Sociedad / 2 de mayo de 2018

Escándalo Natacha Jaitt: Lo que declaró y lo que calló ante la Justicia

La porno star se presentó dos veces ante la fiscal. Qué dijo en la causa por abuso de menores en Independiente. Pistas y sospechas de extorsión. ¿Falso testimonio?

Por

Natacha Jaitt se presentó dos veces frente a María Soledad Garibaldi, la fiscal que investiga en la causa por abuso sexual a menores en el club Independiente. Después de denunciar por Twitter y por televisión a periodistas, famosos y políticos por supuestamente formar parte de una red de pedofilia, decidió ir a la Justicia. Explotación sexual, farándula, fútbol y política se confunden con un entramado de hipótesis que vinculan a los servicios de inteligencia y sugieren viejos métodos de extorsión.

Sin embargo, los relatos de Jaitt, el mediático y el judicial, tienen algunas diferencias entre sí. NOTICIAS tuvo acceso a todas sus declaraciones: 16 páginas que contienen la transcripción de sus acusaciones, con anécdotas y detalles, algunos desconocidos hasta el momento.

Las autoridades que investigan el caso le ofrecieron a Natacha la posibilidad de declarar cuantas veces quiera, pero le insistieron en que tiene que presentar más pruebas. Hasta ahora, sólo pudo aportar enlaces a videos de YouTube, tuits viejos y el nombre de algunos personajes que, según ella, pueden confirmar sus dichos.

Una alta fuente judicial aseguró a NOTICIAS que, hasta el momento, el testimonio de Jaitt tiene “poca o nula importancia”. “Si se corroboran los elementos que aportó, se incorporarán como prueba. También pueden quedar latentes o, si se confirma que mintió, se la puede llegar a procesar por falso testimonio”, agregó este funcionario, que sigue de cerca el avance de la investigación.

Jaitt insiste en que Garibaldi le dio su apoyo y también dio a conocer una conversación con el secretario de la fiscal, Guillermo Cimadevilla, en la que se observa que la alienta para continuar juntando información. “Es un mecanismo que se usa cuando hay alguien que puede llegar a aportar algo. Se lo motiva a que vaya, declare, pero eso en sí no significa nada”, sostienen desde la Justicia.
Lo cierto es que el testimonio de la mediática se incorporó al expediente. Allí aparecen nombres de periodistas, productores y productoras de tevé, famosos, políticos y futbolistas. NOTICIAS decidió no reproducir sus identidades hasta tanto los investigadores confirmen o descarten su participación en los hechos denunciados.Sólo se mencionará aquellos que están detenidos o a los que, luego de ser acusados por Natacha, decidieron hablar en público del caso.

Lo que dijo. Las dos veces que Natacha fue a la Fiscalía N° 4 de Avellaneda declaró frente a la fiscal Garibaldi, su secretario y los abogados defensores de Leonardo Cohen Arazi y Martín Bustos, Juan José Ordás y Julio Chavarría, respectivamente. Todos pudieron hacerle preguntas. Las primera vez, llegó en el más absoluto silencio alrededor de las 18 horas y se fue pasadas las 22. La segunda, la esperaba la prensa. Jaitt había anunciado en su cuenta de Twitter que iba a estar allí y, al terminar, brindó una breve conferencia y aseguró: “Si vine de vuelta es porque tengo algo para decir”.

La realidad es que sí tenía mucho para decir, lo que no implica que todo pueda probarse.

Según declaró Jaitt, conoció a Cohen Arazi –uno de los detenidos en esta causa por abuso de menores– en el boliche Speranto, donde el hombre era RR.PP. Dijo que compartieron cenas, salidas y que habían forjado una especie de amistad. Que en el 2013 ella fue al monoambiente que el relacionista alquilaba en Palermo para realizar una tuitcam y que esa misma tarde detectó, por primera vez, que algo raro sucedía: “Me serví una coca y fui a la habitación a buscar la cartera y vi que estaba llena de computadoras y gatos. Y al acercarme vi que había pornografía aparentemente juvenil”, aseguró. Un rato más tarde, contó, Cohen Arazi se ofreció a llevarla hasta su casa y en el auto puso un video pornográfico. “A partir de ese día, me alejo de Leonardo”, agregó en su declaración.

Dos años después, siguió la mediática, Ulises, su hermano, comenzó a trabajar en Speranto y dijo que fue testigo de situaciones en las que el relacionista les pedía sexo a menores de edad a cambio de dinero. Según Jaitt, su hermano tiene conversaciones en Facebook que probarían esta extorsión aunque todavía no las aportó. “Al mismo tiempo arranca el casting de ‘Gran Hermano’ y ahí muchos chicos nos empiezan a contar verbalmente lo de la presión”, indicó.
Para Natacha, la vinculación de Cohen Arazi con “Gran Hermano” explica, en gran parte, su fórmula para cooptar jóvenes ya que a muchos les ofrecía entrar al programa a cambio de favores sexuales. Relató que, antes de que arrancara la edición 2015 del ciclo, se había cruzado al relacionista en una parrilla de Avenida de los Incas y Donado, junto a otro hombre, que luego sería un participante del certamen. “Muy abiertamente me muestra en su celular un montón de fotos de varones masculinos que ninguno llegaba a los 18 años”, dijo y agregó: “Le dije que era repugnante y que lo iba a denunciar públicamente”.

En ese momento, Natacha juró haber comenzado su cruzada contra Cohen Arazi, a través de Twitter. La mediática también aseguró que el mismo método fue usado por el relacionista para ofrecer la posibilidad de ingresar a “Combate”, el programa de competencias de Canal 9. Y agregó que Arazi “le pidió sexo” a su hermano, a cambio de entrar al ciclo.

Altas fuentes de América TV, consultadas por NOTICIAS, negaron que existiera una vinculación entre el canal donde se emitía “Gran Hermano” y Cohen Arazi y que la emisora no se hacía cargo de la selección de los participantes del reality. Algo similar respondió Marcos Gorban, productor de “Combate” en aquel momento: “Ella me mencionó en un tuit y ya le mandé carta documento. No conozco y nunca vi a Cohen Arazi”, aseguró a NOTICIAS el director de la productora Sinapsis.

Según Jaitt, la “fama” de Cohen Arazi era conocida por todos. De hecho, contó que, en el 2017, ella fue al cumpleaños de una conocida vedette, que lo celebró en el restaurante Santorino: “Estoy comiendo y lo veo aparecer a Leo Cohen Arazi y alguien me dice que era el dueño –declara Jaitt–. Digo cómo pasó a ser dueño este inmundo si tenía un monoambiente que alquilaba y era tarjetero de boliche. Ella me dijo que no sabía, que me aleje de él por esta perversión que tiene”.

En otra oportunidad, contó que hubo una cena en la parrilla La Rosalía de San Telmo en la que estaban varios artistas y un actor –que Jaitt identifica– conversaba con el relacionista mientras miraban un celular: “Vi cómo Leo Cohen le mostraba los pibes, o sea, un book de pibes y él elegía”. Una actriz que estuvo en esa reunión, que Natacha mencionó como parte de la misma, le dijo a NOTICIAS que no recordaba “haber escuchado o visto algo similar a la situación descripta por la mediática”.

Según Natacha, ella observó por primera vez la vinculación entre este mundo de casting sábana, el fútbol y Cohen Arazi en el cumpleaños de un jugador de Independiente que se hizo en un restaurante de Las Cañitas cuando, por error, entró a la cocina del lugar y vio al dueño “teniendo sexo con un chico de las inferiores”.
Otro caso. Además, relató que una chica le había contado que otro jugador de las inferiores había sido tentado para salir con la hija de un conductor de TV a cambio de ingresar a “Gran Hermano”. Esta acusación, que la propia Jaitt lanzó en Twitter, fue desmentida por la joven en cuestión, su novio y su ex novio.

En todo su relato, Jaitt se enfoca primero en Cohen Arazi, a quien señaló como el responsable de haber hecho ingresar al mundo de la noche a conocidos periodistas. Y después apuntó al otro de los detenidos en esta causa, el árbitro Bustos. Según ella, el relacionista, junto a un joven cantante, “proveían” jóvenes al réferi. Dijo, además, que una tarde lo escuchó a Cohen hablar por teléfono “pidiendo ‘los pibes para Bustos’”. Estaba con el altavoz y hablaban de montos de plata, 200 pesos el pete y otros valores más”, según figura en la causa.

Jaitt repitió que ella sabía que Cohen Arazi es portador de VIH. Sin embargo, el abogado del relacionista, Juan José Ordas, entregó a la Justicia el último examen de sangre de su cliente en el que se demuestra que el resultado es negativo. Incluso, el letrado solicitó que se realizará un careo entre el imputado y Jaitt.

También se le pidió que diera las identidades de los menores que menciona en sus declaraciones, aunque ella sólo aportó un número telefónico.

Según Jaitt, el restaurante Santorino sería el lugar donde se “cazaban” –así lo llamó– menores de edad. Dijo que allí se hacían fiestas en las que participaban famosos y mencionó a un cirujano estético conocido en el mundo de la farándula: “Llevaban los chicos ‘hambreados’. Entonces los hacían comer, que comían milanesas y era toda esa parafernalia para engancharlos”.

La segunda declaración de Jaitt fue mucho más concisa y se centró en el fútbol. Según ella, los jugadores “eran contactados luego de haber pasado sexualmente por Martín Bustos, quien los abusaba, corrompía con esto de meterlos a jugar o no”. Estos mismos jóvenes eran luego llevados a fiestas en departamentos privados.

Jaitt detalló que una madrugada, cuando salía de la discoteca Lar’c, se cruzó con un participante de “Gran Hermano” cercano a Cohen Arazi y lo vio “subir a un auto blanco conducido por Bustos”. Juntos, cuentan, iban a un departamento ubicado en la zona del Unicenter donde se encontraban con jóvenes futbolistas.

Frente a la fiscal y los abogados, Jaitt se comprometió a llevar más información y solicitó que se dejara asentado que el allanamiento que le hicieron a su domicilio (como consecuencia de la denuncia por espionaje clandestino) entorpeció sus aportes “ya que toda la información que había recolectado se encontraba almacenada en diversos dispositivos actualmente secuestrados por la Justicia”.

Lo que calló. La fiscal Garibaldi le preguntó a Jaitt cuándo había comenzado a juntar información sobre abusos sexuales a menores. La mediática respondió que “fue después de que Ulises quiso entrar en ‘Combate’. Cuando Leo Cohen Arazi le exige a mi hermano que si quería entrar tenía que tener acceso carnal”. Agregó que, tiempo después, conoció los otros casos que había relatado.

Esta versión es diferente de la que había dado en la mesa de Mirtha Legrand la noche del 31 de marzo cuando se desató el escándalo. En ese momento, dijo que había sido contratada por una empresa para investigar a determinados personajes aunque, en sede judicial, no mencionó esta situación.

Las defensas, entonces, le consultaron si había solicitado autorización judicial para realizar la investigación que dice haber hecho y ella respondió que no. “Fue algo natural por todo lo que está pasando”, fue la escueta e imprecisa respuesta de la mediática.

En ninguna de sus declaraciones Natacha mencionó a dos de los personajes que había acusado en el programa de El Trece: el político Gustavo Vera y el periodista Carlos Pagni (de quien sólo había mencionado sus iniciales). Ambos la denunciaron y dijeron, en público, que sus menciones podrían formar parte de una operación política. De hecho, esta hipótesis motivó a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) a hacer una presentación judicial. En consecuencia, el juez federal Sebastián Ramos y el fiscal Guillermo Marijuan decidieron investigarla, junto a su supuesta asesora de vestuario, Ana Polero, que, se supo, es una ex agente de inteligencia.
“Conozco el paño y esto me suena a extorsión, a que se está haciendo por dinero”, afirmó el mismo funcionario que relativizó los dichos de Jaitt.

El procurador General de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, sostuvo en declaraciones periodísticas que “Jaitt aportó alguna prueba documental y capturas de pantalla que està evaluando la fiscal”. Además, pidió que toda aquella persona que “tenga alguna noticia sobre sucesos de esta naturaleza, tenga la gentileza de usar los canales institucionales”. “No podemos estar dependiendo de que a alguien se le ocurra hablar en los medios”, dijo sin nombrar a la mediática.

¿La explosiva Jaitt se convertirá en justiciera trash de menores o, por el contrario, deberá volver a declarar por falso testimonio?