de pedófilia, parece no tener fin. Esta semana, la “novela” sumó dos capítulos: por un lado, la mediática rompió relación con Ana Polero, su supuesta asesora de vestuario y ex agente de la AFI que la acompañó al programa de tevé y, por el otro, volvió a declarar en la Fiscalía N° 4 de Avellaneda que investiga los abusos sexuales a menores en el club Independiente. En esta historia, llena de misterios y acusaciones aberrantes, todo está por verse.

Jaitt y Polero se conocen desde hace años. Sin embargo, ahora la mediática lanzó una serie de tuits en los que dijo que Polero “desapareció” después del programa de Mirtha. Además, escribió un sugestivo mensaje que alimentó la hipótesis que señala que la ex agente sigue operando desde las sombras: “Recuerdan cuando les tuitié que me sentí usada? Buo acá tienen. La guerra entre la ex SIDE y la actual AFI no es mi guerra”.

Polero no sólo desapareció de la vida de Jaitt: dejó de usar Twitter y de conectarse al Whatsapp. Sólo volvió a las redes esta semana para contar que estaba “enferma, angustiada y muy desilusionada debido a la persecución injusta y agresiva”. De sus vínculos con los servicios de inteligencia y de su rol como asesora de Jaitt no dijo ni una palabra.

LEER TAMBIÉN:
Natacha Jaitt ratificó sus denuncias públicas pero no aportó pruebas

A pesar de la pelea, ambas tienen que enfrentar a la Justicia. Después de las resonantes denuncias y de que Jaitt dijera que ella tenía información porque una empresa la había contratado para investigar a determinados personajes, la Justicia abrió una investigación judicial por “espionaje clandestino”. La causa la llevan adelante el juez federal Sebastián Ramos y el fiscal Guillermo Marijuan. Allanaron los domicilios de Polero y Jaitt y secuestraron aparatos electrónicos (también al hermano de la mediática, Ulises). Por estos días, los expertos deben cruzar las llamadas de sus teléfonos. Jaitt, luego de pelearse con su abogado anterior, designó a José Gutiérrez y Polero nombró a Roberto Ribas, el letrado que supo defender a Nicolás Pachelo en el caso de María Marta García Belsunce.

LEER TAMBIÉN:
Escándalo Jaitt: la trastienda del pornoespionaje

Detalles. Esta semana Jaitt volvió a presentarse ante la fiscal María Soledad Garibaldi, que investiga los abusos en Independiente. A pesar de ratificar las denuncias que hizo en lo de Mirtha Legrand, NOTICIAS pudo saber que obvió algunos detalles. Esta vez Jaitt habría dicho que investigó el caso por su cuenta y no a pedido de una empresa. Además, habría evitado mencionar a Carlos Pagni, a quien en televisión mencionó sólo con sus iniciales y quien la denunció en la Justicia por espionaje. Además, trascendió que no pudo aportar pruebas alegando que todas estaban en los elementos que le incautaron en el allanamiento.

LEER TAMBIÉN:
Ana Polero: la enigmática “vestuarista” de Natacha Jaitt

En las últimas semanas, la hipótesis de que detrás del escándalo estuviera la mano de viejos agentes de inteligencia molestos con Pagni fue creciendo cada vez más. Las pistas parecen seguir en ese camino.